Es la séptima canción de Fonsi en llegar al puesto N°1 del ranking.

En enero, el cantautor puertorriqueño habló con Billboard sobre su nuevo single y admitió: “Quería hacer una canción divertida, que todo el mundo baile”. Pareciera que lo consiguió, junto al también oriundo de Puerto Rico, Daddy Yankee.