La banda se prepara para el festejo más grande de su carrera, que se celebrará el 7 de noviembre. En diálogo con Billboard, el Mono confirmó que la fiesta se completará con el lanzamiento de un nuevo álbum.

Pasaron 20 años desde que Kapanga se hizo popular gracias a esa mezcla de cuarteto y rock que hasta ese momento ninguna banda había experimentado. Aquellos primeros hits, como El mono relojero y Me mata (canción de la Mona Jiménez), dieron paso a otros clásicos que son inevitables a la hora de bailar en una fiesta, como El universal, Rock y En el camino, y otros que revelan las influencias beatleras del grupo, como Desearía. Kapanga fue ganando un espacio en la escena nacional, con participaciones en los principales festivales y sembrando una amistad con otros colegas, como Los Auténticos Decadentes, Babasonicos y Las Pastillas del Abuelo, entre otros.
La banda va a celebrar las dos décadas de vida con un recital en el Luna Park el próximo 7 de noviembre, donde repasará los clásicos y adelantará temas de su nuevo disco, que acaba de grabarse. Así lo confirmó el Mono, cantante del grupo, en diálogo con Billboard.

¿Cómo se está preparando Kapanga para el Luna?
– Además de festejar los 20 años grabamos un nuevo disco. Podríamos haber hecho solamente los festejos, pero nos quisimos complicar la vida [risas]. El álbum está en etapa de masterización, lo hicimos en nuestro estudio, que inauguramos para esta ocasión. Lo vamos a lanzar el mismo día del Luna Park. Es un regalo para los fans y tiene varios invitados: Piti Fernández, de Las Pastillas del Abuelo, canta en un tema que se llama Juntos; el Pollo, de Las Pelotas, grabó varios vientos (trompeta, trombón, saxo, flauta traversa); Los Decadentes participan en Amigos; y también invitamos a Fernando Ruiz Díaz, de Catupecu, y a Ivonne, la excantante colombiana de Bandana.

¿Van a presentar el álbum ese mismo día?
– En el Luna vamos a tocar un par de temas del disco nuevo. El año que viene presentaremos el disco como corresponde. Pero ahora estamos preparando un show de entre 22 y 25 canciones: de ese listado hay 16 que son inamovibles, que nosotros sabemos que tenemos que tocar sí o sí. Y ese resto que queda, vamos a meter algunas nuevas y otras que no fueron corte de difusión pero que la gente transformó en clásicos.

Si bien sacaron hace poco un DVD con un show en el Konex, ¿van a filmar el show del Luna?
– Desde que se hizo más accesible la tecnología, grabamos todo, desde el trabajo cotidiano hasta los grandes shows como este. Después veremos qué hacemos con las imágenes.

Luego de 20 años, ¿qué lugar tiene Kapanga en la historia del rock?
– Y, nos ganamos nuestro lugarcito a base de tocar y demostrar que no éramos una banda que iba a durar un verano. Pasaron 20 veranos. Y acá seguimos.

¿Cuál fue el punto más alto y más bajo de la banda?
– El más alto, todavía lo estamos esperando. Y si hubo bajo, ya nos olvidamos.

Quizás el punto más bajo fue cuando el bajista Balde dejó el grupo.
– Ese fue un quiebre, pero las cuestiones de la vida no se pueden solucionar a veces. El Balde era uno de los principales compositores de la banda, y cuando decidió dar un paso al costado, Kapanga tuvo que seguir. Fue un punto de quiebre, una sensación rara, pero pasaron diez años y Memo se acopló muy bien al grupo, compone canciones y le dio otro color a Kapanga. De una mala sacamos una banda.

Kapanga fue muy exitoso con su álbum debut, A 15 cm de la realidad, que traía El mono relojero. ¿Cómo tomaron esa explosión de popularidad? ¿Se la creyeron?
– Por suerte tuvimos la experiencia de que cuando presentamos ese disco en un teatro porteño, cortamos menos de 100 tickets. Y eso que el álbum era Disco de Oro y El mono relojero sonaba en todos lados. Tuvimos un encontronazo con la realidad. Nos dimos cuenta de que mantener una carrera iba a ser difícil. Y nos hizo bien, porque pensábamos que era una papa y nada que ver. Con un súper hit no se hace una carrera.

Entradas a la venta en www.ticketportal.com.ar, www.kapanga-tickets.com y en las boleterías del Luna Park.

Foto: Guido Adler