Reseña de I Still Do, probablemente el último álbum del guitarrista.

Tras confesar que tocar la guitarra se le complicó debido al daño en los nervios de sus manos, el álbum más reciente de Eric Clapton, I Still Do, adquirió otra perspectiva: probablemente sea su último álbum. A pesar del dolor, el guitarrista estaba determinado a finalizar el trabajo empezado, ya que reconoció que se hubiese deprimido si se quedaba en su casa.

Pareciera que el propio Clapton, al menos en el LP, se rehusara a aceptar el final de su carrera —es más, recientemente, los Rolling Stones confirmaron que el músico colaboró en su próximo álbum. El titulo I Still Do [en castellano, “todavía lo hago”] puede interpretarse de muchas maneras, pero en el fondo, todas son declaraciones de presencia. En un 2016 que se llevó a varios iconos de la cultura popular, Clapton pareciera enfrentar a sus miedos, consciente de su enfermedad.

El blusero británico admitió que saber reconocer cuándo es tiempo de dejar la guitarra antes de que alguien se lo haga saber. La última canción de su álbum  I’ll Be Seeing You, popularizada por Billie Holliday, podría estar dejando un mensaje de despedida. “El retiro es una de las cosas que me está acechando. Me encanta esa canción y las emociones que me produce. Y por si no vuelvo a sacar otro disco, quiero dejar por sentado cómo me siento. Puede ser que me esté despidiendo. Pero creo que he estado haciendo eso hace rato”.

I Still Do —producido por Glyn Johns, quien también trabajó en Slowhand (1977)— es un álbum triunfal. No se nota su predicamento en lo que respecta la obra de sus manos. Algunos temas, como el cover de Alabama Woman Blues —de Leroy Carr— y Spiral, son muestras perfectas del Clapton eléctrico y moderno. Catch The Blues es más reminiscente a clásicos como Change The World, mientras que Can’t Let You Do It tiene sabor a shuffle funky blusero al mejor estilo Stevie Wonder. La melancolía está a lo largo del disco, pero puesta donde se debe, en el tono y en la voz.

El disco también incluye interpretaciones de Robert Johnson (Stones in My Passway), J.J. Cale (Can’t Let You Do It; Somebody’s Knockin’), Bob Dylan (I Dreamed I Saw St. Augustine) y Paul Brady (I Will Be There). En este último track, los créditos mencionan a “Angelo Mysterioso”, lo que inspiró rumores de que el tema contaba con alguna colaboración de George Harrison: ese alias es casi igual a “L’Angelo Mysterioso”, el seudónimo que usó el Beatle en Badge, la canción que escribió junto con Clapton para el álbum de Cream de 1969, Goodbye. No obstante, Clapton aclaró: “No es George. La persona que participó quiere preservar su anonimato. Hicimos un arreglo, así que no voy a revelar quién es”.

En este ultimo tema, los creditos mencionan a “angelo mysterioso”, lo que inspiró rumores de que la cancion contaba con alguna colaboracion de George Harrison:…”