Este fin de semana, 10 y 11 de febrero, se llevará a cabo una nueva edición del festival cordobés. Hablamos con su fundador sobre el crecimiento y expansión hacia México, Colombia y Perú.

“Es un orgullo que un festival que nació con el nombre de un río de una sierra de Córdoba, allá por el año 2001 hoy esté recorriendo Latinoamérica y se haya convertido en una evento fijo en Guadalajara, Bogotá y Lima”, cuenta José Palazzo, fundador, organizador y productor del Cosquín Rock.

Durante el fin de semana del 10 y 11 de febrero se llevará a cabo una nueva edición en Santa María de Punilla, Córdoba. Creedence Clearwater Revisted, Residente y The Offspring se destacan entre las presencias internacionales. Mientras que Ciro y Los Persas, Las Pastillas del Abuelo, Skay y Los Fakires, Guasones, Los Espíritus, Ratones Paranoicos y El Mato a Un Policia Motorizado serán algunas de las bandas nacionales que estarán en el escenario principal.

El festival ubicado en centro del país recibirá un total de 200 bandas en dos días y de esa manera vuelve a confirma su condición federal. “El federalismo del Cosquín yo lo veo hace muchísimo tiempo. Aunque a perdido un poco de atractivo en Buenos Aires, donde hay festivales más grandes y con otros tipos de carteles”, reconoce el productor.  “Pero nosotros consideramos que los escena emergente están ocupando un espacio muy importante en la música nacional por eso tenemos espacios como escenario Geiser o Quilmes Garage. Hasta del escenario principal son protagonistas”, concluye.

Artistas como de la escena mendocina como Usted Señalemelo, Perras on the Beach y Luca Bocci o los rosarinos de Indios son nombrados por Palazzo cuando explica la federalización del Cosquín. “Pero también estamos abriendo la puerta a artistas de Perú, Colombia, Chile y Uruguay. Eso muestra un cuadro interesante sobre que pasa en el rock latinoamericano”, agrega.

Durante el 2017, el festival emigró por primera vez al resto de Latinoamérica y agotó las entradas de sus ediciones en Guadalajar, México y Bogotá, Colombia. Mientras que en Lima, Perú, contó con más de 15 mil personas. “Cosquín Rock en Latinoamérica superó todas las expectativas pero como siempre digo si no hubiéramos tenidos artistas como Soda Stereo, Los Fabulosos Cadillacs, Fito, Charly, Miguel Mateos y un montón de artistas que hicieron nuestro rock muy prestigioso esto no hubiese sucedido”, comenta Palazzo. Este año volverán a las tres ciudades latinoamericanas y están en negociaciones para realizarlo dos ciudades más. “Nosotros empezamos con la expansión imaginando una gira y en México ya están a la venta las entradas para la segunda edición”, concluye.

Las entradas se consiguen a través de sistema Ticketek o en Disquería Edén: el abono para los dos días sale $1800, mientras que para un solo día, $1000.