Espíritu funk, voluntad de baile y canciones sensibles bajo la tutela de El Dog Ruggiero, de Lo’ Pibitos.

Lleva casi cinco años en el circuito local, presentándose en los ciclos y escenarios más reconocidos de Buenos Aires, y junto a bandas como Bestia Bebé, Lo’ Pibitos, Bandalos Chinos, entre otras. Con un disco editado y lanzado en 2016, Somos nosotros, y un flamante single, Bailalo (todo de la mano de la producción de El Dog Ruggiero, de Lo’ Pibitos), Mic Shaggy tiene algo en claro: les gusta divertirse y divertir a su público, pero esto no significa descuidar lo que hacen o hacerlo a medias. Al contrario, cada movimiento está sumamente calculado, como si se tratara de una coreografía –que ellos te invitan a bailar–.

Somos nosotros, el disco que condensa dos años de subirse a escenarios y compartirlos con otros artistas, es eléctrico, un shock de color que, en todos sus matices, quiere que te muevas. Como contraposición, en sus letras, es un álbum de canciones sensibles y cercanas, lo que da como resultado un agridulce de sensaciones cotidianas, comunes a todos nosotros, con melodías pop y funk bailables.

Mic Shaggy son Zoca (teclados y coros), Peto (batería), Mario (voz), Kitas (guitarras) y Lacha (bajo); porque esto también está claro: para entender lo que hacen y a dónde quieren llegar como banda y proyecto musical, hay que comprenderlos como un conjunto formado de individualidades; como cinco partes de la coreografía, donde cada uno aporta lo que tiene y se vuelve irremplazable. Y en un sentido más amplio, ven la música como una expresión de comunión entre ellos cinco, su público y otros artistas. Actualmente forman parte del mítico Polo Cultural Saldías, sala de ensayo y de reunión de las bandas más convocantes del under, y al que le deben haberse cruzado con su actual productor: El Dog Ruggiero.

Bailalo, el single que sacaron a principios de enero de este año, da comienzo a un proyecto que tienen para 2018: en lugar de sacar un disco, publicarán material todo el año, en formato de sencillos, y así le darán un tratamiento especial a cada uno. Por otro lado, el sonido de la canción, si bien da un leve giro hacia lo que se escucha en Somos nosotros y tiene un espíritu más disco y brillante, mantiene la esencia de la banda: te invita a que te unas a la fiesta, a formar parte de ese nosotros que es Mic Shaggy.