El freestyler habló previo a su batalla con Naista en la quinta jornada de FMS Argentina

Por Julián Mastrángelo

Este año, la FMS Argentina cuenta con exponentes que transitaron la liga desde sus inicios, como Papo, Klan o Tata – quien primero fue jurado y ahora es competidor – y freestylers que están transitando su temporada debut después de un largo ascenso, como Larrix, Zaina o el oriundo de Mar del Plata y protagonista de esta nota, Katra. 

Gonzalo Joaquín Tarillo comenzó su camino en el freestyle hace ya 10 años en su ciudad natal, donde compartió plaza, escenario y competencias con exponentes de la escena del momento, tanto históricos como actuales. Luego de unos años en el circuito, decidió volcarse al estudio durante más de tres años, pero finalmente el freestyle volvería a llamar a su puerta en época de cuarentena. “Hice tres años de abogacía y fue un tiempo bastante sedentario en mi vida, cuando llegó la cuarentena, lo único que tenía era un parlantito y una mesa de ping pong… No me quedó otra que volver a rapear para alivianar la cabeza”, compartió. 

Luego de protagonizar una de las mejores ligas de ascenso hasta la fecha, Katra se encuentra disputando esta temporada de FMS con el objetivo de permanecer en ella y poder forjar un nombre junto a los mayores exponentes del freestyle de la Argentina, y quienes son también sus amigos. “Con Larrix sigo entrenando hasta día de hoy, todavía no nos enfrentamos en esta liga pero nos conocemos muy bien. Hoy en día él tiene la posibilidad de ser campeón mundial, y me dice que tengo las posibilidades de también serlo. Quiero quedarme en la liga y seguir sumando puntos”, reflexionó.

¿Cómo te trata este año, Katra?

Estoy muy feliz, la vida me viene tratando muy bien. A veces uno se queja de lleno pero últimamente estuve recibiendo varios mimos del universo así que estoy contento. 

¿Esos mimos son relacionados con el freestyle o personales?

Un poco de cada lado. Profesionalmente estoy atravesando uno de mis mejores momentos pero siempre creo que el horizonte está mucho más adelante. Trato de encontrar la felicidad en lo personal porque uno no puede vivir pensando en el trabajo 24/7.   

Tuviste cinco horas de viaje para llegar hasta acá, ¿cómo afecta el tiempo de viaje tu vida diaria?

Particularmente soy del interior pero por suerte no tengo tanto tiempo de viaje como otros freestylers que son de provincias mucho más lejanas como Tierra del Fuego o Salta. Aprendí a entender que la profesión no es solamente subir y rapear contra otra persona sino que también es moverse entre semana, y mucho. Hay que entender dónde estar, cómo estar y ponerle cuerpo a la profesión.

¿Recordás ese movimiento antes de que pudieras dedicarte al freestyle?

Rapeo hace ya 10 años. En esa época no existía la posibilidad de vivir del freestyle como tal. De todas formas disfrutaba muchísimo viajar a otras ciudades para conocer raperos y medirse contra otros artistas. Yo hice tres años de abogacía y fue un tiempo bastante sedentario en mi vida, cuando llegó la cuarentena, lo único que tenía era un parlantito y una mesa de ping pong… No me quedó otra que volver a rapear para alivianar la cabeza. De la nada me volví a enamorar del freestyle y me encontré con que estaba primero en la tabla de ascenso un tiempo después.

¿En algún momento pensaste en poder competir contra históricos como Papo, Tata, Dtoke y demás?

Con Papo teníamos un historial bastante interesante. Aprendí muchísimo de él, fue de las personas de las que más aprendí de este ambiente y fue uno de los que más fichas me puso al principio. Tenemos cruces que realmente van a quedar en mi memoria para siempre. Con el tiempo él se volvió la figura que todos conocemos y tengo el gusto de decir que pude ver todo ese camino.

La jornada en Corrientes es contra Naista, un viejo conocido

Es una batalla que a los dos nos llega mucho porque nos hemos cruzamos muchísimo en el ascenso. Nos tenemos mucho respeto competitivo y también mucho cariño como personas. El ascenso te lleva a tener que manejar situaciones desagradables a veces, y si uno supera eso termina realmente conociendo a la persona tal y como es. Es la primera batalla que me toca contra un ascendido, así que diría que es un enfrentamiento que por lo menos de cara al público estamos de igual a igual.

¿Existe un recorrido artístico fuera del freestyle?

Tengo un grupo con el Dybbuk, que hoy está primero en el ascenso, nos llamamos Dupla Bardo. Todavía no estamos pensando en mixtapes o álbumes, estamos yendo sencillo a sencillo disfrutando del proceso creativo. Feliz de poder explorar esa faceta. 

Quizás los vemos en Billboard en 2023 a puro lanzamiento

Quién te dice. Tengo entendido que va a haber una presentación muy linda a fin de año relacionada con FMS. No puedo decir mucho más pero por suerte siento que nuestro fuerte está en el vivo. Nos ha pasado de presentar canciones en competencias y que se aprendan la letra en el momento… El feedback es muy bueno. Es muy distinto a la competencia porque ahí estás contra el otro y en el momento del show y la canción es todo amor, están todos puestos para agitar eso.