“Mi música es para todos aquellos que quieran escucharla y disfrutarla, no para usarla como propaganda en un intento de manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro", escribió Fonsi.

Hace varios meses ya que los ciudadanos de Venezuela vienen luchando para librarse del gobierno del presidente Nicolás Maduro, que quiere establecer una dictadura en el país a través de una nueva constitución. El reclamo venezolano tuvo eco en muchos artistas internacionales, que los apoyaron con campañas en las redes sociales y más allá.

El domingo, Maduro aprovechó el fenómeno global de Despacito, de Luis Fonsi y Daddy Yankee. Alteró las letras para decirle a la oposición que la constitución va a ser promulgada, independientemente de sus objeciones. La semana pasada, 7 millones de venezolanos habían rechazado la enmienda constitucional con una votación simbólica.

Inmediatamente, Luis Fonsi reaccionó y mandó un mensaje vía Instagram: “En ningún momento se me ha consultado, ni yo he autorizado el uso o el cambio de la letra de Despacito para fines políticos, mucho menos en medio de la deplorable situación que vive un país al que quiero tanto como #Venezuela”.

“Mi música es para todos aquellos que quieran escucharla y disfrutarla, no para usarla como propaganda que intenta manipular la voluntad de un pueblo que está pidiendo a gritos su libertad y un mejor futuro”, sostuvo.

Fonsi, como muchas estrellas, pidió por la libertad venezolana, y terminó su declaración con el hashtag #YoEstoyConVenezuela.

Por otro lado, Daddy Yankee también reaccionó: “¿Qué se puede esperar de una persona que le ha robado tantas vidas a jóvenes soñadores y a un pueblo que lo que busca es un mejor futuro para sus hijos? Que te apropies ilegalmente de una canción (Despacito) no se compara con el crimen que cometes y has cometido en Venezuela. Su régimen dictatorial es una burla, no tan solo para mis hermanos venezolanos, sino para el mundo entero. Con ese nefasto plan de mercadeo, usted solo continuará poniendo en evidencia su ideal fascista, que ha matado a cientos de héroes y ha dejado más de 2000 heridos.”

Erika Ender, cocompositora de la canción, se unió a las estrellas y rechazó el uso de la canción: “Ver que se utilice sin permiso para publicitar campañas vinculadas a un régimen que tiene descontento y sufriendo a un país, lejos de alegrarme, me indigna, y no apruebo que se utilice”.

El remix junto a Justin Bieber está iniciando su undécima semana en la cima del Billboard Hot 100. El tema vendió más de 100.000 descargas en cada una de las semanas que se mantuvo en lo más alto. 

La última canción cuya letra es en mayoría en español que logró un N°1 en el Hot 100 fue Macarena de Los Del Río, impulsado por el remix de los Bayside Boys, en 1996. Macarena se instaló por 14 semanas en lo más alto. Así, Despacito se convierte en el segundo tema en español que más tiempo se quedó en el N°1. Le sigue La Bamba de Los Lobos, que reinó por tres semanas.

La versión original de la canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee y su remix con la colaboración de Justin Bieber acumulan más de 4600 millones de streams en todas las plataformas, desde su lanzamiento en enero. Supera, entonces, el récord anterior que mantenía Justin Bieber con Sorry y sus remixes (4380 millones de reproducciones, según Universal Music Group) y se convierte en la canción con más streams en la historia.

 Los comunicados completos de Fonsi, Yankee y Ender, a continuación: