La banda surge de la unión de los dos sucesos que más les gustan a sus cuatro integrantes: los asados y la cultura campestre (aparte de referirse a la expresión estadounidense que significa algo así como “la pucha”). Su repertorio en vivo puede incluir tanto a Django Reinhardt como a Elvis Presley o cualquier canción de María Elena Walsh. Holy Cows nace de un grupo de músicas amigas que decidieron juntarse y tocar temas propios y ajenos dentro del estilo country, rockabilly, western swing, con referentes como Wayne Hancock y Johnny Cash. “Las cuatro integrantes tenemos gustos musicales muy eclécticos, que van desde heavy metal, grunge y swing hasta los Beatles, pero siempre tomamos como referencia la música country-rockabilly, que es la identidad de la banda”, explica Rosario Baeza, cantante y violinista.

Su primer disco homónimo tiene solo dos covers (de Johnny Cash y Big Sandy); el resto son composiciones propias. “Si bien en nuestros shows en vivo agregamos más covers, nuestras canciones son parte integral de la identidad de Holy Cows”, explica Baeza. El grupo se conforma por Clara Testado (contrabajo), Patricia Méndez (batería y voz), Trinidad López Rosende (guitarra y voz) y Rosario Baeza. Durante el 2015, pretenden emprender una gira para presentar su disco por el interior del país y el exterior.

Artículo publicado originalmente en la edición impresa de febrero de 2015.