A los 14 años comenzó su carrera como vendedor de planes de ahorro de AuroraGrundig y de detergentes. Hoy, sueña con el desembarco de los Latin Grammys en la región. La primera acción relacionada con los premios se realizará el 27 de febrero en La Usina del Arte de Buenos Aires con un Acoustic Session del colombiano Carlos Vives como invitado de honor.

¿Cómo te describirías profesionalmente?

−Me definiría como emprendedor. Produciendo soy obsesivo, detallista y ordenado. No les tengo miedo a los desafíos y siempre busco dar algo más de mí. Busco aprender cosas diferentes cada día. Sé que la única manera de crecer es poniendo todo de mí y no esperar que las cosas sucedan, sino ir en busca de ellas.

¿Cuáles considerás que fueron tus principales logros?

−Vivir bien, haciendo lo que a uno le gusta. Esa es para mí la base de la realización profesional. Disfruté mucho mi primer evento, un lanzamiento para Suzuki en la Argentina, en 2001. Igual, todos los eventos que me tocó realizar, desde los corporativos como los recitales de Tarjeta Naranja, DirecTV, Día Group hasta las producciones musicales o deportivas, como el IronMan 70.3 de Buenos Aires, tuvieron sus desafíos. Me gusta pensar y producir una idea, y que el resultado final no tenga fisuras.

¿Cómo fue tu ingreso a la música?

−Siempre amé la música, aunque soy muy desafinado para cantar. Solo me quedaba producir, y así cumplí un sueño al comenzar con mi compañía. El primer trabajo fue con DirecTV dentro del equipo de producción tirando cables, moviendo equipos y, sobre todo, mirando y aprendiendo de los que sabían. Creo que la música une a las sociedades, no genera ni recelos ni diferencias, por eso me gusta estar cerca.

¿Qué es lo más importante para tener en cuenta en una producción?

−Primero, contar con un buen equipo de trabajo. Segundo, cumplir con lo que se promete aun a costa de la rentabilidad que pueda generar un proyecto. Si se hacen las cosas seriamente y un proyecto no es rentable al principio, lo será en el largo plazo. Tercero, tener siempre los pies sobre la tierra, rodearse de buenos proveedores y no tener miedo a preguntar algo que uno no sabe. Cuarto, siempre contar con planes de contingencia preparados y anticiparse a los problemas que pueden aparecer. Quinto, no dejar nada librado al azar. Generar una correcta planificación es la base del éxito. El orden es aleatorio, pero todo esto junto da como resultado una producción exitosa.

¿Que se puede adelantar de la llegada de los Grammy a la región?

−Se va a realizar el primer Latin Grammy Acoustic Session en la Argentina con Carlos Vives. Será un evento memorable que ha generado mucha expectativa entre las empresas, las áreas de cultura y juventud de la Ciudad de Buenos Aires, de la Provincia de Buenos Aires y de la Nación. Creo que comienza un proceso que se va a consolidar y que está pensando a largo plazo. Ya hay varios partners que han planteado el interés de producir eventos durante el 2018 y 2019, tanto aquí en Buenos Aires como en el interior del país y en países limítrofes como Uruguay, Paraguay y Perú. Los directivos de los Latin Grammy tuvieron la gentileza y generosidad de compartir conmigo su experiencia y conocimiento, y me permitieron llevar adelante las acciones en nuestro país. Estoy muy agradecido. Lo más importante es que a mis 50 años, tengo la oportunidad de seguir aprendiendo de gente que sabe, que respeta y cuida a su producto, que se toma su tiempo para decidir, que no se apresura y, sobre todo, que tiene una pasión que también es la mía: la música.