La cantautora mexicana grabó Musas “por un capricho” cuando estaba de vacaciones en Brasil. “Me pasa siempre. Empiezo a trabajar cuando estoy de vacaciones”, cuenta Lafourcade a Billboard.

“No estaba en mis planes lanzar un álbum nuevo, pero tenía ganas de trabajar con Los Macorinos y hacer música para mí. Pero acá estamos, lanzando un álbum nuevo.” Musas es un homenaje emocional y lleno de gracia a la música latinoamericana y a sus compositores, de la mano de canciones originales y covers de clásicos como Qué he sacado con quererte de Violeta Parra. Es el sucesor de Hasta La Raíz, (2015) el LP ganador de un Grammy y un Latin Grammy, y fue grabado en colaboración con Los Macorinos (Juan Carlos Allende y Miguel Peña), un dúo de guitarra acústico que acompañó a la leyenda mexicana Chavela Vargas en varios proyectos musicales.

Grabaste Musas rodeada de artistas increíbles en un estudio bellísimo en México que parecía estar en un bosque ¿Cómo se sintió?

¡Fue algo mágico! Quería un álbum que fuera música real, bohemia, con instrumentos hechos de madera. La música que hicimos ahí es algo que no podemos explicar, solo se puede sentir.

Dijiste que Chavela Vargas fue una gran inspiración. ¿Cómo fue trabajar con Los Macorinos?

Fue una de las experiencias más increíbles que viví. Me recordó a la importancia de la humanidad. Es un proyecto lleno de humanidad, esa es la palabra que usaría para describirlo. Grabar con ellos me hizo entender qué significa ser paciente, lo que es tener paz y trabajar despacio. Los Macorinos son mayores que yo, así que cuando te rodeás de  gente mayor, te das cuenta de lo que están viviendo ahora. Viven en un momento de paz porque ya no tienen nada que demostrar. Eso para mí fue un shock, porque yo fui al estudio con ganas de trabajar a toda marcha, pero fue muy lindo poder respirar. Aprendí que la vida es cuestión de vivirla. Disfrutar de todo lo que me hizo conectarme con la música, pero en otro nivel.

Después de hacer Hasta La Raíz, ¿pensaste que ibas a grabar un álbum pronto?

No estaba en mis planes grabar un álbum nuevo, pero tenía ganas de trabajar con Los Macorinos y hacer música para mí. Hace un año, estaba en Brasil de vacaciones y me puse a pensar en un proyecto musical nuevo. Durante ese viaje decidí que era hora de grabar con Los Macorinos porque quería hacer música que me hiciera sentir en casa. No quería decirle a nadie del proyecto porque quería grabarlo solo por placer, pero aquí estamos. 

Hasta La Raíz sanó un corazón roto, pero ¿qué hace le hace un álbum como Musas a tu espíritu?

Tantas cosas… En primer lugar, me permitió reconectarme conmigo misma y con las canciones en una manera que no había podido hacer antes. Me cambió la vida. Le cambió la vida a Los Macorinos y a todos los que estuvieron involucrados con el proyecto. La energía y la fuerza de este disco es muy peculiar, una que no había podido lograr con músicos de mi edad o al hacerlo yo misma, y eso es por Los Macorinos.

¿Por qué te parece importante homenajear a artistas latinoamericanos como Parra y Agustín Lara y celebrar el folklore latino?

Creo que es muy importante reencontrarnos con nosotros mismos y con nuestras raíces. Con este álbum quería seguir investigando la historia de nuestra música y el folklore de nuestra cultura. Por eso mismo, mi música se hizo más rica.