El legendario baterista de los Ramones se presentará el viernes 13 y sábado 14 en el Teatro Vorterix para celebrar sus 40 años en el punk. Un emocional repaso por su carrera y los detalles de lo que se viene.

El hombre que se sienta en la mesa del bar de Palermo tiene 40 años en el punk, fue el principal baterista de los Ramones, fue inducido al salón de la fama del rock and roll y es el único sobreviviente de la banda de Queens. Marky Ramone se encuentra con Billboard Argentina en el marco de la celebración por sus 40 años con el punk: el viernes 13 y sábado 14, en el Teatro Vorterix, va a tocar cuarenta canciones, el set más largo que jamás haya hecho algún Ramone. La lista de canciones va a incluir un nuevo single y el cover de Bob Dylan I Want You, que contó con la participación de Mantu de la banda  Bulldog.

Para completar nuestro trabajo de la tapa de abril, un protagonista de la historia de cuenta muchas de las verdades de los Ramones.

¿Cómo se siente estar nuevamente en Argentina?

Es como si viniera a ver a mi familia. Desde que los Ramones vinieron por primera vez acá, hice muchas amistades y entablé muchas relaciones con los fans. Es un lugar donde me siento libre, me gusta la comida y la pasión con la que viven.

¿Qué estás preparando para los shows en Vorterix?

Vamos a tocar cuarenta canciones. Entre ellas, Baby, I Love You con una sección de cuerdas tal como está en el álbum End of the Century. Además, voy a presentar una nueva canción, el cover de Bob Dylan I Want You que realicé junto a Mantu [cantante de Bulldog]. Va a ser un set muy largo, el más extenso que cualquier Ramone haya hecho. Si yo toco durante una hora y veinte minutos quemo más de mil calorías. Es como un entrenamiento duro.

¿Elegiste cuarenta a modo de celebrar la cantidad de años que pasaron desde tus comienzos en la música?

Si, cuarenta años desde que me inicie en el punk. Empecé con el álbum Blank Generation en la banda The Voidoids, que fue una especie de pandilla de Nueva York en esos tiempos. En esa época estaban sonando Blondie, Talking Heads,  todos grupos del CBGB en el 76’. Es una verdadera mirada a todo lo ocurrido en estos cuarenta años. Hace veinte años, cuando se terminaron los Ramones, ¿quién iba a decir que íbamos a llegar a ese punto? ¡¿Y quién iba a decir que 20 años después yo seguiría?!

Tommy fue el que sugirió que lo reemplaces en los Ramones…

Sí. Incluso le pregunté porque estaba renunciando. Me parecía extraño porque llevaba poco tiempo en la banda y habían logrado algo bueno. Sin embargo, él simplemente me dijo: “Yo quiero producir. No estoy hecho para las giras”. Así que él lo habló con Dee Dee y yo les propuse tocar algunas canciones juntos a ver si funcionábamos. Luego llegó Road to Ruin y la primera canción que grabé fue I Wanna Be Sedated. La hice en sólo dos intentos. Primero necesité captar el sonido de la batería, y en la segunda toma lo grabamos.

Hablando de Baby I Love You, me vino a la memoria el problema de la grabación de End of the Century con Phil Spector y la historia del productor apuntándolos con un arma. ¿Cuánto hay de cierto en todo eso?

Cuando era joven Phil solía recibir bastantes palizas porque era pequeño de estatura. Entonces, cuando se convirtió en adulto consiguió un permiso para usar armas, creo que arrastrando esa paranoia de cuando era más joven. Eso se queda con vos. Usaba un arma y llevaba otra en el tobillo, se las sacaba y las apoyaba en la mesa. Pero él nunca nos apuntó a nosotros en el estudio. Así que son solo historias. Quizás una vez en su casa apuntó a alguno, pero yo no estuve ahí. Sí te puedo asegurar que no pasó nada de eso en el estudio. En el documental Johnny dice: “Phil, vas a dispararme?”. Pero Phil no estaba ahí, el solo estaba hablando y asumiendo que si se llegaban a pelear, Phil le iba a disparar.

¿Porque Johnny y Dee Dee estaban tan disconformes con Phil?

Phil era uno de los productores más importantes del momento y le gustaba trabajar despacio, con muchos arreglos. Eso se nota en las canciones del disco. Y los Ramones solíamos trabajar rápido. Esa fue la razón por la que Johnny y Dee Dee estaban tan molestos. Con Joey y yo entendíamos mejor a Phil.  Entonces, ¿por qué contratas a un productor si sabés cómo es y cómo trabaja? ¿Por qué pelear y discutir? Dejálo hacer lo que tiene que hacer.

Road To Ruin nos llevo dos semanas de trabajo;  End of the Century tomó cinco meses (risas). Las mezclas, los pianos, órganos, las armonías, todo llevaba tiempo. Por ejemplo, en Rock and Roll Radio hay aproximadamente veinticinco instrumentos sonado. Así que nos llevó meses la mezcla y que el productor este feliz con eso. Fue un proceso diferente.

Ya que estamos en el tema de los problemas. ¿Johnny era tan difícil de tratar como parecía desde afuera?

[Marky cambia la cara y se pone serio. Baja la cabeza, revuelve su té y asiente en silencio, como recordando esa actitud conflictiva] Joey y Johnny no se llevaban bien. Ambos tenían diferentes miradas políticas, no se agradaban uno al otro. Johnny era de derecha, conservador, a favor de presidentes como Reagan o Bush. Por ejemplo, en la ceremonia de inducción del salón de la fama, el dijo: “Quiero agradecer a George Bush”.  ¿Por qué? ¿Qué mierda hizo él por vos? El creó una guerra por supuestas armas de destrucción masiva. Mientas nos íbamos del escenario le dije a Johnny: “Sabés John, hay un tiempo y un lugar para decir lo que pensás y creo que acabamos de perder muchos fans por lo que dijiste”. Él me respondió: “No sé, tenía ganas de decirlo”. Ok, bien por vos.

Joey y yo éramos liberales y democráticos, hacíamos tareas comunitarias para ayudar a la gente, luchamos por los derechos de las mujeres, colaboramos con fundaciones. Esa era la diferencia entre ellos dos. Pero a veces, John se ponía muy pesado intentando ser el jefe. Y a veces abría su boca más de lo que realmente podía morder. En el escenario tratábamos de dejar toda esa mierda detrás. Quizás, si hubiésemos sido iguales entre nosotros, no hubiéramos logrado ese sonido. Así que quien sabe, quizás los opuestos se atraen.

Por último quería preguntarte por un tema sensible, acerca de los últimos días de Joey en el hospital. Tengo entendido que fuiste el único miembro de la banda que lo acompañó en ese difícil proceso

Sí, fui el único de los Ramones que estuvo ahí. Johnny me dijo: “Para qué voy a ir a verlo si no me agrada”. Dee Dee estaba con sus problemas con las drogas. Entonces llamé a Tommy y le pregunté porqué no había venido al hospital. Me contestó que quería recordarlo de la manera que Joey era.

El cáncer es muy jodido. Joey había perdido mucho peso y se fue muy rápido. Después le tocó a Dee Dee [por sobredosis], luego Johnny y finalmente Tommy, también de cáncer. ¿Hay una maldición? No lo sé, pero es una enfermedad que entra al cuerpo de cualquiera, no importa lo sano que seas, te va a atacar y afectar.