A sus 25 años, es papá de Roma, se mudó en plena cuarentena y lanzó “Si las cosas se dan” a mediados de julio, cuyo video superó el millón de reproducciones en pocos días.

Multifacético y a dos años de Soy Luna, la serie de Disney en la que participó, Lionel convive entre mamaderas y grabaciones, con tres millones de seguidores en YouTube y seis millones en Instagram. “Antes no tocaba ni un plato, ahora cocino, plancho, lavo, con la cuarentena empezás a hacer cosas que en tu vida hiciste”, confiesa.

View this post on Instagram

Ya disponible #silascosassedan 🎶

A post shared by Billboard (@billboardar) on

¿Cómo surgió la idea de  ”Si las cosas se dan”?

Fue un lindo desafío cantar balada, un ritmo que nunca hice, ese estilo de pop romántico. Al ser algo diferente, verdaderamente no sabía cómo lo iba a recibir la gente, era una incógnita total, pero estoy muy feliz porque los comentarios del público están siendo re positivos. Está bueno sacar canciones bolicheras, pero cuando escucho una canción de ese estilo me dan ganas de ir a bailar, no quería dejar a la gente con esas ganas en cuarentena, ahí pensé en darles algo más romántico, más chill, que tenga más que ver con lo que está pasando. Ver que hay gente haciendo el cover del tema, que publiqué hace unos días nada más, es algo increíble. Saber que disfrutan de la canción que hice, que puedan cantarla, eso es hermoso para mi. El cover creo que es algo súper orgánico, significa que tu canción les llega, va por ahí.

¿Estás muy pendiente de los números?

En el comienzo de mi carrera sí, creo que les daba demasiada importancia a las visualizaciones, reproducciones, qué pasaba con lo que iba publicando. En mi canal de YouTube tengo videos que tienen 30 millones de reproducciones, 20 millones, que suben, que bajan, ya te vas acostumbrando y adaptando a no estar tan pendiente de eso como antes, sino más bien a ser más receptivo con el público que consume mi música. Hoy me preocupan mucho más los comentarios que las visualizaciones.

¿Cómo llevás ser padre?

Cuando sos papá tan joven te cambia la vida completamente, al principio es no saber qué va a pasar, cómo vamos a hacer, te agarra esa incertidumbre, nervios, todo junto. Después tu vida se adapta como todo, lo vas haciendo algo tuyo, un hijo es puro amor, está buenísimo y la paso re bien con mi hija. La primera etapa de la cuarentena estaba todavía en el departamento, nos mudamos hace poco a la nueva casa por un tema de espacios y la beba. Hacer una movida así en estos momentos fue un estrés total, pero era necesaria, una vez que ya estábamos acá lo valoramos más todavía. Para nosotros, ver que Roma pueda pisar el pasto o sentir el sol hace que todo valga la pena.

¿Extrañás la actuación?

Me encantaría poder volver a actuar, fue una etapa que disfruté mucho. Lo haría pero con otro tipo de personaje, uno que saque un poco más de mí, me gusta mucho la ficción, un sueño por cumplir sería actuar en una película o serie de fantasía, esa onda. Harry Potter, Narnia, me encantan, sería una locura si en algún momento de mi vida me llaman para participar en algo así. Hace poquito saqué mi libro que tiene esa onda fantástica, habla de historias y mitos de Córdoba, Capilla del Monte, donde yo vivía.

¿Qué es lo que viene en tu carrera?

En carpeta tenemos algo que se armó antes de la cuarentena, un feat del que participo. No hay mucho más que pueda contar, ojalá salga lo más rápido posible y lo puedan escuchar, sin dudas más bolichero, con más ritmo. Es un género que no van a poder creer…, pero no puedo decir más.

¿Qué es lo mejor que nos trajo esta etapa que nos vimos obligados a vivir?

Creo que esta pandemia nos vino a traer ese mensaje de dejar descansar un poco la naturaleza, que fue lo bueno de todo esto que pasó. Cuando vivía en Olivos miraba el cielo y no se veía una estrella, nunca, desde que llegué ahí hace ocho años, por el smog principalmente. En el primer mes de cuarentena ya podía ver estrellas, eso me hizo darme cuenta que todo es una locura. Hace poquito estuve ayudando a un club de barrio que tienen un comedor y todos los fines de semana reparten bolsones de comida a la gente más necesitada. Armé un circuito en las redes para donaciones y pusimos nuestro granito de arena, fue algo que me gustó y lo hice con confianza de que todo iba a llegar porque había un amigo involucrado en la organización. La vida me puso en esta situación que tengo llegada a la gente y está bueno poder ayudar.