El domingo 13 de noviembre se realizará en Tecnópolis la segunda edición del festival Music Wins. El evento donde se mezclan las culturas mainstream y under presenta un line-up variopinto y de excelencia.

El indie es una de las cuestiones más elásticas de la industria. Lo que alguna vez nació como un movimiento de bandas independientes que recorrían estrechos y floridos senderos –lejos de las grises autopistas del mainstream– hoy parece no estar atado a la autarquía, sino más bien luce como un movimiento de bandas que apunta a determinados estándares musicales. En ese contexto, el Music Wins marca la diferencia basándose en grupos y solistas desarrollados en el género, produciendo un quiebre en la cultura de nuestra tradición recitalera. Con una especial curaduría musical y ambientación, el festival se encuentra a la altura de los grandes festivales que marcan tendencia en el mundo. El under y el mainstream, el indie, lo clásico y lo postmoderno se dan cita en el festival, y estos son algunos de los artistas que no podés perderte.

Primal Scream

La banda tranquilamente puede ser vista como la sinécdoque de la música británica de los años 80 y 90. Fundada por Bobby Gillespie mientras era parte de The Jesus and Mary Chain, en el año 1991 redefinieron los límites del rock británico incluyendo el dance en su disco Screamadelica. La revolución fue tal que, a partir de ese disco, el house y el dance fueron aceptables para el rock del mainstream. De la mano de Chaosmosis (su undécimo álbum de estudio editado en marzo de este año), la piedra fundamental del rock alternativo británico será una de las principales atracciones del festival.

Air

El amor, la imaginación y el sueño de Air regresan con su perfume francés luego de su visita del año 2009. La banda de Jean-Benoît Dunckel y Nicolas Godin se destaca por su sonido electrónico con tintes de psicodelia de los años 70. Con el uso de diferentes instrumentos como el Moog, el Korg MS20, el Wurlitzer y el Vocoder, juegan con la improvisación en vivo y las versiones extendidas o alteradas de las canciones de estudio. “Conseguir que la gente se vuelva loca con una canción depende más del sonido que de las letras. Las letras importan menos”, dicen sus miembros.

Courtney Barnett

La elegida de los melómanos exquisitos. La australiana rompió todos los esquemas con su aclamado álbum debut, Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit. Los espíritus de Jimmy Hendrix y Kurt Cobain suelen darse un paseo por las guitarras de Courtney, que con sus letras irónicas y recitadas a la hora de cantar, se convertirá en uno de esos artistas que todos querrán volver a ver pronto. Imperdible.

Mac DeMarco

El canadiense que conquistó el mundo con Salad Days ya visitó nuestro país en el año 2014. Con un sonido lo-fi (el disco fue grabado en su casa), debutó en el puesto N° 30 del Billboard 200. En el 2015 Mac DeMarco acaparó nuevamente la atención de la industria y el público con Another One, un trabajo de ocho canciones que lo trajo nuevamente a nuestro país agotando entradas. Un romance afirmado.

The Brian Jonestown Massacre

La banda liderada por el extravagante Anton Newcombe llega por primera vez a Buenos Aires. Con más de 20 años de carrera, el grupo acumula una historia llena de conflictos, peleas y rivalidades. La creación constante es su motor, con 15 discos de estudio (hubo un año en el que llegaron a sacar tres) y pocos shows en vivo debido al carácter conflictivo de su cantante y fundador. Ver a TBJM en Buenos Aires será realmente un hito, ya que además de ser la primera visita de la banda, no son muy adeptos a las giras.

Para comparar tu entrada podés hacerlo vía Ticketek