HBO le bajó el pulgar a Vinyl, la serie que basaba su argumento en la industria de la música de New York en los años 70 y era producida por Mick Jagger y Martin Scorsese. La empresa decidió cancelarla.

“Después de considerarlo en detenimiento, hemos decidido no seguir adelante con la segunda temporada de Vinyl”, expresó HBO en un comunicado. “Obviamente no fue una decisión fácil. Tenemos muchísimo respeto por el equipo creativo y el elenco, por su duro desempeño y pasión por el proyecto”.

Esta noticia le sigue a la renuncia del show runner, Terence Winter (creador, escritor y productor ejecutivo de Boardwalk Empire), que se fue en abril y fue reemplazado por Scott Z. Burns.

Vinyl,  que tenía de protagonista a Bobby Cannavale —el dueño de una discográfica de los ‘70 que intenta salvar su compañía—, tuvo un comienzo con ratings decepcionantes para HBO. El estreno de dos horas tuvo un público de tan solo 760.000, en el primer día. Sin embargo, se planeaba renovar la serie para una segunda temporada, sin duda por sus impresionantes auspicios y los altos precios que cobraban. El primer capítulo costó $30 millones y la primera temporada, $100 millones.

Se estima que la decisión de cancelarla, en lugar de reestructurarla, se debe a una movida para liberar espacio para el nuevo gerente de programación Casey Bloys, así puede darle su sello personal al canal premium. Bloys reemplazo a Michael Lombardo a principio de año.

Parece que HBO está teniendo una mala racha —Westworld ya fue postergada dos veces y finalmente se estrenará en octubre, cuando originalmente pensaban lanzarla en el 2015; dos series de David Fincher fueron abandonadas, así como también una serie de Steve McQueen; y la mini serie de Lewis y Clark también fue tachada.