El puertorriqueño agotó las tres funciones en el Luna Park de su gira Love & Dance World Tour, que continua por Estados Unidos, Perú, Chile y México. El presente encuentra al boricua en el mejor momento de su carrera, impulsado por el éxito de Despacito ft. Daddy Yankee y su versión remix junto a Justin Bieber.

Después de la cuenta regresiva de 60 segundos, el público se puso de pie para recibirlo con los primeros acordes de Tanto para nada. Con un cuerpo mixto de 10 bailarines, Fonsi estaba listo para brindar un show de casi dos horas. Sin pausa, y ya con la guitarra calzada, interpretó Corazón en la maleta, que estuvo acompañado de cañonazos de humo y chispazos espectaculares. Tras la apertura, Fonsi se dirigió al recinto. “¡Muy buenas noches, Buenos Aires! Estamos felices de pisar este escenario tan especial y tan importante”, dijo entonces. “Esta noche haremos un show mixto. Será un sube y baja de emociones. Habrá canciones románticas corta venas y canciones rítmicas para bailar. Vamos a estrenar canciones nuevas, pero también estarán las viejitas. ¿Estamos listos para pasarla bien, Buenos Aires?”.

Siguió con Nada es para siempre e Imagíname sin ti, single que en el 2000 alcanzó la primera posición del Hot Latin Songs de Billboard. Fonsi mostró que está en gran estado físico y desplegó todas sus aptitudes de baile con un street flow urbano en cada performance.

Después de Apaga la luz y Gritar, dijo en referencia a Llegaste tú: “Hay canciones que tienen nombre y apellido, un destino fijo, una persona en mente. La que viene es una canción para dedicar a esa persona que llegó a tu vida para cambiarla para siempre. Yo se la dedico a mi hija Micaela”. Después siguió con Quién te dijo eso y Por una mujer.

Hacia la mitad, Fonsi se cambió el atuendo para dar pie a la primera versión de Despacito: el remix en inglés. Cañonazos de humo, fuego y chispazos hasta el techo, rigurosas maniobras coreográficas e imágenes en las cinco pantallas verticales. La parte de Daddy Yankee estuvo a cargo del versátil corista Michelangelo Mejía. El despliegue no era para menos: se trataba de la canción que destrozó el récord del contador de reproducciones en YouTube y que con 16 semanas en el N°1 del Hot 100, es la canción que más tiempo estuvo en la cima.

“¿Alguna queja? ¿Sugerencia? ¿Qué tal si bailamos un poco?”, preguntó Fonsi para hacer Échame la culpa, una de sus más recientes composiciones. “Vamos a ponerle un poquito de sabor latino, Buenos Aires”, dijo para volver a bailar con Yo te propongo.

Para Fonsi y Roberto Trujillo, su director musical, no fue nada fácil delimitar el listado de canciones; dividieron el show en dos: la primera parte fue de baladas que integró los éxitos melódicos Quisiera poder olvidarme de ti, Qué quieres de mí, Abrazar la vida, Aunque estés con él y Respira. La segunda, fue un enérgico compilado que integró los temas La mentira, Claridad, No te cambio y un cover de With Out You del DJ David Guetta ft. Usher. Antes de despedirse, interpretó el hit No Me Doy Por Vencido.

Tras la falsa salida, vino el encore con otro éxito como Aquí estoy yo. “Muchísimas gracias, Buenos Aires. Gracias, Luna Park, por compartir este rato con nosotros. ¿La pasaron bien? ¡Esta noche me voy bailando!”, dijo el artista recientemente nombrado Embajador Oficial de Puerto Rico, antes de cerrar con la segunda y muy vitoreada versión de Despacito. Pero no terminó ahí: regresó al escenario vistiendo los colores de la bandera argentina para interpretar el estribillo del tema de Soda Stereo De música ligera.