El dúo de hermanas colombianas Las Villa se unieron por primera vez junto a la joven Beéle y presentaron su más reciente sencillo: Caníbales.

Lucía y Laura, Las Villa, representan la música urbana donde actualmente forman parte del movimiento ‘The Game Next Changers de Buchanan’s‘ que busca cambiar el juego en cualquier ámbito y llevado el género a expandirse.

Con este último lanzamiento Las Villa quieren reflejar la sociedad en la que vivimos desde la perspectiva de una pareja que pierde todo respeto entre ellos y crean un infierno lleno de odio y tristeza al que se acostumbraron a vivir.

Caníbales“, escrita por Las Villa, Susana Isaza y Beéle y producida por Andrés Torres y Mauricio Rengifo, cuenta la historia de amor de una chica que la dejan plantada en el altar. Con un mensaje profundo y oscuro de autodestrucción, Caníbales hace referencia a la analogía de una relación tóxica y nos muestra cómo dos personas que se quieren se devoran mutuamente y se hacen daño consumiéndose a sí mismos.

Las Villa, Beéle – Caníbales (Official Music Video)

¿Cómo es trabajar la música urbana con un dejo español en su caso?

Laura: Todo esto viene por parte de nuestra familia, crecimos en una familia muy musical que nos enseñó el amor por la música, creo que cada una de estas influencias que tenemos las ponemos al servicio de este género urbano, lo cual es curioso porque siento que sale naturalmente.

Lucía: Yo lo siento igual, todas estas influencias llegan a converger en este mundo de lenguajes y de estilos tan distintos entre el trap y el reggaetón, entre el pop y el flamenco, el teatro musical y las competencias que hemos desarrollado por la comedia musical, y se convierten en lo que es la música de Las Villa y nace este artista urbano de esta manera gracias a este mundo de lenguajes y de mundos.

Lucia vos estas estudiando en la universidad como arreglista ¿Eso es un buen aporte para el dúo?

Lucía: Claro que sí, Laura también estudia composición así que también aporta su buena tajada al grupo pero hablando ya como arreglista siento que aporto en la expansión de géneros, de estilos, de músicas latinoamericanas, folclóricas, anglo, jazz y demás que me ha podido brindar el estudio de los arreglos musicales a raíz de estos distintos géneros y estilos ha sido como el plus a mi carrera, se me diversificó mucho el repertorio que escucho a diario, siento que me ha ampliado, que llego a casa a escuchar dos mundos distintos y que necesito de ambos para poder hacer lo que hago hoy.

Que hayan estudiado las dos en la escuela de teatro les da una impronta distinta, es un buen condimento, fusionan los estilos que cantan con el teatro…

Laura: Total, yo creo al teatro musical le debemos esta conciencia escénica de pensar en la canción, la parte actoral, el baile, el vestuario, el maquillaje, la peluca… muchos factores del arte convergen ahí y hacen que uno sea consciente de un espectro mucho más grande que justamente lo aplicamos en los videoclips, es algo que va absolutamente de la mano. A la hora de hacer un videoclip importa qué queremos contar, qué queremos decir, cómo nos vamos a ver, cómo nos vamos a ver y la parte coreográfica, creo que intentamos abarcar todo, hasta nos ponemos a actuar.

¿De qué se nutrieron cuando fueron a grabar el videoclip de ‘’Nadita’’ a Los Ángeles?

Lucía: La verdad yo creo que cuando nos estábamos por ir a Los Ángeles no teníamos muchas expectativas, sé que hay mucha gente que sueña con Los Ángeles pero esta ciudad nunca estuvo tan presente en nuestro panorama, lo que paso cuando llegamos es que nos sorprendió gratamente, nos dejó con la boca cerrada y fascinadas porque es una ciudad muy artística, es indescriptible lo que pasa en esta ciudad, la cultura del cine, del teatro, del arte…

Laura: Me atrevería a decir que todo se lleva a un nivel top, profesional, limpio, impecable, nos dejó en shock todo el talento que hay en cuanto a vestuario, make up, uñas, todo.Lucía: Exacto y yo siento que se hace así porque allá mucha gente es artista, yo no sabía eso, pero cuando fuimos me di cuenta de lo artística que era esa ciudad, hasta las paredes llenas de grafitis artísticos, en esa ciudad todo el mundo es artista de alguna u otra manera, siento que llevan eso a cotidianeidad, nos encontramos en una ciudad de arte con artistas, coreógrafos y estilistas de calidad punteando ranking 10. Creo que fue un gran epicentro de arte donde queremos seguir yendo para nuestros videos y producciones porque me atrevería a decir que tiene una calidad y talla que pocas ciudades en el mundo tienen.

Tienen una canción que se llama ‘’Animal’’ y otra que se llama ‘’Caníbales’’, ¿fue casualidad que tengan la evolución del hombre en las canciones?

Laura: Es pura casualidad, en realidad no es una evolución porque nace primero ‘Caníbales’’ y luego ‘Animal’’ pero creo que la manera en que escribimos está incluido el hecho de usar muchas metáforas, como justamente hablar de un animal para hablar del hombre, por eso mismo creo que convergen los nombres, es curioso, me da mucha risa que lo menciones.

Le escribimos mucho al desamor y al despecho, a este hombre que hirió, pero también me gustaría que se hable también de las chicas porque muchas veces ellas también hieren, está bueno tener a ambos.

Hilando las canciones podemos encontrar que tienen de sentido un mensaje más orientado al público femenino ¿es así?

Laura: Muchas de las fans se sienten identificadas con nuestra música y sienten que las empodera, las hace sentir más perras, me parece algo muy chévere porque entonces es un mensaje muy claro el que damos hacia obviamente las chicas porque nos gusta que se sientan fuertes, poderosas y empoderadas, y creo que estaría bueno seguir desarrollando esto para llegar también al público masculino de una manera más clara.

Lucía: Creo que tiene mucha coherencia lo que decís vos Florencia, en el fondo creo que haya sido porque sí que se dieron las temáticas de ‘Caníbales’’ y ‘Animal’’, siento que todo lo que uno hace viene de uno, son cosas reprimidas que uno quiere expresar, se manifestaron simplemente y por algo será, somos chicas en esta industria queriendo contar una historia así que tendrá su razón de ser.