El cantante canadiense aseguró que no puede venir al país hasta que las condiciones legales en su contra cambien.

Se sabe que la investigación sigue abierta. La causa a cargo del juez Alberto Baños se inició luego de que en su última visita, en noviembre de 2013, recibiera un denuncia por parte del reportero Diego Facundo Pesoa, que fue golpeado por su guardaespaldas en la puerta del boliche palermitano Ink. Además, acusan a su personal de seguridad privada de haberle sustraído una cámara y un teléfono celular.

En este marco, ayer el ídolo se expresó a través de su cuenta de Twitter con una serie de mensajes dirigidos a sus fans o, mejor dicho, a los beliebers argentinos: “Perdón Argentina. Te amo”

 

La seguidilla de mensajes comenzó enigmáticamente excluyendo al país que lo vio en aquel momento dos veces en el estadio River Plate. Muchos recuerdan cuando, por supuestos problemas de salud, no pudo completar la segunda presentación, retirándose del escenario después de algunos pocos minutos de show: “Si las cosas cambian me encantaría ir, pero por el momento no puedo. Al todos los demás en Latinoamérica espero verlos pronto”.

Argentina, yo te amo. De hecho, es uno de mis lugares favoritos para tocar. Me gustaría que fuese de otra manera. Mis abogados dicen que así son las cosas”, lamentó mientras sigue de gira en su tierra natal.

En febrero de 2016, la estrella nominada a mejor artista en los Billboard Music Awards que se celebrarán en Las Vegas el 22 de mayo, fue llamado a prestar declaración indagatoria. Sus abogados solicitaron realizar una videoconferencia, pero la justicia argentina descartó esa posibilidad ya que consideró que no existen fundamentos que imposibiliten la comparecencia del imputado en Buenos Aires.