Gonzalo Solimano es fundador y CEO de Unlock y combina su performance como DJ con el armado de eventos, fiestas y producciones. Mientras se expande en Punta del Este con el HIGHLIGHTS Festival del próximo 7 de enero, sigue apostando a los nuevos talentos con su propio sello discográfico.

¿Qué es Unlock?

– Es una plataforma que nació como mi sello discográfico 12 años atrás, con el fin de mostrar nuevos talentos con una visión muy concreta. Se transformó en una productora 360º que refleja ese espíritu creativo pero con diferentes especialidades. Continuamos apostando a la música en formato vinilo y digital, pero desarrollamos dos áreas muy fuertes: una es el ArtLab, ligada al desarrollo de acciones culturales; y otra es Entertainment, que es ciento por ciento producción de eventos, shows y festivales.

¿Cómo se combina tu trabajo y experiencia como DJ con tus cualidades como emprendedor?

– Siempre fui emprendedor y generé mis propios espacios. Me gusta crear nuevos proyectos, relacionados a las cosas que me hacen feliz como la música; combinar la sensibilidad que da lo artístico con la experiencia de los años que llevo en producción. Ta da una perspectiva diferente a la hora de generar proyectos.

¿Podrías identificar el cambio más notorio en la industria de la música desde la aparición de las redes sociales?

– El cambio fue radical y las nuevas tecnologías hicieron que más gente tenga oportunidades de mostrar lo que hace. Eso dio también una gran oferta a menor calidad. Por este motivo, al menos en la música electrónica, se encuentran grandes discos en formato vinilo que no están en digital y la moda del “Only Vinyl” creció mucho. Hay un retorno a lo clásico, al sonido análogo y a los formatos vintage en paralelo a otras movidas digitales como el streaming. Son como los extremos en que nos encontramos hoy. Lo interesante es que ambos conviven muy bien y cada uno tiene su utilidad, desde la comodidad de tener una playlist en el teléfono hasta disfrutar un buen vinilo en el living de tu casa o en una fiesta.

¿Cuánto hay de gusto personal, de análisis de negocio y de impacto social a la hora de liderar tus proyectos?

– Básicamente trabajo de lo que me gusta, tengo un balance de cuánto puedo hacer por amor al arte y cuánto foco debo poner al retorno económico para lograr un equilibrio. Hay proyectos que son poco rentables o no dejan dinero, pero dejamos un aporte cultural, como la gran mayoría de los proyectos de ArtLab o Recordings. Por otro lado, generamos retorno desde el lado de la producción, que nos permite sostener el ecosistema de Unlock. En nuestra filosofía, está bueno devolverle grandes experiencias a la comunidad que sigue nuestros proyectos, y para eso, muchas veces hay que sacrificar rentabilidad. Tanto en mi visión como en la de mi socio, Steve Leiman, está superclaro, y es lo que genera que la plataforma no pare de crecer.

¿Qué lección o experiencia enriquecedora recordás de tus inicios?

– Hay dos cosas que fueron claves para mí: la primera fue organizar un pequeño lugar que se llamaba BarFly a finales de los 2000, donde todos los jueves armábamos una producción a medida modificando ambientación, luces y artística del local. Esos primeros pasos me generaron la pasión por el mundo de la producción y me hicieron dar cuenta de que iban de la mano de mi carrera de DJ. Todo lo hacíamos a mano y a pulmón. Me dio muchas herramientas para lo que vino luego. La segunda fue en mis épocas de Mr. X para Red Bull, donde encontré una plataforma que tenía mi misma visión y un estándar de trabajo que me formó como productor. Creo que mucho de lo que representa Unlock hoy son valores y la visión que compartimos con Red Bull. Aprendí mucho entre millones de experiencias que tuvimos al recorrer tantos años, más de una década.

¿Cuáles fueron tus mayores logros personales y profesionales?

– Personales, sin lugar a dudas, mi familia. Creo que en un mundo donde todo está tan desdibujado, tener una familia sólida es algo superimportante. El balance con mi mujer me da un gran equipo y lo siento como un gran logro. En lo profesional, mi mayor éxito es trabajar de lo que me gusta y sostener un proyecto como Unlock por más de 12 años en continuo crecimiento. Este año montamos ArtLab en vivo en CCK e inauguramos el quinto piso dedicado al arte digital y la música experimental. Fue un gran logro y es un proyecto que tenía en mente desde hace muchos años. En un momento en que la música electrónica tiene tantas controversias en nuestro país, que el principal centro cultural de la Argentina me seleccione como curador es algo muy fuerte.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

– Se viene un verano increíble en Punta del Este. El 29 de diciembre arrancamos con Unlock Sunset en el mítico Casa Pueblo, donde luego de muchos años Carlos Alfonsín –uno de mis mentores como DJ– vuelve a tocar en ese horario acompañado de varios amigos del sello. Hace mucho que queremos hacer ese evento en el museo. Será únicamente para 300 invitados con un ticket open bar. El 31 de diciembre hicimos el clásico Unlock New Year´s Eve en el viñedo Narbona. Mientras tanto, el 7 de enero será el Highlights Festival, en el que habrá dos escenarios, gastronomía, juegos para niños y un área de bienestar y relax dirigida por El Arte de Vivir, donde tendremos diversas actividades. Juana Molina y Jorge Drexler serán los headliners del Main Stage junto a Villa Diamante, Silver City, Poncho, Ibiza Pareo, SRZ, Charec y Kobra Kei. El escenario ArtLab, dirigido a la música electrónica, estará liderado por los alemanes Dewalta y Janina, y estaremos tocando junto a Fosky y los locales Mangles Gulp y Abda. El festival empieza a las 13 y termina a las 24 con un cierre de fuegos artificiales, y contará con actividades para niños durante todo el día.

Entradas para el Highlights Festivalacá