El sencillo fue producido por Juan Cruz Marino, mezclado por Santiago Mealla y martirizado por Ignacio de la Riega en el Estudio Bulo.

“La Despedida” es el tercer y último adelanto del disco debut de Justo. Una combinación inusual entre un beat UK garage y melodías R&B pop genera como resultado una canción que posiblemente sea la mejor que exprese el corazón del disco próximo a lanzarse. Bañado con una lírica nostálgica, “La Despedida” se presenta entonces como lúcida representación del proyecto.

Con una lírica basada en la triste realización de que una relación llegó a su fin, Justo juega los vaivenes de una despedida, entre el sentimiento de sentirse prisionero de un deseo (“soy prisionero de tu propia piel”) y la dificultad de reconocer el hecho de que algo cambió (“esta situación ya no es lo que fue”). De esta forma, se intenta trasladar esa bipolaridad a la
musicalidad de la canción, con un tempo upbeat y bombos sincopados, y una voz melancólica pero energética a la vez.

“La Despedida” llega acompañado de un video realizado por Victoria Etchepare, la socia visual de Justo en todo el proyecto, protagonizado por Delfina Valente.