El tiempo de inactividad pandémico y la felicidad conyugal ayudaron a hacer las paces con su pasado. Con su álbum, Justice se hace cargo de su carrera y de su música, dice.

POR KATIE BAIN | FOTOS: SAMI DRASIN

Justin Bieber quería conducir solo. En una tarde ventosa y despejada de febrero, tres autos se detienen en una mansión en Laurel Canyon en Los Ángeles: un enorme Yukon Denali, seguido de un Tesla modelo X gris, seguido de un Range Rover negro. Dos guardaespaldas de aspecto serio salen del primer y último vehículo. Bieber emerge del Tesla; su esposa, Hailey Baldwin Bieber, baja del asiento del pasajero. Los guardaespaldas merodean cerca a una distancia respetuosa, mientras que la pareja, envuelta en ropa de gran tamaño, especialmente suave, ofrece sus conductos nasales para pruebas rápidas de COVID-19 antes de la sesión de fotos de Bieber.

Bieber lanzó Justice, su sexto álbum de estudio y el segundo en 13 meses; los cambios centrados en R&B llegaron el día de San Valentín de 2020, justo cuando el mundo estaba pasando por algunos cambios importantes propios. Los dos álbumes más recientes de Bieber han cerrado el año más tumultuoso de la historia de Estados Unidos que se recuerde, pero para Bieber, cuya vida en el centro de atención ha sido lo suficientemente extraña y tumultuosa, fue un reinicio muy necesario. “Es la primera vez que he tenido tanta consistencia y previsibilidad”, dice en Google Hangouts el día anterior, “como siempre, de verdad”. Hace una pausa. “Es realmente bueno.”

En estos días, Bieber deja de trabajar a las 18hs para que pueda pasar las tardes en el sofá con su esposa. (“El lenguaje del amor de Hailey es simplemente quedarse mirando una película”, dice). Se acuesta a una hora razonable. Se levanta a las ocho y se comunica con su gerencia para saber qué le sucedió a Justin Bieber, la estrella del pop, mientras Justin Bieber, el esposo, no estaba conectado. Utiliza un iPad para esta comunicación porque no posee un teléfono celular, lo que en realidad no es tan normal, pero le da el poder de limitar quién puede comunicarse con él. “Definitivamente aprendí a tener límites y no siento que le deba nada a nadie”, dice Bieber. “Eso me ha ayudado a poder simplemente decir que no y ser firme y saber que mi corazón [quiere] ayudar a la gente, pero no puedo hacer todo. A veces quiero, pero simplemente no es sostenible “. “Límites” es una palabra clave en el léxico de Bieber de 2021. Cuando era un fenómeno adolescente que lanzó cuatro álbumes en cinco años, y los promocionó con aproximadamente 450 paradas de gira entre 2010 y 2017, no hacer cosas que no quería hacer no era realmente una opción. Incluso el fanático de la música más casual ha absorbido el esbozo de la historia de su vida a través de la ósmosis de la cultura pop: la madre soltera, la infancia difícil, la historia del origen de YouTube, justo cuando, sin duda, están familiarizados con los momentos bajos que casi lo consumen. El otoño pasado, lanzó New Chapter, un apéndice de 25 minutos a su serie documental de YouTube 2020, Seasons, en el que reveló que hubo momentos en los que se sintió “realmente, realmente suicida”.


Hoy, Bieber, de 27 años, puede mirar hacia atrás en tiempos más difíciles con un sorprendente grado de Zen. “Puedo hablar sobre esa parte de mi vida y no sentir como, ‘Oh, hombre. Era una mala persona ‘, porque ya no soy esa persona “, dice. “También he trabajado para saber por qué estaba tomando esas decisiones. Sé de dónde venía ese dolor, que me hizo actuar de la forma en que actuaba “. (No está de más que el documental llegara en la cúspide de un reconocimiento más amplio del trauma del estrellato infantil; todavía no ha visto Framing Britney Spears, dice, “pero voy a hacerlo”). La calma de la vida en cuarentena, su matrimonio estabilizador y un compromiso renovado con su fe lo han puesto, como atestiguan todos los miembros de su círculo íntimo, “en un lugar realmente bueno”. Sin embargo, promocionar y hacer giras por un álbum significa que tendrá que dejar la comodidad de su burbuja de 2020.Con Justice, descubrirá cuán compatibles son la construcción de horarios para las citas nocturnas, permanecer bien con Dios y dormir bien por la noche con mantener una posición en el ápice del pop, si es que eso es lo que él quiere. “En este punto, he alcanzado un nivel de éxito tantas veces que sé que el éxito no es el final de mi felicidad”, dice Bieber.
Hasta la fecha, el catálogo de Bieber ha ganado un total combinado de 22,6 millones de unidades de álbumes equivalentes en los Estados Unidos, según MRC Data. Si Justice se convierte en otra historia de éxito de Bieber, será una gran victoria para su sello de toda la vida, Def Jam, donde Bieber es el príncipe del pop reinante y, según las fuentes del sello, su mayor fuente de ingresos por un deslizamiento de tierra. Alrededor del 70% de sus transmisiones y consumo de música provienen de fanáticos fuera de los Estados Unidos, y la empresa matriz de Def Jam, Universal Music Group, lo ha designado como uno de sus artistas de prioridad global, un programa internacional que en los últimos años ha apoyado a potencias como Billie Eilish y J Balvin. Eso significa que todos los recursos de UMG (“Cada dólar, cada puerta”, dice una fuente cercana a la empresa) están disponibles para garantizar que se mantenga en la cima.

Escuchar a los miembros de su equipo decirlo, es un cambio refrescante con respecto al año pasado. Bieber lanzó Changes durante un período de transición para su sello: una semana después de que saliera el álbum, se supo que el entonces presidente y director ejecutivo de Def Jam, Paul Rosenberg, dejaría el cargo. “Los cambios fueron un poco difíciles para nosotros”, dice la presidenta de SB Projects, Allison Kaye, quien durante mucho tiempo ha coadministrado Bieber con Scooter Braun. “Necesitábamos un equipo que estuviera supermotivado y listo para saltar, y no sentimos que lo obtuviéramos. Y afortunadamente, [el equipo corporativo central de UMG] intervino. Terminó siendo un álbum número uno, todo terminó siendo genial. Pero esta vez, es un escenario diferente “. (Entre los cambios prometedores: Def Jam ahora tiene un gerente de producto dedicado exclusivamente a Bieber).
Quizás nadie sea más crucial para mantener los trenes funcionando sin problemas en estos días que el propio Bieber. “Conducía esto a un ritmo tan rápido”, dice Braun de Justice. Bieber ahora presta atención a las pequeñas cosas, como las mezclas finales de sus canciones. (“Seguro que podía hacer eso por él, pero él no se rindió ante mí”, dice Josh Gudwin, productor, ingeniero y mezclador de Bieber desde hace mucho tiempo). Él toma la iniciativa en la conceptualización de actuaciones, como un concierto de transmisión en vivo de TikTok del Día de San Valentín que atrajo a 4 millones de espectadores. Es un participante activo en los ensayos. “Este es un niño al que solía tener que suplicar para ir a un ensayo”, dice Kaye, quien durante los momentos menos estables de la vida de Bieber era a menudo quien tenía que castigarlo. “Solíamos tener que quitarle las computadoras o poner a alguien afuera de su puerta para que no pudiera escabullirse”.

Ninguna de estas hazañas es especialmente notable: estar donde debes estar y preocuparte profundamente por tu producción creativa son básicamente lo mínimo en 2021, cuando el “He alcanzado un nivel de éxito tantas veces que sé que el éxito no lo es un fin, todo para mi felicidad “. caballos de batalla, creativamente o de otra manera.Pero para un hombre que admite libremente que todavía está aprendiendo a ser un artista y un adulto sano al mismo tiempo, aparecer, estar presente y hacer el trabajo con entusiasmo es un buen comienzo. En la conversación, Bieber es serio (“Te agradezco que me hayas dado una plataforma para hablar con todo mi corazón”), cariñosamente cortés (“Espero que tengas un gran día”) y, por una vez, muy emocionado de estar haciendo todo esto. “Creo que esta es la primera vez en mi vida en la que realmente disfruto el proceso de lanzar un álbum”, dice. “Ni siquiera se está convirtiendo en un jefe, se está convirtiendo en un líder”, agrega Kaye. “Es algo tan hermoso ver a alguien a quien conoces desde que tenía, como, 12 años”.

LAS CANCIONES LLEGARON RÁPIDAMENTE

Al principio de la pandemia, Bieber y Hailey se refugiaron en su casa en Toronto cuando Braun, Kaye y Gudwin comenzaron a pasarle pistas seleccionadas del grupo de demostraciones enviadas por escritores, gerentes, editores y productores. “Es una gran cantidad de material basura”, dice Gudwin sobre estas presentaciones, “pero muchas de las cosas que obtengo directamente de los compositores y productores reales suelen ser más sólidas porque tienen una idea más clara de dónde está Justin como artista y persona”. Desde el estudio de su casa, Bieber cortó las pistas que le gustaban y las envió de vuelta a este círculo íntimo. Cuando regresó a Los Ángeles unos meses después, su grabación se intensificó. Con Cambios, Bieber estaba decidido a hacer un disco de R&B, y llegó a llamar a los premios Grammy por nominarlo solo en categorías pop el otoño pasado, una decisión que calificó de “muy extraña” en las redes sociales. “Definitivamente puede volverse frustrante”, dice hoy, antes de ablandarse: “Son humanos y no pueden hacerlo bien todo el tiempo”. Esta vez, sin embargo, nada estaba fuera de los límites. Justice abarca el brillo beatífico de “Someone” hasta el guiño de Phil Collins de la era de No Jacket Required de “Deserve You”, desde el pop centrado en el R&B de “Peaches” hasta la balada acústica de “Lifetime”, que seguramente contará con muchas bandas sonoras. nupcias en el boom de bodas posterior a la vacunación de 2021. “Está cantando lo mejor que he escuchado”, dice el escritor y productor Benny Blanco, quien ha trabajado con Bieber desde su debut en 2010, My World 2.0. “Cuando estábamos haciendo Saturday Night Live [el año pasado] y él estaba haciendo estas carreras, yo era como un niño pequeño sentado allí como, ‘Wow'”.

El equipo no había planeado hacer un seguimiento de Cambios tan pronto, dice Gudwin, “pero una vez que ves una lista de canciones frente a ti, es como,” Oh, mierda. Tenemos un maldito álbum “. Creo que Justin se dio cuenta de que teníamos un álbum hace dos meses”. (Kaye, por otro lado, bromea que se dio cuenta de que “ayer, cuando lo entregaron”). Los cambios no fueron de ninguna manera un fracaso comercial: generó dos éxitos del top 10 en el Billboard Hot 100 y ha ganado 1,1 millones de unidades de álbumes equivalentes. Pero no cumplió exactamente con las expectativas. Los cambios nunca produjeron un Hot 100 No. 1, a pesar de que parecía que Bieber realmente quería uno cuando compartió una publicación de Instagram eliminada desde entonces en la que aconsejaba a los fanáticos que aumentaran el rendimiento de las listas del sencillo principal “Yummy”, entre otras cosas, transmitiendo la canción mientras dormían. (Sin embargo, logró el No. 1 en mayo pasado con la colaboración única de Ariana Grande “Stuck With U”, un sencillo benéfico que benefició a las familias de los trabajadores de primera línea). Luego, en marzo de 2020, ocho espectáculos en el estadio en el La gira de cambios se redujo a estadios debido a que la venta de boletos fue más lenta de lo esperado, dijeron las fuentes a Billboard en ese momento. (La gira se canceló más tarde debido a la pandemia).

Los cambios no eran poco comerciales en su sonido, pero los miembros de su equipo hablan de ellos como una salida estilística salvaje que enfrentó una batalla cuesta arriba desde el principio. Está Gudwin, quien lo describe casi como un proyecto personal de nicho: “Con Cambios, Justin dio lo que necesitaba dar en ese momento, y ese fue un álbum de R&B. [Justice] tiene mucha más presión por el estilo de la música “. O Braun, quien lo describe como si fuera un caso atípico en su discografía que realmente no se puede comparar con sus otros álbumes: “On Changes, él también lideró, pero eso era R&B, era un proyecto diferente”. O Kaye, quien dice que Def Jam estaba “fuera de su zona de confort” cuando se trataba de lanzar un álbum de R&B de un artista pop: “No era lo que estaban acostumbrados a hacer”. Ciertamente, parecía que su equipo estaba tratando de alejarse un poco de Cambios el otoño pasado, cuando Bieber comenzó a lanzar una avalancha de sencillos, mucho antes de que Justice fuera un álbum completamente formado. “No puedo fingir que nunca hubo un plan para publicar una [edición de lujo de] o cualquiera de esas cosas” , dice Kaye, “pero nos dirigimos a COVID y él acaba de empezar a cortar toda esta música”. Primero vino la alegre colaboración de Chance the Rapper “Holy”, luego la balada lacrimógena “Lonely”, luego el dueto de Shawn Mendes “Monster”, una cumbre canadiense de wunderkinds, y, finalmente, el propio “Anyone” de Bieber, todo lo cual se convirtió en Hot 100 golpes. (“Lonely” alcanzó el puesto número 12, mientras que los otros tres llegaron al top 10.)
Este lanzamiento al estilo de un diluvio provino de Braun y Kaye, junto con la vicepresidenta ejecutiva de promoción de Def Jam, Nicki Farag, quien ha estado trabajando con Bieber desde que lo acompañó en una serie de apariciones en la radio de un pequeño pueblo cuando él era un niño.
Inicialmente, Farag se mostró escéptica cuando Braun propuso la idea mientras le tocaba una docena de canciones nuevas el otoño pasado: “Yo digo, ‘Estás loco. ¿Quién va a querer consumir tanto Bieber en tan poco tiempo? “. Pero se dio cuenta, y hoy dice que es una forma efectiva, “nunca antes hecha”, de reintroducir estrellas como Bieber a una audiencia pop más amplia. También es una estrategia adecuada para promover la música durante una pandemia, dice Kaye. “No hay una cultura común, no hay oficina, no hay un enfriador de agua al que todos vayan”, dice. “Así que se trata de conocer a las personas donde están porque solo están hablando con sus amigos que están interesados ​​en las cosas que les interesan”. “Lonely”, continúa, fue una pista que funcionó bien en la radio contemporánea para adultos “que a mis padres les encantaba como a los amigos de mi hermana pequeña les encantaba” Monster “al mismo tiempo. Cuando solo trabajas uno a la vez, solo estás llegando a las personas con las que habla el soltero “.

El equipo también sabe que un No. 1 tiene un valor limitado. La rotación de las listas en 2020 fue históricamente alta: hubo 20 nuevos Hot 100 No. 1, la mayor cantidad desde 1991, y 12 de ellos fueron los debuts No. 1, los primeros lugares en las listas más instantáneos en un solo año. Los debuts grandes y llamativos son comunes; dando vueltas, menos.
“Sé que los patrones de consumo han cambiado, y es como, ‘Está bien, vamos a ponerlo en la parte superior, y a quién le importa un carajo si se cae'”, dice Farag, “pero obtenemos más ingresos si es constante durante meses, y eso es lo que ‘Holy’ ha estado haciendo “.
Y al final, una gran cantidad de singles número uno no es necesariamente lo que hace feliz o productivo a un artista. Purpose fue un álbum de gran éxito que generó tres sencillos ineludibles consecutivos número uno: “What Do You Mean?”, “Sorry” y “Love Yourself”.
La campaña de su álbum también terminó con la cancelación de sus últimas 14 fechas de gira, incluidos varios estadios de Estados Unidos, por lo que se describió en ese momento como “circunstancias imprevistas”, pero que, en realidad, dice su equipo ahora, fue una clara crisis de salud mental. “Estaba pasando por algo que no le estaba diciendo a nadie”, dice Kaye. “No entendíamos realmente por qué lo estábamos cancelando, simplemente teníamos que hacerlo”.
“Todo se trataba del éxito, los puntos de referencia y demás, y luego seguía vacío, ¿sabes?” dice Bieber de los capítulos anteriores de su carrera. “Todas mis relaciones estaban sufriendo, pero tuve todo este éxito y todo este dinero, y simplemente no fue satisfactorio para mí”. Sabía que era hora de empezar a trabajar en algo más que en su música.

HAY POCOS RESÚMENES de la juventud de Bieber tan sucintos como el que ofrece en “Lonely”: “Todos me vieron enfermo”, canta, “y se sintió como si a nadie le importara una mierda / Criticaron las cosas que hice cuando era un niño idiota”.  “Cuando Bieber lo grabó, rompió a llorar en el estudio y “tuvo que ir a sentarse y, como, tomar un té”, recuerda el coguionista Blanco. “Este es el Justin más honesto que vas a conseguir”.
En su equipo, existe la sensación de que Bieber ha estado injustamente condenado a una vida de tener que explicarse constantemente, de tener que volver a visitar períodos bajos desde ángulos nuevos, sin importar lo lejos que estén en el espejo retrovisor. “Pasó toda la gira Purpose disculpándose por ser un adolescente, lo cual fue ridículo”, dice Kaye. “Si alguien me hubiera apuntado con cámaras a los 18, habría sido mucho peor de lo que nadie vio en él”.

Pero últimamente, el propio Bieber ha adoptado ese papel con más gusto. Eso fue parte del ímpetu detrás de Seasons y New Chapter. “Solo quiero ser alguien que pueda decir: ‘Mira, hice algunas cosas de las que no estoy muy orgulloso, pero me miré al espejo y decidí hacer algunos cambios, y tú también puedes’”, dijo. dice.
Cuando se le pregunta qué está en la parte superior de su lista cuando agradece a Dios por sus muchas bendiciones, responde sin dudarlo: “Que estoy perdonado”. Cuando habla de su fe, Bieber cierra los ojos y se frota las sienes de una manera que parece que está sacando las palabras de las profundidades de su alma. Cuando canceló la última etapa de la gira Purpose, los mayores cambios que hizo para mejorar fueron ir a terapia regularmente por primera vez y volver a conectarse con Dios.

“Simplemente cambié mis prioridades para no convertirme en otra estadística de músicos jóvenes que terminaron, como, sin lograrlo”, dice. Resulta que la música pop es un medio bastante eficaz para compartir un mensaje para las masas: “Hubo un tiempo en el que realmente tenía mi identidad envuelta en mi carrera.
“Dios realmente lo bendijo con ella”, dice Jason “Poo Bear” Boyd, colaborador de Bieber desde hace mucho tiempo. “Pudo haber terminado con cualquiera. Conseguir una mujer que en realidad esté igualmente en yugo y tan pesada en el cristianismo como él, es realmente una bendición “. Sin duda, también es buena para los negocios. “Hay muy pocas personas en mi vida en las que piensas, ‘Todo va a ser mejor si su cónyuge está aquí'”, dice Kaye, quien la llama “un regalo del cielo”. “Los días en los que sé que Hailey vendrá al set, pienso, ‘Este va a ser el mejor día de todos'”.
Aunque Hailey no tiene exactamente un trabajo de escritorio tradicional, es mejor conocida como modelo y ha aparecido en la portada de Vogue en 11 países diferentes, la forma en que opera su vida y su carrera ha sido una influencia positiva. “Una cosa que ha sido de gran ayuda es que mi esposa se ajusta a las reglas”, dice Bieber.
“Ella es tan estructurada, rutinaria y tan responsable”. Eso ha inspirado a Bieber a asumir un papel más activo en su propia carrera. Es un trabajo en progreso: dice que está “aprendiendo sobre contratos y tratando de obtener lo que es justo”, y las fuentes le dicen a Billboard que Bieber ha estado en el proceso de negociar un nuevo acuerdo que le permitiría ser dueño de sus maestros en el futuro y licenciarlos. a UMG, mientras participa a una tasa más alta en los ingresos de su catálogo propiedad de UMG. (Este es un arreglo cada vez más común que permite a los artistas reclamar la propiedad sin necesariamente cambiar mucho los rendimientos para ellos o su sello durante el transcurso del acuerdo de licencia, que puede abarcar décadas). Pero aún confía en su equipo para hacer, bueno, todas las cosas para las que un artista contrata a un equipo en primer lugar. Y le da crédito a Hailey por haberlo ayudado a “darse cuenta de que o asumo la responsabilidad de esto o de lo contrario no podré mantener el estilo de vida que quiero”.

Hailey también lo acompañará cuando salga de gira, que Kaye espera que sea en algún momento de 2022. Aunque el equipo Bieber ahora ha intentado dos veces convertirlo en un acto de estadios en los Estados Unidos (en la gira Purpose, jugó en estadios en África, Asia, Europa y Australia), Kaye dice que la próxima gira se centrará en los estadios por razones logísticas. “Nuestro intento inicial de encontrar un espectáculo que pudiera funcionar tanto para estadios como para estadios fue algo desalentador desde el punto de vista fiscal”, dice sobre la gira Purpose. “No creo que vayamos a intentar hacer eso de nuevo. Crear un espectáculo para ambos suena genial en teoría, pero en la práctica no es lo más fácil”. El propio Bieber está “realmente emocionado” de volver a la carretera, y estar casado es una de las principales razones. “Vamos a planificar excursiones realmente geniales con nosotros dos”, dice, una de las formas en que planean hacer que la naturaleza agotadora de la vida en la carretera sea un poco más llevadera. “Él ha hecho giras antes, pero hizo giras cuando era niño, hizo giras cuando estaba en un mal lugar, e hizo giras cuando estaba pasando por Propósito”, dice Kaye. “Nunca ha salido de gira como un adulto sano”.