Recientemente, la artista puertorriqueña lanzó "No es importante", un anticipo de su próximo trabajo discográfico. El álbum será el sucesor de ‘Almadura’, su última obra nominada al Grammy.

Durante 10 años, Ileana Mercedes Cabra Joglar​ – iLe – fue la voz femenina del icónico grupo musical Calle 13 junto a sus hermanos René Pérez Joglar (Residente) y Eduardo Cabra (Visitante). Calle 13 fue el disparador de algo más: como solista, iLe editó dos discos y tiene uno en el tintero. Su ópera prima, Ilevitable (2017), le otorgó un Premio Grammy a Mejor Álbum Rock, Urbano o Alternativo Latino. Tres años después, su segundo álbum, Almadura (2020), le otorgó una nominación en la misma categoría.

En esta nueva canción, la cantante y compositora expone su lado más vulnerable al hablar desde una perspectiva íntima: “Se trata de permitirme soltarme cada vez más y quizá no juzgarme demasiado”, declara.

“No Es Importante” es el primer asomo de su tercer disco. Un trabajo cuyas canciones emergen desde una intención: dar compañía en tiempos difíciles. “Es bueno que nos busquemos más y que estemos más en contacto, mi próximo disco viene de esa energía de acompañar”, anticipa.

Por Josefina Armendariz

¿Cómo fue el proceso de la canción?

Obviamente, todo esto ha sido muy loco. La canción empezó en el avión a principios del año pasado. Salió de una manera muy fluida, algo que encuentro especial. Obviamente, la fui modificando con el tiempo, pero una gran parte de la canción fue lo que salió al inicio. Eso me sorprendió y es una buena señal. Después de eso empezó la pandemia y fue una locura. Lo fui desarrollando y cuando comencé con la música empecé con esos acordes sencillos con la idea de que evolucionara o que crezca la información musical. Cuando trabajamos la composición, le buscamos la vuelta, le dimos más cosas y elementos, pero de momento me di cuenta que no me llegaba. La música me gustaba, pero a veces sentía que no se apreciaba tanto lo que estaba queriendo decir, no se transmitía de la misma manera. Entonces regresamos a lo del principio. Me gusta explorar y probar sonidos, pero hay canciones que de momento no necesitan tanto. La descansé, me tomé el tiempo para pensarla bien y estoy contenta. Dentro de lo simple que tiene, la idea era que se transmita la letra.

¿Qué descubriste en este nuevo sencillo?

Definitivamente, siento que a mí me cuesta trabajo escribir canciones más íntimas, de toque amoroso. Puedo ser muy privada, pero siento que esta canción es de las más personales. Y aprendí algo nuevo dándome esa oportunidad. Creo que en cada disco voy liberándome de juicios que me hago a mí misma, eso es lo más liberador. Es un proceso, porque a veces me autoflagelo demasiado. Es bueno exigirse, pero cuando hay cosas que salen naturalmente tampoco me puedo cancelar eso. Eso ha sido algo lindo que he aprendido con esta canción y es algo que estoy aprendiendo con el disco en el que estoy trabajando, que todavía estoy descifrando hacia dónde va. Se trata de permitirme soltarme cada vez más y quizá no juzgarme demasiado.

¿Cuál es tu motivación?

Creo que es una combinación de conocerme más a mí misma y de entender el mundo en el que vivo, entender mi alrededor. Siempre digo, todo nos afecta de alguna manera, por más que estemos en nuestras burbujas, comunidad. Creo que la manera más saludable de enfrentarlo es llorándolo, sanándolo, escribiéndolo, hablándolo, lo que sea. Eso ayuda a entender mejor y entenderse mejor. También ayuda a vernos como una comunidad, no tan individualistas. Eso me asusta un poco también, que nos convirtamos en personas tan separadas unas de otras, cuando lo más hermoso es aprender y reconocer las diferencias, admirarlas. Para eso, la música me ayuda mucho. A veces uno no entiende cómo se siente, no encuentra forma de apalabrarlo. A mí la música me ayuda a organizar mis pensamientos y definir mejor lo que sea que estoy sintiendo. De ahí, evolucionar y sanar.

¿Qué pensás de la actualidad de las mujeres en la música?

Definitivamente, hay cambios importantes sucediendo. La mujer en la música es una de esas cosas, no solo la mujer con la idea que tiene la sociedad de ella, sino con lo que nosotras sabemos que siempre hemos sido. Creo que eso es importante, ser claras y no tener ningún miedo, ir transformando la idea que tiene la sociedad o la idea que fue creando la sociedad de cómo debemos ser. Siento que con la música cada vez se va sintiendo más fuerte y creo que podría estar más fuerte.

¿Sos optimista?

Ser optimista me cuesta más trabajo, depende de cómo se vea. Hay mucho por aprender, aún vivimos en una sociedad muy ignorante con muchos temas y la mujer es uno de ellos que necesitamos desaprender para mejorar como sociedad. El arte y la música ayuda muchísimo a eso, en todos lados, no solo en la música. Veo muchos artistas que cuentan sus historias y se hace más fácil recibirlas gracias a las redes sociales y la expresión. Lo que más duele de todo esto es entendernos y estar felices son cosas básicas y me sorprende cómo no las hemos puesto en práctica tanto y cueste tanto trabajo. Pero siempre hay más espacio para la mujer en todas partes y siento que estamos en un momento trascendental en ese tema. Cada vez somos más y cada vez perdemos más el miedo a expresarnos y hablar todo de nosotras.

Cada vez se ven más mujeres hablando de la debilidad…

Sí, yo lo veo más como fuerza que como debilidad. Creo que a todas nos pasa, asociamos debilidad con debilidad y creo que es todo lo contrario. Nos hace cada vez más fuertes porque le damos un lugar importante a nuestra vulnerabilidad, sensibilidad y creo que eso es algo que necesita el mundo. Aceptarlo, acogerlo y abrazarlo cada vez más: aceptar que todos tenemos esos momentos de vulnerabilidad y no está bien acumularlos, sino hablarlos, expresarlos, compartirlos y entendernos mejor.

Hablemos del video: ¿alguna vez te pasó de tocar en ese contexto?, ¿qué intención tuviste con él?

Sí me ha tocado con presentaciones de poca gente que igual es loco, porque uno lo aprovecha también. Ese espacio me encanta, es un lugar que se llama Casa Laurel, en San Juan. Me gusta porque no es una típica barra, sino un lugar de comunidad, donde van vecinos y vecinas del área. Son todas personas de aquí y se siente la solidaridad. Eso se siente en el video de Cesar, está la barra con el trago que te gusta preparado, te reciben de una forma y saben que vas a modo de terapia, a abrirte, con el micrófono especial que es el amuleto de ella, el acompañante. Hay sitios de Puerto Rico que me encantan y ese sitio es uno de ellos. Los viernes hacían karaoke y fuimos un día y estaban cantando boleros y se sentía un ambiente como si nos conociéramos toda la vida. Ese recuerdo movió al equipo creativo, la idea surgió de mi hermano Gabriel. Usamos el espacio y su magia para contribuir a la canción, que es abierta y tiene su humor también. La combinación en nuestro interior de lo que queremos que suceda y lo que sucede, se genera una rabieta, todo eso me encanta del tema. 

¿Qué podés anticipar del disco? 

Esta canción es un primer asomo. A mí me encanta explorar cosas nuevas, me gusta retarme a mí misma. Además, hemos tenido unos años locos últimamente y eso ha tenido su tristeza. De alguna forma, nos hemos acompañado de forma extrema. Es bueno que nos busquemos más, que estemos más en contacto, y mi próximo disco viene de esa energía de acompañar.