El cantante nacido en Luján repasó su carrera con Soledad, Antonio José, Luis Jara y Camila Gallardo como invitados.

Luciano Pereyra acumuló veinte años de carrera −una trayectoria sin dudas superlativa−, en la que también debió superar serios inconvenientes de salud. Pero además del festejar el vigésimo aniversario, lo trascendente de la noche del sábado 8 de diciembre, fue que alcanzó una meta que solo logran unos pocos: arribar a un gran estadio abierto como el de Vélez.

Después de agotar las localidades en el estadio Luna Park y en el teatro Gran Rex, y de una exitosa gira que lo llevó por todo el país, Latinoamérica, Estados Unidos y España, Pereyra recorrió en el estadio su extensa discografía y presentó “Quédate conmigo” y “Casarme contigo”, aunque colocó el acento en su última producción discográfica: La vida al viento reúne un puñado de canciones en las que el artista se libera de cualquier estilo específico. Puede haber cambiado y modernizado su sonido con pinceladas electrónicas y urbanas que oxigenan la propuesta y la vuelven más bailable. No obstante, el pop latino, las baladas románticas y sus raíces folklóricas permanecen firmes.

“Buenas noches, Vélez. Gracias por hacer este viejo sueño realidad”, dijo Pereyra, delante de su puesta: cinco pantallas led verticales, gran variedad de luces, humo y efectos especiales. El escenario incluyó dos escalinatas y una pasarela en altura, una sólida banda de nueve músicos y dos coristas que acompañó la velada con versatilidad y cintura pop ante los cambios de ritmos. Sin embargo, la permanente presencia de un sikus, un charango, una quena, un violín y un acordeón dejó bien en claro que, más allá de los dictados del mercado, Pereyra conserva las raíces folklóricas. Y, en ese sentido, “Chaupi corazón” y “Memorias de una vieja canción” (en homenaje a Horacio Guarany, su “padrino artístico”), entre otras, funcionaron como claros ejemplos.

Participaron como invitados especiales los chilenos Camila Gallardo y Luis Jara en “Seré” y “Zamba para olvidar”, respectivamente; el español Antonio José, que ya había actuado como número de apertura, volvió a escena para “Cuando te enamores”, mientras que Soledad Pastorutti se incorporó para “Enséñame a vivir sin ti” y “Culpable o no” (que estaba fuera del programa).

También hubo obsequios de parte de Universal, su compañía discográfica: la certificación de Doble Platino de su último álbum, además de una mención especial por sus 56 sold out de la gira La vida al viento 2018.