Mau y Ricky presentaron su segundo álbum llamado Rifresh, un disco que tiene una variedad desde lo musical que va desde lo urbano hasta el coqueteo con el punk rock.


Los hermanos llevan 10 años transitando un camino dando pasos firmes y logrando ser hoy un referente dentro de la música latina por ser además compañeros de ruta de otros artistas desde la producción o composición.

Todo el aprendizaje obtenido en este tiempo queda y se ve reflejando en Rifresh un disco donde además de reinventarse mezclan sus influencias musicales y géneros dando forma a 11 canciones entre las que se encuentran “La Grosera”, “PAPA”, “Alcohol y Humo”, “Dime” y “OUCH“, cuyo video coincide con el lanzamiento del álbum, entre otras canciones.

Mau y Ricky – OUCH

Felicitaciones por el álbum, no tiene colaboraciones ni ayuda de nadie, es solo Mau y Ricky, es un gran resumen que merecían para cerrar este año después de todo el trabajo que vienen haciendo hace unos años ¿Cuántos calculan que son?

Ricky: Digamos que han sido 3 años desde que salió “Mi mala” y nos ha cambiado la vida. Este álbum nos sirvió para estar más seguros de quiénes somos, nuestra estética, marca y sonido. 

Este es un álbum donde se mostró una evolución del sonido que veníamos haciendo, al álbum pasado le fue muy bien y nos representaba en ese momento, pero siento que los artistas tenemos la responsabilidad de estar evolucionando constantemente, de tener que evolucionar con nuestra obra. Normalmente cuando uno consigue el éxito es muy fácil quedarse estancado y decir ‘’esto funcionó, no me voy a mover de aquí’’, eso es un poquito faltarle el respeto al público, porque si por ejemplo a ti te hacen un regalo, te encantó, tu familia ve que te gusta tanto y al año siguiente te regala lo mismo y tú dices ‘’me encanto pero ya lo tenía, me gustaría otro regalo’’, pero te regalan una bicicleta y piensas ‘’no es lo que quería, pero al menos es algo diferente’’ o es lo que has soñado toda tu vida. Ir creciendo y evolucionando es responsabilidad de nosotros los artistas.

Los cambios, los extremos, también están buenos… se fueron desde “la Japonesa” a “La grosera”, un cambio total y radical ¿no?

Mau: La verdad que sí, de eso se trata, en el momento en el que estábamos escribiendo la Japonesa no había nada que sonara como eso, la escribimos al día siguiente de escribir Mi mala, esas dos canciones estaban dentro de un mundo que no existía en ese momento, salió Mi mala y todo cambio, pero por eso cuando hicimos La Grosera sentíamos algo parecido, de no saber si iba a funcionar pero que era nuestra interpretación de lo que es el futuro de la música urbana-pop.

Agregaron guitarras ahí…

Ambos: Si, la guitarra a full, muchas guitarras.

Cuando vi que había una intro me di cuenta de que entendieron el concepto de álbum, es lo que marca esta época para ustedes…

Ricky: Sin duda, esta introducción sirve también como cuando en los restaurantes finos te dan algo para limpiar el paladar, para prepararte las papilas gustativas y la lengua para el próximo plato, de eso sirve la introducción esta, te sumerge en el mundo de Mau y Ricky. 

Este álbum tiene el mensaje de decirle a la gente que abrace su diferencia, lo que te hace distinto a los demás, lo que pensabas que era una desventaja. Este disco es un disco diferente dentro del mundo en el que está y nosotros también lo somos, esa diferencia hay que abrazarla y lo que nos hace únicos, es esa diferencia en la identidad de cada uno de nosotros. Este álbum no pretende sonar a nadie, ni a Bad Bunny ni a Sech ni a nadie, suena como lo que nos salió en ese momento, eso es lo bonito, yo no quiero pensar jamás que para crear un álbum tengo que estar pensando en qué están haciendo mis compañeros para competir con ellos en los charts. Quiero ser honesto con lo que creo, con lo que escucho, que de aquí a 20 o 30 años tenga un ejército de gente suscrita tratando de adivinar con qué voy a salir.

Pasaron del pop, al urbano y ahora están coqueteando con el punk, han hecho de todo…

Mau: Si, me emociona mucho pensar que todos estamos cambiando, gracias a esta pandemia y a estos tiempos. Anoche escuchaba el disco de Bad Bunny y Yo visto asi empieza con una batería y guitarras, me encantó porque se empieza a ver un mini cambio dentro de todo este mundo, todo el mundo empieza a comprender que se puede incorporar dentro del reggaetón, urbano y trap a guitarras, baterías, elementos e instrumentos que se utilizarían para otro tipo de música, esto no ocurría por miedo.

Ricky: un miedo que Bad Bunny nunca tuvo, es un artista que siempre aplaudimos porque siempre está pensando en evolucionar, pero creo que esta cuarentena va a permitir ver a flote a estos artistas que realmente están enfocándose en su obra y queriendo dar un mensaje distinto, ya que tenemos 10 meses encerrados consumiendo información y distintas canciones que ya estamos necesitando algo más como público, me parece interesantísimo.

Ustedes tomaron la responsabilidad de acompañar a la gente en la cuarentena con su música, los Tik Tok por ejemplo …

Mau: gracias a este tiempo tenemos una perspectiva distinta hacia las cosas, siento que hasta las cosas que parecen bobadas tienen cierta profundidad, por ejemplo, el bailecito de Papás, uno lo toma como broma, pero permitió unir a miles y miles de familias, eso permitía que dentro del mundo tan cabron que estamos viviendo pudimos brindarles 30 segundos de risa con ese challenge.

Ricky: más todo el tiempo en el que lo practicaron, ese momento de interacción entre las familias tiene más profundidad que el bailecito como tal.

Ricky, ¿Cuál es la diferencia de un rockstar casado de uno no casado?
Mau: bueno yo no te puedo responder eso, porque conocí la fama en teoría ya casado.

Ricky: ella es rockstar igual, con ella hasta abajo, la única diferencia es que es con una sola mujer, esa es la única diferencia.

Mau: otra diferencia es que me di cuenta que el rockstar casado hace la cama y lava los platos.

A eso quería llegar, ¿Se dan cuenta del mensaje que están dando más allá de la música?

Ricky: si, porque aparte nos dimos cuenta que la responsabilidad va más allá de la música, si bien es cierto que es lo que más disfrutamos y lo que nos da la posibilidad de tener una plataforma para poder inspirar a la gente a distintas cosas. En cuanto a nuestras relaciones, antes se pensaba mucho que los artistas tenían que esconder a sus novias o novios porque los fans iban a comprar menos en los discos, hoy en día con la transparencia de los redes sociales la gente quiere verte tal y como eres, ellos no compran mentiras, poder pensar que podemos darle a la gente un ejemplo de hermandad y un nuevo estándar de relación amorosa me parece bonito, antes que estuviera con Stefi como familia, el amor de familia más público que teníamos era el de Camilo y Evaluna siempre me lo preguntaban, ellos fueron los primeros en exponer su relación de tal manera, comenzaron a haber memes de Camilo que nos daba risa pero además nos parecía muy bonito saber que se podía inspirar a millones de parejas a que tengan un nuevo estándar, su relación, la mía con Stefi y la de Mau con Sara son muy distintas porque somos 6 personas distintas, hay gente que se relaciona más con alguno de nosotros 3 o con Montaner y Marlenetambién, nos gusta saber que tenemos esa responsabilidad de saber que uno tiene el poder de dar esa influencia positiva y no solo musicalmente hablando.

¿Cuál es la mejor lección que la música les dio?

Mau: antes pensábamos que la música era la razón de todo, pensaba que la música me había dado todo lo que yo tenía, eso no es cierto, la música no me da todo, la música es una bendición de parte de Dios, pero es Él quien me da todo. Tengo la bendición de que trabajo en lo que amo, pero mi propósito no es la música, yo no estoy aquí para hacer música, ella solo es mi vehículo, es lo que me permite llegar a alcanzar la mayor cantidad de vidas posibles, pero con o sin música mi propósito aquí es impactar la vida de la gente, Dios me dio el don de la música y el don de la gente, siento que soy bueno con la gente y lo veo como una fortaleza más grande que ser el mejor baterista, cantante y compositor del planeta, mi propósito es tocar los corazones de cada una de las personas con las que me topo, la música me ha dado la posibilidad  de conectar más.

Ustedes tienen sangre celeste y blanca, ¿Qué fue Diego para ustedes y quien creen que es el Maradona de la música? 

Ricky: desde que somos muy chiquitos él ha sido el mejor del mundo, nos regaló muchos momentos en familia de charlas de fútbol, de obsesión por el fútbol, he visto todos los documentales de la historia de Diego soñando con algún día ser buen futbolista, pero eso no se me dio jamás. También se el cariño que le tenía nuestro padre, me acuerdo clarísimo que mi papá tenía enmarcado un periódico en su estudio en Caracas en donde estaba mi papá vestido completamente de la selección argentina jugando futbol y el titular era ‘’Montaner siempre soñó con ser Maradona’’, mi papá siempre le tuvo demasiada admiración e idolatría en ese sentido, nos criamos con eso. La noticia se la di yo a mi papá y es algo que te shockea, el luto que se siente es por una leyenda del fútbol que pasó a ser leyenda y solamente existe en el recuerdo, cuando se empiezan a ir las leyendas es triste porque muchas veces cuando están en vida uno no los reconoce como tal. Para mi Messi es sin duda una leyenda, pero cuando es parte de tu generación no lo reconoces como tal. Por ejemplo, con Michael, cuando se murió decían ‘’pero hizo tal cosa’’, pero yo lo reconozco por Thriller, Black and White, por sus videos y eso es lo que conozco, no voy a decir ‘’como extraño los asados con Michael Jackson’’, porque no lo conozco, pero si voy a extrañar la posibilidad de que nunca más lo voy a ver hacer una canción, nunca voy a tener la posibilidad de sentarme con él.

Entrevista: Flor Mauro y Santi Torres