Con tan solo 20 años logró su primera nominación a los Billboard Latin Music Awards como “Artista revelación del año”. Hoy, aquel joven artista puertorriqueño se convirtió en lo que muchos consideran como uno de los mayores exponentes de las baladas románticas, el reggaetón y el pop latino en la historia.

A lo largo de los años, la evolución de la música latina dejó huella en la industria del entretenimiento y de alguna manera u otra, en los artistas que forman parte de ella. Sin duda alguna, Puerto Rico funcionó como cuna de este movimiento desde sus inicios y dentro de las figuras que surgieron de esta pequeña isla del Caribe, existe una personalidad difícil de dejar de lado, ya sea por sus logros, trayectoria, reconocimiento o capacidad artística a la hora de escribir y componer: Luis Fonsi.
Desde sus comienzos durante mediados de la década de los 90’, Luis Alfonso Rodríguez, como es su nombre completo, se presentaba como un artista romántico y capaz de lanzar canciones con mensajes que iban directo al corazón como “Dime cómo”, “Perdóname” o “Me iré”, temas que formaron parte de su primer álbum de estudio, Comenzaré, lanzado en 1998 y con el que logró su nominación a los Billboard Latin Music Awards.

Pasaron más de dos décadas desde esas primeras canciones y de su álbum debut con el que se presentó al mundo. Más de 30 millones de suscriptores en YouTube, 11 millones de seguidores en Instagram y cerca de 22 millones de oyentes mensuales en Spotify reflejan que este multifacético cantante y empresario no sólo conquistó los corazones de hombres y mujeres románticos alrededor del mundo, sino que también se ganó un lugar entre los más jóvenes y los nuevos consumidores de la industria urbana.
“Me quedo con el Fonsi de 18 años que iba en su carro sin aire acondicionado y escuchaba por primera vez su canción en la radio, esa emoción es la que todavía siento cada vez que lanzo una canción, un disco, y al presentarme en un escenario. No logro entender muy bien esa parte de récords y demás, hasta te podría decir que no la quiero entender, quiero quedarme con esa ilusión de niño”,comentó recordando su primera época como artista.

Después de ese álbum debut y su primer disco de oro gracias al número de ventas en los Estados Unidos y Latinoamérica, Fonsi continuó trabajando durante más de dos años en un nuevo proyecto discográfico, Eterno, que salió al mercado en junio del 2000. Este trabajo cuenta con una de las canciones que marcaron un antes y un después en su carrera, “Imagíname sin ti”, que logró debutar en lo más alto del Hot Latin Songs de Billboard – siendo ésta la primera vez que una de sus canciones lograba llegaba al chart -. La canción se mantuvo en el número uno durante dos semanas y logró posicionarse dentro del Top 10 durante más de 24 (siendo la sexta en su historial en cuanto a semanas en el chart).

Para el puertorriqueño y otros artistas latinos, la década del 2000 significó una consolidación a nivel global y la posibilidad de llevar la música latina a fronteras nunca imaginadas. Fonsi pudo comprobar este crecimiento a través conciertos nacionales e internacionales en los que presentaría sus tres primeros álbumes de estudio ante público de Puerto Rico, el Cono Sur y algunos países de Europa.

Entre lanzamientos, giras, shows en vivo y premios, Luis supo hacerse un espacio dentro del mundo de la actuación, con presentaciones tanto en series como en películas. Su primera intervención en televisión tuvo lugar como invitado especial en Amantes de luna llena, en el año 2000. Más tarde formó parte de Taina, Sin permiso de tus padres, Como en el cine y Corazones al límite, entre muchas otras.

Algunos años después, en 2007, luego de dos nuevos álbumes de estudio, llegaría la canción que más semanas mantuvo el primer puesto del Hot Latin Songs hasta la llegada de “Despacito”: “No me doy por vencido”. Lanzada bajo Universal Music Latino, este sencillo fue el primero de Fonsi en llegar al millón de likes en YouTube, superando a día de hoy las más de 257 millones de reproducciones (una de las más vistas de su canal durante aquellos años). Además, después de “Nada es para siempre”, publicada en 2005, este single fue el segundo en conseguir ingresar al Hot 100, llegando hasta el puesto 92 durante septiembre.

Pasaron 24 años desde que comencé a cantar profesionalmente, pero desde los cuatro ya tenía un micrófono cerca, así que ha sido una vida entera con ganas de hacer música, esas ganas no han cambiado. Son 10 discos, 11 si incluimos el de éxitos. En un mundo en que pocos artistas lanzan discos ahora, casi todos van por los singles, yo sigo lanzando álbumes porque me parece importante que la gente escuche mis diferentes facetas, mi parte romántica, acústica, fiestera, que escuchen fusiones y colaboraciones, y eso es lo que me permite el disco”, contó.

Pero los éxitos de Fonsi no se quedan en la historia, el artista nacido en el año 1978 logró encontrar el equilibrio entre lanzamientos, giras, presentaciones con sus fans y todo lo que conlleva ser una personalidad de sus características. En esta última década, podría decirse que se encontró con el reggaetón y también las colaboraciones internacionales, siendo “Despacito” el disparador de una época pocas veces vista antes.

Junto a Daddy Yankee presentaron este single el 13 de enero de 2017 y a partir de ese momento no dejó de conseguir premios y reconocimientos, empezando por ser el video más visto en la historia de YouTube con más de 7 mil millones de reproducciones, más de la cantidad de personas que hay en el planeta. Además, en la gala de celebración de los Billboard Latin Music Awards en 2020 se llevó el galardón a “Mejor canción de la década”, y lo agradeció reflexionando: “Canción de la década… Esto es un sueño, es un gran logro. Detrás de esta canción hay muchísima gente, quiero empezar agradecer a Dios porque desde el principio puso su mano en este trabajo. Al final del día, lo que me llevo es que el mundo entero cantó en español y todos conocen el sonido de un buen cuarto puertorriqueño”.

En la actualidad repite la fórmula “Despacito” tras elegir una vez más a Andrés Torres y Mauricio Rengifo como cómplices en la producción a la hora de plasmar su décimo álbum de estudio llamado Ley de Gravedad: “Con Mauricio y Andrés he encontrado un balance entre lo romántico, lo rítmico, lo rockero y lo tropical, es muy fácil trabajar con ellos, tenemos una conexión que funciona porque podemos llegar a escribir tres canciones en un día, expresó.

Quien es consumidor de Fonsi desde sus inicios puede claramente identificar la línea de tiempo de la historia musical del artista, no sólo desde lo sonoro sino también en el alma de cada canción, de cada letra e incluso en la elección de los compañeros de ruta que se sumaron con su talento en cada tema, cada uno por una razón en particular que describió a la perfección: “Nicky Jam es mi hermano; Sebastián Yatra tiene una energía positiva, es un artista muy trabajador y tenemos una gran amistad; Myke Towers es lápiz, soy fanático del compositor que es, me vuela la cabeza; Rauw Alejandro es melodía, tono, baile, es un artista muy especial para ver arriba del escenario; Manuel Turizo es juventud, voz, alegría, humildad; Cali y El Dandee son familia, son melodía, súper musicales, gente buena de corazón y Farruko es un camaleón, uno de los artistas más completos que existen”.

Otra colaboradora fundamental y especial en el video que acompaña el tema “Dolce” lanzado junto con el álbum es Agueda López, esposa del artista siendo esta la primera experiencia juntos en la carrera musical.

¿Cómo fue el quiebre de llevar tu vida privada a lo público con la incorporación de tu esposa en el videoclip de Dolce?

Fue más fácil de lo que pensé, tenía miedo de hacerlo por eso tardé tanto, pero, con respeto a todas las mujeres, no hay modelo más bella que mi esposa, así que le propuse hacer esto, le encantó y quedó espectacular. Me siento muy orgulloso y contento, me encanta verla en su salsa, tiene una gran conexión con la cámara.

Más allá de este lanzamiento, el puertorriqueño participó de la entrega de los Premios Oscar 2022 interpretando “No se habla de Bruno”, de la película Encanto, junto a la artista mexicana Becky G: “Soy inquieto, musical, melódico, me gusta hacer cosas donde hay mucha melodía y letras con las que me identifico, soy alegre, amo lo que hago, estoy acá por la música y no por la fama, soy un estudiante de la vida, prefiero estar sobre el escenario antes que estar al frente de la cámara, quiero hacer música y nada más, celebro cada día que la vida me da, soy súper familiar y he aprendido a balancear todo lo que hago ahora que soy padre”, concluyó sobre sí mismo.