La agrupación uruguaya regresó a Buenos Aires y presentó su más reciente producción discográfica, 'Destilar', con un show de más de dos horas.

Si hay una banda uruguaya que puede considerarse “de la casa”, esa es La Vela Puerca. Este grupo de amigos que, con su letra y música, se ganaron el corazón de los argentinos, congregó el pasado 3 de noviembre a su fiel fanaticada en el Club Ciudad de Buenos Aires para presentarles su más reciente álbum: Destilar.

Desde tempranas horas decenas de personas abarrotaron toda la zona de Nuñez, obligando a que el barrio entero se enterara que La Vela Puerca estaba en la casa. La espera fue larga, pero a las 21:45, cuando se apagaron las luces y José “PP” Canedo marcó cuatro, el tiempo se detuvo. Ni siquiera los aviones que pasaban detrás del escenario podían distraer a los entregados fanáticos que ondeaban sus banderas y cantaban con el alma.

“Gracias por arrimarse hasta acá”, fue lo primero que dijo el “enano” Sebastián Teysera, en medio de un set que mezclaba lo nuevo con lo viejo. Es que si bien, la banda ejecutó en su totalidad su más reciente producción, decidieron hacerlo por bloques.

Con el mismo orden del disco, “Velamen” marcó el inicio de la presentación, pero antes del esperado “Mi diablo”, pudimos escuchar canciones antiguas como “Sin avisar” o “Clarobscuro”. “De negro y rojo” fue el momento perfecto para que las chicas, montadas sobre hombros, mostraran su pañuelo verde, mientras “El señor” activó los pogos con Teysera despojado de su guitarra y rockeando a dos voces junto al “cebolla” Cebreiro. “La luna de Neuquén” sería la encargada de calmar las cosas y crear un ambiente más sentimental.

Así, entre clásicos y novedades, continuó la noche hasta llegar a “Aprendiz”, el último tema de Destilar. A partir de ahí fueron todos hits. Hubo momentos para la reflexión pero también momentos para la fiesta, como cuando apareció Manolo -exbaterista- para cantar esa inigualable versión que hace La Vela Puerca de “El Gavilan”, un tema del folklore venezolano muy popular en la tierra de Bolívar.

“Sé que la cosa esta jodida y por eso les agradezco que hayan hecho el esfuerzo de venir hasta acá. Esta canción es para ustedes, porque algún día va a escampar”, fue el discurso de agradecimiento que daba el enano Teysera para introducir a “Va a escampar”. El tema fue uno de los más coreados de la noche junto a “El Profeta”, “Zafar” y el infaltable “Llenos de Magia”, encardado de darle cierre a un show que duró más de dos horas.  

Una gran multitud de gente que saltaba y coreaba era lo que podía verse desde arriba del escenario mientras la banda, extasiada, sonreía. “Muchas gracias por las voces, a José lo dejé en casa, vayan cantándola ustedes en el camino” dijo Teyseira al finalizar, refiriéndose al tema “José Sabía”, uno de los ausentes de la noche.

La Vela Puerca presentó en vivo su nuevo disco y demostró una vez más su poder de convocatoria. Ya son más de 20 años apostando a una música que aporte algo a la realidad social. Ahora será el turno de Santa Fe, donde se presentarán el próximo 16 de noviembre