Los fanáticos de House of Cards no van a saber si el presidente Frank Underwood (Kevin Spacey) va a ganar las elecciones o recuperar a su esposa hasta que la cuarta temporada salga al aire en otoño de 2016. Sin embargo, el compositor de la serie, Jeff Beal, espera presentar la música que va a caracterizar esta nueva etapa antes de esa fecha. 

Beal escribió una sinfonía para House of Cards de 55 minutos, sincronizada con imágenes del show, que planea llevarla a cabo junto a orquestas alrededor del mundo. “Trabajé esta creación en el Eastman School un par de meses atrás, y estamos en las primeras etapas de resolver todo el tema de los derechos”, le confesó a The Hollywood Reporter en el Film Music Festival de Cracovia. 

Su objetivo es estrenar la sinfonía para fines de 2015 y está trabajando con Columbia Artists Managment Inc. (CAMI) para resolver la logística de la presentación de su obra. 

Beal habló con The Hollywood Reporter* acerca de este nuevo proyecto:

-Escupí todo lo que puedas de la cuarta temporada. 

–¿Aparte del hecho de que todos se mueren? [risas] Acabo de recibir el guión así que solo conozco la temporada a grandes rasgos. No puedo decir mucho, a excepción de lo que ya se vio en el final de la tercera: el presidente Underwood no es muy popular, va a tener que ganar una elección real en algún momento, y su esposa lo abandonó, lo que considero como la parte más devastadora. Me encanta cómo la historia se va desarrollando musicalmente; mientras la serie avanza, yo también tengo que ir destapando la siguiente capa de la cebolla. 

-¿Te divierte cuando la serie se traslada  a nuevos escenarios? Por ejemplo, en la última temporada cuando Frank y Claire Underwood (Robin Wright) fueron a Rusia. Supongo que eso te da el pie para experimentar nuevos sonidos…

-Amo esa parte de la tercera temporada: cuando Claire libera al disidente. Es muy divertido musicalmente. Aquí estamos en Europa del Este. Hay una cierta musicalidad de esta zona que es muy cara, y yo crecí con ella. Algunos de mis héroes eran Stravinsky, Prokofiev, Bartok. Ese lenguaje siempre me atrajo. Toda la historia del Valle de Jordán e Israel fue muy interesante, ya que permitió que la música tuviera otros matices. Él es presidente, su vida está bajo la mirada del público a nivel global, por lo que quedaba bien ampliar la paleta de sonidos. 

-¿Para qué personaje te gusta escribir más?

-Siempre debo empezar con Frank y Claire, pero me intereso más por lo que  hay debajo de esa superficie. Doug Stamper (Michael Kelly) es siempre un personaje divertido. Hay algo muy trágico y conmovedor en él. Para todos estos personajes y especialmente por Doug en la segunda temporada, había muchas maravillosas secuencias donde él caminaba en una habitación mientras pensaba: esos  momentos son muy emotivos, pero ningún personaje habla. Para un compositor esos minutos son un espacio de diversión, ya que depende de vos para definir el ambiente y darle una voz dramática. 

-¿El director ejecutivo Beau Willimon te dijo algo de cómo hacer tu trabajo?

-Los primeros episodios, que fueron dirigidos por David Fincher, establecieron una forma de pensar que fue de mucha ayuda. David hablaba mucho acerca de las metáforas, una parte muy importante en la escritura de Beau. La música debe ir más allá de lo obvio, más allá de lo que el espectador ve y debe llegar a un plano más metafórico. Siempre escribí la música de las temporadas antes de ver las imágenes. Simplemente me baso en la lectura del libreto.

-¿Ya empezaste la cuarta temporada?

-Voy a empezar ahora. Estuve digiriendo la trama y voy a empezar a escribir algunos temas. Es entretenido porque puedo pensar todo musicalmente, solo enfocándome en qué se va a transmitir. Me puedo explayar. No tengo que pensar: “El personaje va del punto A al B, tengo 40 segundos“. 

*The Hollywood Reporter y Billboard son publicaciones de la editorial Prometeus.