Los hermanos sudafricanos vuelven a nuestro país y presenta su nuevo disco, en el que siguen explorando los desórdenes mentales.

Kongos está por arrancar su gira latinoamericana. El primer destino es nuestro país, el lunes 17 en Niceto Club. Es la segunda vez que vienen (la anterior fue en 2015) y la excusa que enarbolaron fue el deseo de presentar su trabajo más reciente, Egomaniac, que incluye, entre otras cosas, una dulce referencia a nuestra tierra. Johnny Kongos, tecladista y acordeonista, nos compartió algunos detalles.

La última vez que vinieron tocaron en el Lollapalooza. Ahora tocan en Niceto. Son dos cosas distintas. ¿Qué prefieren, un ambiente más íntimo o un público más amplio?

Las dos tienen sus ventajas. No hay nada que se compare con tocar frente a 10 mil o 15 mil personas. Hay una energía distinta. Estás expuesto de otra manera, ante gente que no necesariamente conoce tu música. Al mismo tiempo, cuando tocás en un show propio, con un público más chico, estás tocando ante fanáticos en serio. Conocen tu música, entonces podés tocar sets más largos y canciones más profundas.

¿En qué se diferencia su nuevo disco, Egomaniac, de su disco anterior, Lunatic?

Las distintas técnicas de producción. Usamos más instrumentos electrónicos esta vez. Las canciones están distintas, llegamos al punto más rápidamente. Eso es algo que aprendimos en las sesiones de Lunatic. También hay una relación con las canciones melódicas, que siguen mostrando claramente el sonido de Kongos.

Una de las canciones nuevas dice “Argentina está muy al sur. Deberían acercarla más a mi casa.” ¿De dónde vino eso?

Esa canción la compuso Danny [guitarrista]. Es un tema sobre la noción ridícula que tienen todos de pensar que al mundo le iría mejor si fuese uno mismo el que lo controla. La letra tenía a Australia en lugar de Argentina, pero todos dijimos que nos gustaba más Argentina, y entonces lo cambiamos. Queremos que estén más cerca nuestro así podemos venir más a menudo.

El álbum se llama Egomaniac, y el anterior Lunatic. Se identifica una temática. ¿Fue por alguna razón particular?

En el caso de Egomaniac, fue algo que ocurrió naturalmente. Cuando pusimos las canciones en común, notamos esta temática general sobre el narcisismo y lo ególatra. No diría que fue accidental, pero no fue que pensamos el título de antemano. Siempre tratamos de investigar aspectos de la psicología y los comportamientos que vemos en otras personas y en nosotros mismos. La egolatría es un concepto que siempre penetró la historia. En cuanto a su relación con Lunatic, lo tuvimos en cuenta, pero fue más una coincidencia que otra cosa. Una vez que nos dimos cuenta de la temática, nos dio satisfacción ver que andaba muy bien con lo que trabajamos en el álbum anterior. No sé cómo se va a llamar el próximo disco; quizás seguimos por esa línea.