Luego de trabajar 21 años en Sony Music Argentina, lanzó su propia consultora de marketing especializada. “Es esencial empatizar con el artista y su deseo”.

“Sin visión, la voluntad no tiene guía, pero sin deseo no tiene energía”. Con esa visión, Mariela Croci, luego de 21 años de carrera en Sony Music Argentina decidió lanzar su propio emprendimiento con una consultora de Marketing especializada en el desarrollo y acompañamiento de artistas. “Este es un momento donde muchos artistas están confundidos por el nuevo lenguaje, el comportamiento de los fans y las nuevas formas de consumo”, analiza. Para ella, The Sello, es una fábrica de ideas creativas para las estrategias de posicionamiento y comercialización de un artista. “Tomamos el deseo del artista y lo tratamos de cumplir en su máxima expresión. Siento que mi sello personal dentro de la compañía [Sony] siempre fue ese. The Sello toma eso de mí para fundarse”.

 
 
 
View this post on Instagram

@santicruz paso por @thesello #jornada #ideas #planificacion #muchamusica #nadieesdueñodenadie #mastemporadas #team

A post shared by TheSello (@thesello) on Oct 29, 2018 at 6:08pm PDT

 

“Nunca paré un minuto, ni a descansar ni nada”, comparte. No fue igualmente de la noche a la mañana para Croci optar por el emprendedurismo. “No es algo de un día para el otro. Es más parecido a un divorcio, lo vas racionalizando e imaginando con el tiempo”, comenta y agrega: “Me daba cuenta que lo que más podía dar yo era la llegada al artista, la empatía, el uno a uno. Para poder profundizar en ese objetivo, creí que lanzarme con mi propia consultora sería lo mejor y lo estoy disfrutando mucho”.

 
 
 
View this post on Instagram

A post shared by TheSello (@thesello) on Sep 12, 2018 at 12:18pm PDT

 

“El contenido es lo más importante, por eso para las compañías sus artistas son su capital”, destaca. En pocos meses desde su inicio, Reik, Carlos Rivera, Santiago Cruz, Juan Ingaramo, Joystick, Camila y Rombai, entre otros, ya están trabajando con ella. “Los primeros que se acercaron a mí fueron los managements del exterior, con los cuales he trabajado a lo largo de todos estos años y buscaron en mi la experiencia en el vision estrategica y creativa”

¿Cómo tomaron desde Sony Music Argentina tu salida?

– Más allá de lo corporativo tenía además la difícil tarea de renunciarle a mi pareja [risas]. Por eso demoré tanto y todavía sigo hablando de “nosotros” con respecto a la compañía. Fue un proceso que hasta que no sentí que el equipo estaba firme y preparado para reemplazarme no me fui. Con ellos trabajamos incansablemente y son como una familia. Fue una forma mía de no dejarle un problema a Damián (Amato) con mi partida. Sony Music me acompaño en el proceso, tanto Afo Verde como él fueron muy generosos conmigo dejandome partir sin ningun tipo de egoísmo, bondad y llenos de buenos deseos. Estoy super agradecida.

¿Cómo se comienza a trabajar con un artista?

– Para trazar una estrategia fiel al deseo artístico primero que nada hay que preguntarle al artista qué es lo que quiere. Parece simple pero se hace muy poco. En el crecimiento de una carrera muchas veces la necesidad inmediata le gana al largo plazo. Por eso es esencial la empatía para poder decodificar el deseo del artista, a donde quiere llegar y plantear un plan acorde.

¿Encontraste un patrón común o cada caso es distinto?

– Cada caso es distinto, eso es lo divertido, contruir o deconstruir para volver a armar, cuando el artista crece y evoluciona. Hay carreras que se han guiado de manera superlativa y cuidada. A lo que voy, es que cada artista es un mundo y uno tiene que poder conectar con eso, decodificar, poder decir creo que por acá no va la cosa, a veces es decir lo que no quiere escuchar, pero si el artista está convencido lo acompañas con creatividad para lograrlo. No es simplemente alcanzar el éxito, que sería el patrón común adonde todos quieren llegar, sino el lugar adonde quieren llegar y de la manera en que recorren el camino. Eso no se tiene que perder de vista nunca. Hoy todo se quiere rápido y lo importante es posicionarse a largo plazo.

¿Cómo ves que están los sellos discográficos en esta época de constante cambio?

– Mi referente más grande por razones obvias es Sony Music, y ellos siempre supieron adelantarse a lo que se venía tanto en lo bueno como lo malo, y tomar medidas antes. Damián sabe reformularse, siempre fue proactivo y en constante movimiento. Los sellos hoy tienen el objetivo de demostrarle a los artistas el por qué tiene que estar con ellos y no de forma independiente. Creo que un sello te da ese paso siguiente. Lo más importante para lograrlo, para mi, sigue siendo la empatía. Yo creo que el desafío es demostrarle a los artistas que pueden confiarles su carrera. Aunque, creo que por una logica de deseo de crecimiento, en el fondo todo artista independiente quiere firmar con una compañía grande.