El artista lanzó su nuevo álbum, "CÓMO CREAR MONSTRUOS", y lo presentó en Camping el pasado 11 de noviembre.

CÓMO CREAR MONSTRUOS es el tercer trabajo discográfico de Martín Oliver. El álbum, nacido en pandemia, fue grabado entre la casa de su productor – Mateo Rodo – y de Agustín Piva – baterías -. El artista ya había dado a conocer tres de las siete canciones que lo integran: “PRINCIPIANTES”, “CASINO” y “OTROS PLANETAS” – producida por Ferla -.

A diferencia de sus obras anteriores – Perdido Día Gris y Psicosis Radio -, el artista optó por una vía diferente: “Me propuse disfrutar este disco, sin pensar mucho en si las cosas tenían sentido o no. Solo quería hacerlo. No quería enroscarme en las mismas cosas que me había enroscado antes, y creo que salió bien”, se sincera.

¿Cómo definirías este disco en tres palabras?

Emocional, sincero y experimental. 

¿Por qué estas canciones?, ¿qué tienen para ser parte de este álbum?

La verdad es que no estaba buscando hacer un disco, pero un día tuvimos una serie de problemas con el release de una canción unas semanas después de que murió mi mama. Eso me hizo darme cuenta de que en realidad ya teníamos un disco escondido entre todas las canciones que veníamos armando con Mateo Rodo (productor) desde hacia un año. En ese momento dejamos de buscar canciones nuevas y empezamos a darle más forma a lo que ya teníamos. Creo que todas tienen algo en común. Fueron hechas en pandemia y ese es un poco el termómetro del disco, que para mí es super ecléctico desde lo emocional y a la vez todo forma parte de un mismo relato que todos vivimos en el 2020. 

Es tu tercer disco, ¿qué cambió en el proceso con respecto a los primeros?, ¿descubriste algo nuevo?

Sin duda. Fueron años de cambios grandes en mi vida y me propuse disfrutar este disco, sin pensar mucho en si las cosas tenían sentido o no. Solo quería hacerlo. No quería enroscarme en las mismas cosas que me había enroscado antes. Y creo que salió bien jajaja.

¿Por qué Cómo crear monstruos?

Yo ya sabía que el disco se iba a llamar así mucho antes de empezar a hacerlo. Me gustaba la idea de que el disco tenga nombre de manual o de receta. Investigué hace unos años lo que simbolizan los monstruos para las diferentes culturas y me encantó la idea de que son un reflejo de cosas que están adentro nuestro, de nuestros miedos, de nuestras oscuridades, de todas esas cosas que son más fáciles de personificar en engendros que en personas normales. De todas maneras, no use nada de esto para componer, quedó simplemente en el nombre.

¿Cómo te gustaría que la gente escuche estas canciones?

De la manera que más le sirva a cada uno. Ojalá que el que lo escuche pueda sentirse espejado con algo de lo que digo. Con eso me alcanza y me sobra!