Un repaso por los cinco destacados que más llamaron la atención.

Cuando el Governors Ball abrió sus puertas el viernes 3 de junio en New York (y supuestamente se extendería hasta el domingo 5), parecía que el pronóstico de precipitaciones no había acertado. La lluvia nunca se materializó, sembrando esperanza en los asistentes que se confiaron de que el sábado estarían a salvo del agua; Sin embargo, cuando cayó la noche, las oscuras nubes que se manifestaron en el cielo dejaron caer pesadas gotas que convirtieron el domingo en un embarrado y desastroso escenario que terminó en la suspensión del festival ese día –la australiana Courtney Barnett armó un show de último momento, gratuito, en una disquería de Brooklyn para aquellos fans que ansiaban verla tocar.

 

#courtneybarnett #pedestrianatbest #live

Un vídeo publicado por Matías Ayerza (@m_ayerza) el

 

Haim, que estaba en el Main Stage cuando empezó a diluviar el sábado —intentó tranquilizar a la multitud: la bajista Este vertió una botella de agua en su cabeza para estar en igualdad de condiciones. Aun así, después de 45 minutos de fría lluvia, el público apenas tenía energía para seguir las incitaciones del power trío para participar en el show.

En cualquier caso, los dos días del Governors Ball que sí se pudieron realizar tuvieron muchos destacados. Repasamos cinco de nuestros momentos favoritos:

La banda que acompañaba a Beck fue protagonista del Center Stage

Además de la conmovedora versión que Beck interpretó de la canción de Prince Raspberry Beret, el momento en que el músico presentó a los miembros de su banda fue muy original: en lugar de simplemente esperar a que se los nombre, cada uno de los integrantes del grupo tenía preparado un cover que duró de 1 a 2 minutos. El guitarrista tocó China Girl, de David Bowie; el tecladista, Computer World, de Kraftwerk; y el baterista, 1999, el segundo cover de Prince. –– Joe Lynch

Los sorpresivos remixes de Robyn

A pesar de que hubo lugar para que el dúo sueco de pop interpretase sus hits, Robyn presentó versiones remix de sus propios temas: Dancing On My Own y Call Your Girlfriend. Vocalmente sonó fantástica y sus movimientos sedujeron a todos, pero había mucha gente que evidentemente no era fanática y se fue a la mitad del show. Fue una gran noche para aquellos que estaban ahí para bailar y no simplemente para observar. — Joe Lynch

The Strokes nunca decepcionan –y menos si se trata de su audiencia local.

The Strokes son originarios de New York y el quinteto se presentó en el festival como si eso fuese una declaración de principios. Su show del viernes coincidió con el lanzamiento de su EP Future Present Past, y la entusiasmada audiencia local estaba ansiosa por escuchar las nuevas joyas de la banda, Drag Queen y Threat of Joy –dejando su álbum de 2013, Comedown Machine, completamente afuera del set. No obstante, el recital se basó en la primera era de la banda, fórmula perfecta para exacerbar el placer de la multitud. La perla: tocaron Clampdown, de The Clash. — Chris Payne

The Killers pusieron el broche al sábado

Nadie lo sabía en ese momento, pero el show de The Killers del sábado cerró el Governors Festival. A pesar de que no lanzaron un álbum en los últimos cuatro años, siguen manteniendo su prestigio –aunque eso se deba a los hits de sus dos primeros álbumes. Además, de Mr. Brightside y When You Were Young, aparecieron algunas rarezas como Glamorous Indie Rock & Roll y covers de Elvis Presley como Can’t Help Falling in Love y de Interpol como Obstacle 1— Chris Payne

Las Haim adelantaron su nuevo proyecto

El trío de hermanas, cuyo álbum debut Days Are Gone fue hace tres años, confirmó que está en trabajando en el estudio para un próximo disco y se dio el lujo de estrenar dos canciones inéditas: Give Me Just a Little of Your Love tuvo aires rockeros y era fácil de cantar, mientras que Nothing’s Wrong recordaba a Stevie Nicks. A pesar de estar empapado, el público respondió con entusiasmo. — Joe Lynch.