El compositor que está definiendo la historia de la música en español en el mundo refuerza su veta como intérprete con el lanzamiento de "Repeat" junto a Beele.

En plena era dorada de la canción en español, se podría decir que Kevyn CruzKeityn – es uno de los responsables. El artista oriundo de Palmira, Cali, Colombia escribió algunos de los éxitos que más suenan en la última década: «Tusa» y «Hawaii» son algunos de ellos. El primero (para Karol G y Nicki Minaj) rompió el récord de semanas en la cima del Billboard Argentina Hot 100 (24 semanas) y el segundo (para Maluma) ocupó el 1º del ranking durante ocho semanas.

Ahora, luego de inaugurar su faceta de intérprete con «Nueva Versión», el artista vuelve a pasarse al otro lado de la ecuación y presenta el segundo sencillo de su trayecto como intérprete «Repeat». Se trata de una colaboración junto a su amigo y colaborador, Beéle.

¿Qué sentís con la salida de «Repeat»?

Es muy gratificante, es mi segundo sencillo en la calle. Esta canción significa mucho para mí, colaboro con Beele, un gran artista y amigo. Estoy emocionado.

¿Qué se siente estar del otro lado?

¡Se siente bien! Es una nueva experiencia, tengo que cojerle el gusto y la comba, aprender a vivir con ella.

¿Por qué Beele?

Es un gran artista y creo que la canción lo ameritaba. una voz como Beele. Aparte es un gran amigo mío, quería darme la oportunidad de hacer un feat con él.

¿Y qué hay del video?

Disfruté mucho el video! Es muy duro. La cámara siempre dando lo que viene, me disfruté mucho haciéndolo.

Sos un compositor de miles de canciones y sobre todo hits, ¿sos consciente de que estás definiendo la historia de la música?

Claro que sí. Es lo mío, nunca voy a dejar de hacerlo. Componer canciones es mi esencia y no quiero dejar de componer para los demás. Se siente bien que tales canciones han salido de uno, nunca lo voy a dejar de hacer.

¿Qué es lo más emocionante de ponerse en la piel de otro artista?

Casi nunca busco ponerme en los zapatos de otro artista, simplemente dejo fluir. Cuando tengo la canción, busco el padre de la canción, un artista.

¿Qué diferencia hay en componer para uno y para un otro?

No mucha! Aprendí a notar que mis canciones tienen un sello, no hay mucha diferencia. Aunque cada tipo de canción es diferente, entonces intento buscarle un padre que pueda sacarle el máximo jugo a esa canción. Una «Tusa» no podía ponérsela a Balvin, por ejemplo.

Componés canciones increíblemente populares, ¿qué se siente que tanta gente conozca tu obra y no tanto a vos?

Bueno yo decidí eso, ser el que está detrás de la vuelta. Me gusta ser bajo perfil, siempre preferí la tranquilidad. Con tal de que se me respeten los porcentajes, autoría, derechos morales, estoy contento con eso.

¿Creés que tenés un don?

No sé si llamarlo don. Conozco muchos compositores y escritores demasiado duros. Creo que es un talento que he perfeccionado con el tiempo y que aún me falta mucho por perfeccionar.

Canciones escritas por Keityn

¿Qué aprendiste en este oficio?

Es muy relativo. Siempre me he sentado con mi guitarra, pero la vuelta ha crecido mucho y me tengo que sentar con grandes productores y personas, así que he tenido que cambiar mi estilo de trabajo. Siempre trato de mantener la esencia con la empecé, la guitarrita.

¿Cuándo sabés que una canción es buena?

No te lo puedo decir porque es algo que tú tienes que sentir. Uno no sabe cuál es el palo. Mis canciones favoritas no han sido el hit mundial, al contrario. Es muy raro saber qué va a pegar. Tienes que sentirlo. Lo que sí puedo aconsejar es que hagan canciones que los hagan felices, nada solo porque sientan que va a pegar, porque esa es la canción que te va a dar a conocer como compositor, artista, cantante; y si no te gusta lo que expones a la gente, no te vas a sentir tú.

¿Cuáles son tus preferidas?

«Falsas Promesas» de Sech me encanta y nunca fue un boom, «Anaranjado» de Jowell y Randy también. Sonaron, pero no a nivel de «Hawai» o «Tusa», que no son mis favoritas.

No hay fórmulas

No hay fórmulas. Uno no sabe qué va a pegar y en estos tiempos menos.

¿Emocionante?

Sí, es demasiado loco. A veces frustra… en verdad no frustra, pero da mucha incertidumbre.

¿Qué te sirve a vos a la hora de componer?

Fluir, si no te sale algo no esforzarte. No te quemes la cabeza. Cambia. El ocio es también importante, tener la cabeza fresca. Dejar el negocio a otra persona y enfocarte en el arte y distraerte, hacer cosas diferentes.

¿Cuál es tu distracción?

Me gusta jugar al FIFA, ir al cine, dormir mucho, estar con mis perros, viajar.

Muchos compositores dicen que para escribir hay que vivir, ¿qué pensás de eso?

Si te soy sincero, el 90% de mis canciones no las he vivido. Mis canciones tienen letras muy pensadas a partir de cosas que les pasan a mucha gente. Son cosas que pasan en la vida cotidiana. No tienes que vivir cosas, simplemente tienes que saber historias.

¿Alguna anécdota?

«Repeat» la hice en pandemia. Se la mandé a muchos artistas y no pasaba mucho. Se la mandé a Karol G, le gustó, pero nunca pasó nada porque es una mujer muy ocupada. Me gustaba, así que la hice yo.

¿Con qué artista te queda pendiente trabajar?

«Anaranjado» iba a ser para Bad Bunny, la había cogido, pero cuando se volvió productor ejecutivo del álbum de Jowell y Randy, decidió dejársela a ellos. Todavía me queda sacarme esa espinita con Benito. Estamos ahí, tiene música mía, pero hasta que la suelte es otro paso.

¿Algún artista que ya no esté?

Soy muy salsero. Ruben Blades, Gilberto Santa Rosa, son artistas que me influyeron mucho. Me gustaría hacer algo con ellos.

¿Explorarías otros géneros para componer? ¿Cuánto?

Me gusta mucho salirme de lo mío. He hecho mucha bachata, funky, rock, ska, he hecho mucho y espero que este año salgan. Escucho de todo, tengo una playlist «inspiración», hay de todo y mucho en inglés. Que no hablo, pero escucho.

¿De Argentina?

Me encanta lo que está pasando en su país. La nueva ola y el apoyo que se dan, es muy loco, no paran. He hablado con Bizarrap, me enviaron un beat para trabajar con un artista. Me gusta mucho lo que está haciendo Maria Becerra, TINI, Sael. Los argentinos están muy poblados.

Nunca tomaste clases, más que músico, ¿te considerás un poeta?

Poeta es una palabra bastante grande! Si tu lo dices, yo no puedo autodenominarme poeta. Me da cosa. Pero si tu lo dices. Mucha gente ha dicho que mis canciones fácilmente pueden volverse poesía si las lees como tal, pero no me puedo poner en esa posición.

¿Qué tal con el escenario?

Es algo demasiado heavy. Soy social, pero un poco tímido, escondido. Tengo que practicar mucho, no e veo aún en un escenario. Creo que se irá dando con el ritmo de la vida de artista.

¿Qué sigue en tu proyecto?

Como artista, cero expectativas con este sencillo. Quiero ser feliz, soltar cosas que me hagan feliz y esperar. Como compositor, vienen grandes colaboraciones que no he hecho antes, con Ricky Martin, con Balvin otra vez, con Shakira, artistas que no había explorado. Artistas nuevos para mí.

Es la era de las colaboraciones, ¿qué pensás de eso?

Creo que el género urbano es grande gracias a las colaboraciones. A que no hubo ese ego de «hago lo mío» de otros géneros. Creo que en otros géneros era muy difícil verlo. Aquí el ego se deja de lado, así que apoyo esa etapa de los feats. No apoyo mucho los remixes, depende el caso, pero no soy tan dado con eso.