Repasamos los orígenes y el desarrollo de los grupos extremadamente fanáticos de un artista.

Gritar, llorar y jurar amor eterno: tres premisas básicas que hay que cumplir para ser un buen miembro de un “ejército de fans”. Los Directioners no fueron los primeros en convertir la devoción por su artista favorito en un espectáculo —y no serán los últimos.

La evolución de los fan armies:

Lisztomanía

La forma en que tocaba el piano el compositor húngaro Franz Liszt en el siglo 19 inspiró una reacción por parte del público que el poeta Heinrich Heine describió como una “verdadera locura”, anticipándose dos siglos al fandom que ahora conocemos.

Bobby-Soxers

Con sus medias bajas, zapatos estilo “montura” y faldas por debajo de la rodilla, estas chicas fueron los primeros miembros del “ejército de fans de la música popular”: se desmayaban por Frank Sinatra durante la Segunda Guerra Mundial.

Beatlemaníacos

¿Hasta qué punto llegó el amor de estos fanáticos? En 1966, los Beatles abandonaron su gira, en parte, porque sus presentaciones no podían escucharse por los frenéticos gritos del público.

Kiss Army

Este clan fue fundado en 1975 por dos chicos que presionaron a una estación de radio de Indiana para tocar junto a Kiss, su banda preferida. Desde ese momento, el club de fans del grupo pasó a convertirse en una institución de rock ‘n’ roll (que requiere tener un carnet).

Menuditis

El alcalde de New York Ed Koch quedó tan impresionado con la devoción de la gente por Menudo que calificó a la banda como “más grande que los Beatles” cuando agotaron las entradas para Radio City Music Hall en 1983.

Juggalos

Estos eran fans de los Insane Clown Posse. Desarrollaron su propio lenguaje y características. Por ejemplo, debían llevar maquillaje facial parecido al de un payaso.

Little Monsters [pequeños monstruitos]

Originalmente, los admiradores de Lady Gaga llamaban a su clan como Gagarazzi —en honor a la canción Paparazzi—, pero Lady Gaga alias Mamá Monstruo [Mother Monster] los rebautizó como “Pequeños monstruitos” y se tatuó ese nombre en su brazo.

Swifties

Taylor Swift quiere que sus fans se sientan como si fuesen sus amigos: los invitó a su departamento para una escucha previa de 1989 y los contactó por Tumblr para preguntarles qué setlist les gustaba para su gira.