Luego de un show de dos horas, Maluma ratificó su consagración como una de las figuras más relevantes del reguetón.

A solo un día de ganar el Latin Grammy por Mejor Álbum Pop, Maluma aterrizó en Buenos Aires para presentarse en el Hipódromo de Palermo. Con un público variado, que incluía muchos adolescentes y familias, probó que sabe cómo llevar a cabo un recital para una gran multitud. Dio comienzo a la noche arriba de una tarima, rapeando sobre el beat minimalista de “23”, una canción oscura alineada al trap que luego se transformó en un final explosivo con un estilo rockero. “No me gané un premio y sobran conciertos”, cantó el artista colombiano, una letra en la que alude a haberse ido con las manos vacías en los Latin Grammys 2017, pero este año tuvo su premio merecido.

Después, siguió “Corazón”, uno de los sencillos de su nuevo disco, F.A.M.E, que canta junto al artista brasileño Nego Do Borel. Con un ritmo alegre y bailable, Maluma bajó y recorrió todo el escenario. El setlist se basó en sus canciones más famosas; entre ellas, estuvieron “El préstamo” y “Borró cassette”, y no faltaron las colaboraciones con artistas internacionales como “Vente pa’ ca”, junto a Ricky Martin y “Clandestino” y “Chantaje” junto a Shakira. Para reemplazar las voces de estos artistas, lo acompañaban dos coristas con los que mostró tener mucha dinámica. Un grupo de bailarinas sensuales se encargaron de animar el show, si bien la estrella fue su voz seductora, que es capaz de ser melodiosa y profunda como también de rapear de forma veloz y con frases astutas.

A lo largo de su discografía, Maluma construyó una imagen de don Juan, que se dejó ver a lo largo de todo el recital. Para “El perdedor”, subió a una chica al escenario para cantarle una versión acústica y más sensible y, antes de que baje, le dio un beso de forma sorpresiva. Además, volaron al escenario un corpiño y una bombacha e incluso recibió una propuesta de casamiento de una fan vestida de novia. Sin embargo, también dejó entrever un costado más íntimo. Antes de tocar “Marinero”, quiso dejar en claro que Maluma es un personaje y que debajo está Juan Luis Londoño. Se tomó el tiempo de leer los carteles y lograr una conexión cálida con ellos; terminó la primera parte del setlist cantando “Carnaval” junto a una niña sonriente del público que subió también al escenario. El final del setlist incluyó uno de sus mayores éxitos, “Felices los Cuatro”, seguido de un cierre al ritmo del trap con “GPS” y “Cuatro babys”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

@maluma en Buenos Aires a través de @lauriadaleplay ✨🎶

Una publicación compartida de Billboard (@billboardar) el 19 Nov, 2018 a las 3:33 PST