Muchas bandas desearían que su primer single sea un éxito internacional, lidere el Billboard Hot 100 y rompa récords de escucha on-line, pero los integrantes de Magic! reconocen que no todo es tan maravilloso como parece. “No confiaban en que pudiésemos superarlo”, confiesa Nasri Atweh en su paso por el país para presentar su segundo disco, Primary Colours.

Hace un poco más de un año, un cuarteto llegaba al Teatro Gran Rex para encontrarse cara a cara y por primera vez con sus fanáticas. Presentaron Don’t Kill the Magic y lograron conquistar toda Latinoamérica en poco tiempo. Trece meses después, ellas esperaron en Ezeiza a Nasri Atweh, Mark Pellizer, Ben Spivak y Alex Tanas para comenzar una gira de seguimiento exhaustivo. Los músicos hicieron un paso fugaz por Buenos Aires para promocionar su segundo álbum de estudio, Primary Colours.

Me gusta más Argentina que Miami, es más sexy”, comenta el cantante, Atweh, alagando a sus seguidoras. “Es impresionante, nos acompañan a todos lados. Ni mi vieja me espera cuando llego a Canadá. Tratamos de llevar una guitarra en la camioneta para darles el gusto”, explica Spivak, justificando que no hicieron show, pero sí un acústico en Radio One.

La historia detrás de los amigos canadienses que hacen temas pop radiales con estilo reggae empieza mucho antes de 2013, cuando lanzaron su hit Rude. Músicos de profesión, trabajaban en el detrás de escena de los más conocidos artistas, como Justin Bieber, Chris Brown, Pitbull y David Guetta, a los cuales les escriben las letras. Incluso Nasri Atweh, cantante de Magic!, es socio junto a Adam Messinger de The Messengers, dúo ganador de un Grammy en producción musical. Pero después de hacer grandes temas para otros, decidieron salir de las bambalinas y probar suerte frente al público. El éxito fue inmediato, su primer single avanzó en los rankings hasta conquistar el Nº 1 en siete países y generar millones de vistas en YouTube. Se convirtieron en la banda de “ese hit que suena en todos lados”. El sueño de muchos: presentaciones internacionales, recitales agotados, giras por las diversas culturas del mundo y Rude siempre sonando en las radios de cualquier idioma.

Crearon Primary Colours mientras giraban por el mundo presentando Don’t Kill the Magic, ¿los inspiró la música de los lugares que visitaron?

– Mark Pellizer: Sí, nuestros viajes nos influyeron mucho. Si escuchás el primer tema del álbum [Have It All], se nota que tiene un ritmo casi brasilero. Nuestra música es una fusión constante.

– Nasri Atweh: Definitivamente, estar en Latinoamérica hace que quieras incluir un percusionista al grupo. Es difícil resistirse al toque latino.

– Ben Spivak: Muchas veces, sin darnos cuenta, tomamos cosas de otros a modo de inspiración. Hay varias características del segundo álbum que no van a encontrar en el primero y que surgieron de la experiencia de girar.

¿Se identifican como una banda de reggae?

– MP: No, como una banda auténtica. Somos devotos del ritmo. Creo que la gente trata de categorizar todo y a nosotros nos encanta el estilo, pero no somos estrictamente una banda tradicional de reggae. Nos gustan muchos tipos de música y la fusionamos.

– NA: No queremos que la gente nos considere así. Somos una banda y punto. Ahora estamos haciendo canciones pegadizas, pero te prometo que Magic! no va a hacer lo mismo en el tercer o cuarto disco. Tendremos uno o dos temas del estilo, pero somos fusión y eso significa cambio. Nos conozco como músicos y somos eclécticos. Queremos hacer temas bailables al estilo de Jamiroquai, tipo funky, y llevar a nuestros fans en un viaje cósmico.

¿Entonces no se atan con ningún género?

– NA: Mis artistas preferidos siempre evolucionaron. Stevie Wonder, por ejemplo, evolucionó en su música y siempre hizo cosas distintas. Mientras que tengamos la capacidad creativa para poder sostener la evolución, creo que sería una pérdida de tiempo no crecer como banda.

– Alex Tanas: Tal cual, por eso vamos a poner Rude en el tercer álbum [risas].

Volviendo al disco, ¿esperaban que Lay You Down Easy fuera el más popular del álbum?

– NA: Tuvo mucho que ver con el momento en el que lanzamos el single. Estaba llegando el verano en el hemisferio norte y el ritmo movido y caribeño dominó. Ahora vinimos a promocionar Red Dress y también está No Regrets. Es una balada muy importante para nosotros. Queremos promovernos en ese estilo y en el primer álbum no pudimos hacerlo con los temas lentos.

Claro, Rude y No Way No fueron mucho más populares, ¿no?

– NA: Si te somos sinceros, sentimos que Rude suena hace 10 años en la radio. ¡No se va más! No es que estemos cansados del hit, pero fue tan grande que era difícil mostrar otra canción.

¿Tenían miedo de no poder superar esa barrera?

– NA: Nosotros no. Los que estaban asustados eran los otros. Queríamos proponer otros temas y nos decían “Mejor seguimos pasando Rude, que sabemos que funciona”. Por suerte, No Way No gustó y nos abrió la puerta para seguir. Creemos que si les dan una chance a nuestras canciones, la gente las va a apreciar.

¿Siguen trabajando como productores?

– NA: Sí, de hecho todos laburamos de eso. Pasamos nuestro tour internacional al año que viene por las elecciones en los Estados Unidos. La situación actual es un poco caótica allá. Entonces, en noviembre vamos a ensayar y escribir para otros artistas. También estamos planeando colaboraciones con distintos DJ para trabajar con Magic!. Mientras que respetemos como artistas la música que hagamos, estamos bien. La gente sabe si lo que hacés es una mierda. Se sabe.