Luego de transitar “El Ángel” y “100 días para enamorarse” , la actriz continúa apostando por su carrera musical, en la que dio sus primeros pasos en 2019 con el sencillo “Sabe Mal” y “Lindos Problemas” en enero del 2020.

“Por ahora, sacamos temas y videos. En lo audiovisual quisimos demostrar que soy actriz, hacer un video actuado al palo”. Sin dejar las cámaras de lado, la artista oriunda del barrio de Monserrat terminó un disco de 8 temas previsto para este 2020 junto a un equipo conocido a través de Toto Ferro (QUSH, Mailo, Nicolás Btesh). 

¿Cómo viviste tus primeros escenarios en el 2019?

Muchos nervios y ansiedad. En octubre fue la primera vez que canté mi primera canción en un escenario grande, y sabiendo que nadie la conocía. Fue también mucha tranquilidad, de probar a ver qué onda.

¿Cuál es el riesgo cuando hay una carrera artística ligada a la actuación? 

Hay que ordenarse. Este año igual la actuación quedó en un segundo plano. En lo actoral, audiovisual, en cine, que es lo que más hago. Fue como una decisión, no agarré proyectos que no me interesaban y me dediqué a la música. Tuve esa oportunidad y la aproveché. 

¿Cómo manejás ser una artista 360? 

Todavía no es un 360°. Este año quise hacer música, grabamos un disco y lo terminamos. Quise hacer y salió. Ahora empieza otra etapa, tengo que filmar una película en febrero, ahí veré cómo conviven las cosas. Quizá se ponga heavy la agenda con el lanzamiento como cantante, el disco, los masters, la gira.

¿De dónde salió tu faceta musical?

Todavía no es un 360°. Este año quise hacer música, grabamos un disco y lo terminamos. Quise hacer y salió. Ahora empieza otra etapa, tengo que filmar una película en febrero, ahí veré cómo conviven las cosas. Quizá se ponga heavy la agenda con el lanzamiento como cantante, el disco, los masters, la gira. 

Siempre me acerqué al música en casa cantando covers por hobbie, pero el Toto (Ferro) empezó a hacer un disco con sus amigos, QUSH y Mailo. Me invitó a participar en un tema y ahí me picó el bichito y encontré el grupo de gente con quién hacerlo, fundamental. Es difícil esa parte, un sello ya me había ofrecido dedicarme a la música y no había ninguna posibilidad de equipo entonces no sabía cómo hacerlo. Conocí a QUSH, que empezó a producir, con hambre y ganas de hacer cosas. Empezamos probando hacer un tema y de ahí empezó a crecer y crecer hasta que llegamos al disco.

¿Te considerás cantautora?

Ahora sí. El disco es muy personal. Los 8, 9 temas del disco salieron todos muy distintos desde una base que me pasó Lolo (QUSH), pero las letras y las melodías son mías. Algunos temas me surgieron sola con la guitarra. Después entran los chicos y se hace un tema espectacular. 

¿Sentís que el trap y los nuevos sonidos urbanos son como un nuevo tango?

Creo que el hard trap invoca algo del punk de los 80, por la gente que lo va a ver y esa “sacadez”. YSY A hizo algo interesante con el tango y el trap y me parece que es el único que lo logró. 

¿Qué es Paulo para vos?

Es como un fenómeno lo que pasa con Paulo, espectacular, sobre todo internacionalmente. Siento que se combinaron muchas cosas: Ovy me parece fundamental, la música de Paulo y eso especial de Paulo, como si no se hubiera esperado nada de lo que pasó. Eso le da algo de nobleza, como de chico simple. No soy tan amiga, lo conocí por los chicos, lo veo más de afuera la verdad. Tiene una simpleza y una mirada muy noble. Además de tener carisma, está siendo honesto todo el tiempo y la gente ve eso, aparte es cordobés. Rodrigo era cordobés.

¿Te considerás parte de una nueva generación más simple y honesta? 

En mi primer single hablo un poco de eso, del careteo y de Instagram, de la necesidad de mostrar. El tema dice: “Ahora la vida se va tratando de disfrazar todo lo que no pasa”, es como que si no te pasa nada interesante y no tenés nada para mostrar en las redes, ¿quién sos? Esa necesidad mostrar que te pasan cosas lindas genera mucha ansiedad. El video habla de la ansiedad concretamente.

Para alguien como vos que viene del Old School, ¿qué es una red? 

Depende si vivís el cambio de la red social. Puede ser algo súper cercano, donde ves quién te dio like o te miró las historias y se arma algo interesante. Cuando de repente tenés más de 50 mil seguidores ya no sabés quién está del otro lado, podés ver, pero no tiene importancia, no tenés el contacto con tus amigos y familia.

¿Qué lugar ocupa tu familia?

Papá es actor y cantante, tanguero. Mamá es analista de sistemas, nada que ver. Es todo, soy muy familiera, aunque me despegué rápido, me acompañó siempre. Es fundamental e importante en mi crecimiento, y una influencia muy grande por la música que escuchaba mi viejo.

¿Sos muy argentina?

Sí, y muy porteña. Amo mucho mi país, no me iría a vivir a otro lado. No pienso que es el mejor país del mundo, pero sí es mi mejor país del mundo.

¿Creés en Dios, las energías, el universo?

En el universo, en el alma, en las vidas pasadas. Siempre fui muy escéptica y muy atea. Me gusta mucho la vida y soy cero depresiva. Pero siento que todos necesitamos un poco de fe y hay algo en lo que necesito creer y un poco creo.