Es una banda de rock que nació a fines del 2012. A solo un mes de empezar a ensayar, consiguieron su primera fecha, y a partir de allí, jamás frenaron. Encabezado por July Sky (Julieta Brotsky) –la cantante, quien compuso la mayor parte del primer álbum homónimo que se lanzó en agosto del 2014–, el proyecto se mueve entre un rock rutero y un pop altivo que resulta en canciones vibrantes, coloridas, con una lírica espiritista y ligera.
El álbum fue grabado bajo el sello independiente Sean Unidos, con la producción de Nicolás Porta, el guitarrista. El proceso creativo de JYLE comienza con Sky componiendo la melodía y la letra de las canciones, las cuales luego son esculpidas por los demás miembros del conjunto, que se completa con Luciano Lasca (bajo y coros) y Mauro “Samo” Fernández Arizzi (batería). “Empezamos con un formato más acústico, con temas lentos que fuimos eliminando de la lista hasta convertir el show en un estallido de electricidad, muy arriba y muy bailable”, explica Sky.
Son muchos los artistas que influyeron a la banda: Lou Reed, Brian Eno, Gustavo Cerati, Neil Young, Miguel Abuelo, Yoko Ono, los Beatles, Miguel Tomasín, Bowie, Los Ramones, PJ Harvey, Stereolab, entre otros tantos. El resultado de estas referencias se deja ver en canciones más aceleradas como El látigo o Es para mí, las cuales evidencian, con pausas, punteos y el imponente liderazgo de la voz de Sky, junto al estilo melódico y psicodélico de los demás intérpretes. “Mis canciones nacen del silencio. Las melodías están en el aire y solo hay que estar atento y escucharlas para poder atraparlas”, cuenta la compositora sobre cómo gesta sus temas. “Las letras me llevan más tiempo. Primero nace la melodía con algunas palabras clave que me dan el título o la temática de la cual quiero hablar”.
Al parecer, habrá JYLE para rato, ya que hace varios meses se encuentran planeando y componiendo su segundo disco (aún sin nombre), que saldrá a mediados de este año. “Pensamos quedarnos mucho tiempo más”, advierte Sky.