Son los nuevos conductores de las tardes de Blue 100.7. Su propuesta, 'Últimos cartuchos', estimula la imaginación del oyente y marca el comienzo de un nuevo rumbo en la emisora.

Tenemos un personaje que es el peor imitador de Francella. Arrancó anoche en una cena —explica Miguel Granados.

Hoy viene Julieta Prandi, y lo vamos a probar en vivo —ironiza Martín Garabal.

Pobre Julieta, debe tener las pelotas llenas, parece Brandoni con tres empanadas.

Bueno, tampoco vamos a comparar.

¿Qué?

Y, son cosas distintas… Brandoni con…

¿Qué? ¿Le das a Brandoni?

Sí, obvio, siempre le quise dar a un radical. 

Ese juego previo a la entrevista con Billboard no se aleja mucho de la dinámica que llevan en Últimos cartuchos, el programa de radio que hacen juntos de lunes a viernes por Blue FM 100.7. La propuesta radial que conducen de 13 a 16 horas hace ruido en la grilla de la emisora, acostumbrada a la acidez periodística que refleja con tanto ex CQC entre sus conductores (Diego Iglesias, Clemente Cancela y Nicolás Guthmann). Granados y Garabal llevan una suerte de radio performance al darles vida a más de siete personajes con sus voces.

Llegan a este espacio mediático, exclusivamente suyo, después de ganarse un piso como comunicadores tanto en TV, radio y redes sociales. Migue arrancó a mostrarse desde la pantalla chica en Sin codificar, el programa de humor que conducía Diego Korol y donde trabajó con muchos excompañeros de su padre, el humorista Pablo Granados. Martín pegó un primer salto con Famoso, la microserie que montó junto a Martín Piroyansky, transmitida por ISat y subida a YouTube. En 2016 ganó más visibilidad con un año de aire en la TV Pública.

¿Cuáles son las primeras impresiones en estos tres meses?

Migue: Estamos aceitándonos. En realidad, organizando el quilombo, porque es un quilombo, pero organizado. Hay improvisación dentro de lo estipulado. [Suena el celular de Migue, es Movistar]. ¿Sabes lo que me pasó? Un tipo llamó a Movistar, tiró un DNI al azar y salió el mío. Es de Mendoza el chabón, pero yo aprovecho que tengo mucho laburo y ya fue, se lo pago de onda [risas].

Ustedes tienen una presencia fuerte en redes sociales, ¿eso los hace más codiciados por las marcas?

Martín: Eh, no, pero después, para lo que es tirarte unos chivos, nos copamos. Estamos a escalas distintas. Esto es real: llegaron dos regalos a la radio. Uno eran cinco relojes Casio para Migue, y otro, un kit de repelente de mosquitos para mí. Después, a él le llegaron unos taladros de primera marca y a mí 12 sodas IVESS. Discutimos al aire y hablamos de las marcas como cualquier persona. No vamos a la caza del chivo, nuestros comentarios van para cualquier lado.

Migue: Avisale a la radio, porque no se enteró [risas]. Para mí, lo más importante no es ganar más plata, sino pagar menos cosas. Ahí está la base. Russian style. Nosotros nombramos una marca porque nos sale, es nuestra manera de hablar. Y viste que acá en la radio no se puede…

También se animan mucho a tirar nombres propios al aire…

Martín: Sí… no tenemos problema. De vuelta, puede ser para los dos lados. El otro día nos llamó el Pelado López porque dijimos al aire que nos gustaba su programa.

Migue: Y lo loco no es eso, sino que nos estaba escuchando, y ahí al toque mandó un mensaje. Hay gente que te escucha y vos no tenés ni idea. Hace poco también nos llamó un chabón que estuvo seis años en cana porque quiso matar al jefe y nosotros estamos acá cagándonos de risa, tomando gaseosa. Pero nos puede estar escuchando un asesino o Tinelli… 

Con tanto humor, juego y personaje, ¿cómo abordan las noticias?

Martín: Ahí tenemos disidencias, porque Migue es más surrealista y quizás no está metido con temas de agenda, y yo sí. Lo charlamos fuera del aire para ver cuánto hablamos de cada tema y cómo lo abordamos con humor. A veces, con un tema más informativo se puede hacer un ping pong con algún personaje de Migue, pero no con Migue real. Podemos tener siete personajes en dos horas.

Migue: Puede pasar que estén bombardeando Corea y ni hablemos de eso. Pero con el tema político, en los personajes tenemos uno recontra K, otro recontragorila, otro nada que ver y ahí como que nos vamos escudando o puteando a todos… asumiendo a todos. Martín deja entrever más su postura política porque sabe de eso, yo no estoy tan en tema.

Bueno, con tanto personaje rompen un toque con la radio charlada de FM, como Perros de la calle o Gente sexy, ¿lo sienten así?

Martín: El programa está buscando esa identidad; cuánto habrá de información, cuánto de delirio, cuánto de puteadas, cuánto de cierta sutileza… que no venimos encontrando [risas].

Migue: No me gusta la rutina de venir a tal hora e irme a tal otra, pero una vez que estamos ahí, hay morfi y la radio nos deja decir lo que se nos canta, es zarpado. Es como cuando hay hora libre en la escuela y nos cagamos de risa.

¿Qué respuesta tienen de parte de los oyentes?

Migue: Al principio nos putearon porque estaba Jorge Casal, que es un tipo muy capo de acá que pasaba buena música y data. Nos decían: “Saquen a estos dos muertos”, pero después muchos volvieron con un “Al final los terminé queriendo”, y está buenísimo. También hay un público nuevo, que quizás no es el de Blue, así como canchero o cool. Está bueno que se sumen por nosotros. De paso nos conoció y adoptó gente que ni nos registraba.

Martín: Hay dos elogios que nos gustan mucho. Nos dicen “Al principio no los bancaba, y ahora nos encanta lo que hacen”, y el segundo: “Empecé a escuchar radio por ustedes”.

¿Cuál fue tu hit periodístico?

Migue: Creo que fue Martincito de Nordelta, cuando estaba en la radio con la Negra [Vernaci]. O algo de Sin codificar, que hacíamos cosas recontramasivas. Una vez, le hicimos un tema a Axel con los Batichurros y lo terminamos tocando frente a 90.000 personas en Tigre [risas].

Martín: Bueno, Famoso fue la primera vez que hice algo antes de que lo hicieran otros. Porque generalmente, cuando uno tiene una idea en el ambiente, siempre hay otro con algo parecido. Y con Famoso hice ese humor con algunas referencias de afuera. Y la vez que más me preparé para algo fue en la TV Pública el año pasado, cuando vino Nik y pude mostrar con algunos dibujos míos el plagio en la vida de Nik. Sin que ensuciara el aire de la TV Pública y fuera un momento agradable, humorado. Sin decirle: “Che, vos tenés denuncias de plagio”.

¿A quiénes respetan en el medio, por fuera de la admiración o la influencia?

Migue: La Negra Vernaci me encanta. A Tinelli lo banco a morir, si se postula para presidente, lo voto. ¿Querés que lo repita? Si se postula para presidente, lo voto. Va a ganar y vos lo vas a votar [mira a Garabal]. Francella me gusta mucho, Pettinato también. Favio Posca y Sebas Presta también me divierten.

Martín: Me sale decirte Matías Martin o Diego Ripoll. Pero respeto a muchos de los que están en el medio.