Estrella de género en busca de un público mayor, se balancea entre su carrera actoral en ascenso y un enfoque enojado sobre el mundo.

Joey Badass está hablando sobre aliens y Donald Trump.No dudamos de que los aliens existen, pero no lo creemos realmente porque estamos completamente distraídos –dice el rapero de 22 años, riéndose en su jeep negro estacionado cerca de la ribera de Williamsburg, en Brooklyn–. Es como ‘Sí, sé que van a venir los aliens, pero dejame sacarme esta selfie’”.

Ahora, habiendo pasado cinco semanas desde que Trump asumió la presidencia, Badass sabe que no es momento para distraerse. “Ahora que terminó el gobierno de Obama –declara–, es hora de despertarse, carajo”.

Esta mezcla de imaginación salvaje y conciencia social siempre fue una temática para Joey (nombre completo: Jo-Vaughn Virginie Scott, nacido y criado en East Flatbush), desde que se metió en la escena con 1999, su mixtape debut de 2012. Su juego de palabras se enfocó al principio en el ser de Brooklyn, joven y negro. Pero en su segundo disco, All-AmeriKKKan Bada$$ (disponible desde el 7 de abril), toca el tema del conflicto social con una astucia que recuerda a J. Cole y a Kendrick Lamar, dos raperos que también triunfaron hace cinco años. Las 12 canciones tienen títulos como Land of the Free y AmeriKKKan Idol, y caminan la delgada línea entre enojo justificado y resistencia práctica.

“Me estuve sintiendo indefenso –dice haciendo referencia a la brutalidad policíaca y al ascenso del populismo de extrema derecha–. Pero creo que acá es donde comienza: conmigo abriéndome a conversar”.

Cuando en 2012 llegó su exitoso single Survival Tactics, Badass era un estudiante de secundario que le gustaba el teatro y rapear sobre beats boom bap con su conjunto Pro Era, liderado por él y Capital STEEZ. Se lo llamó “salvador de la escena de hip hop de su ciudad” y fue firmado por RZA y por DJ Premier. A su vez, Jay-Z le ofreció un contrato con Roc Nation.

Los años siguientes tuvieron un par de problemas y tragedias. Para empezar, el suicidio de STEEZ en diciembre de 2012, justo cuando Badass y Pro Era estaban al borde del estrellato. Al mismo tiempo, la narrativa revivalista de boom bap empezó a sentirse rápidamente como un peso colgado en sus cuellos. Su debut de 2015, B4.Da.$$, fue lanzado por el sello indie Cinematic Music Group y debutó en el Nº 5 del Billboard 200. Sacó a su madre del barrio en el que creció, sobre el cual rapea en AmeriKKKan Idol (“Decile a mamá un lugar más grande y nos vamos / Porque Bed-Stuy es un poquito inseguro para mí ahora”). Pero el álbum cambió muy poco las percepciones de Badass como un alma nostálgica que no podía (o no quería) moverse más allá del sonido de sus orígenes.

En febrero de 2016, Badass empezó a armar lo que se convertiría en All-AmeriKKKan Bada$$, y habló con Q-Tip, de A Tribe Called Quest. “Me dijo cosas como ‘Si hay algún tipo de consejo que puedo darte, sería que para tu próximo álbum intentes solo usar uno o dos productores’ –recuerda Badass–. Una hora después, falleció Phife Dawg, de Tribe”.

Badass se tomó el consejo en serio. B4.Da.$$ había sido producido por DJ Premier, Hit-Boy y J Dilla, mientras All-AmeriKKKan Bada$$ fue producido casi íntegramente por 1-900. “Fue un cambio radical –dice el CEO de Cinematic, Johnny Shipes, respecto del salto sónico–. Joey entiende cómo hacer discos, además de rapear muy bien”.

El debut actoral de Badass fue el año pasado en la segunda temporada de Mr. Robot, junto a Rami Malek. Hace de Leon, un amigo del personaje de Malek, Eliot Alderson, con un pasado turbulento. Este año comienzan a grabar la tercera temporada del drama hacktivista.

Badass siempre quiso actuar, es un gran admirador de Will Smith, así que no desperdició la oportunidad de unirse al elenco de Mr. Robot después de que el creador del programa, Sam Esmail, creara el personaje de Leon específicamente para él. “El personaje es un optimista ingenuo que está tratando de ayudar a Elliot –cuenta Esmail–. Pero Joey dice sus líneas con tal convicción que se siente que es más sabio de lo que aparenta. Tiene una presencia en pantalla cruda y honesta”. Más allá de los logros de Badass –salió de gira como cabeza de cartel y también como telonero de ScHoolboy Q–, este supuesto líder de la nueva generación del hip hop todavía no es una estrella mundial. Hace unas semanas, Chance The Rapper, otro MC independiente, se llevó tres Grammy y encabezó fechas como el Governors Ball y Firefly. Badass presenció la coronación de Chance: “Indefectiblemente de si hubiera sido él o yo primero –dice de su viejo amigo Chance–, me inspira ver a mis pares destacándose”.

Badass tiene sus ojos puestos en los Grammy del año que viene, y no le falta confianza. En marzo dijo en una entrevista que él era “un mejor rapero que 2Pac”, lo cual causó un pequeño revuelo en las redes sociales cuando las citas circularon fuera de contexto. Pero aun así, está convencido de la importancia de All-AmeriKKKan Bada$$. “Si muriera ahora mismo, sé que dejé una huella en este mundo con este material –afirma–. Eso para mí es éxito”.