El legendario compositor de música para películas trabajó junto con Thom Yorke en el soundtrack de 'Planet Earth: Blue Planet II', el nuevo documental de la BBC.

Radiohead no es precisamente la banda más sencilla para contactarse, pero Hans Zimmer dice que no tuvo inconvenientes para trabajar con ellos en la canción de Planet Earth: Blue Planet II. La nueva serie documental marina, presentada por el naturalista David Attenborough, debutó en la BBC en enero pasado. “Cuando leés acerca de los músicos, es algo raro. Parece como si todos estuvieran encasillados en algo y fueran a hacer exactamente eso –le dice Zimmer a Billboard–. Pero cuando los músicos hablan con otros músicos, de repente te das cuenta de que todos están interesados en lo que el otro hace, y la mayoría de los músicos que conocí se mueren por colaborar. Porque ahí es donde todos empezamos. Eso es lo divertido”.

(Ocean) Bloom es una reinterpretación de Bloom, el track del álbum King of Limbs, una canción que Thom Yorke escribió inspirado después de ver The Blue Planet original, en 2001.

A pesar de lo que los fans creen, la génesis de este proyecto no sucedió en el backstage de Coachella el año pasado, donde Radiohead y Zimmer coincidieron. “No fue tan así –dice el compositor–. Terminó dándose gracias a una conversación en Londres. Un productor de la BBC llamó a Thom”. Aunque el compositor no sabía que Yorke había sido influido por el documental original, no le sorprendió al enterarse. “Gran parte de mi crecimiento fue en Inglaterra, y todos vimos Blue Planet. Todos estábamos obsesionados la primera vez”.  

Cuando Zimmer y Yorke se conocieron, Zimmer y su equipo ya habían estado trabajando en el tema. “Hicimos un arreglo y recompusimos la canción, y nos tomamos un montón de libertades, que es la única manera de hacer estas cosas”.

¿Cómo se tomó Yorke estos cambios? “Creo que no le hubiera caído bien si no nos tomábamos tantas libertades –afirma Zimmer–. Lo sé por los remixes de cosas nuevas que hice antes. Siempre me gustan los que hacen cosas raras. No hagas una mala copia, andá y hacé la tuya propia”.  

La versión nueva implicó que Yorke grabara voces nuevas: “No terminó siendo tan fácil como Thom creía –cuenta Zimmer–. La cosa es así… si hay una manera sencilla de hacerlo, no está en este proyecto. Hay un gran respeto y una gratitud hacia David Attenborough, a que haya dedicado su vida a hacer lo que hace. Entonces no podemos hacer las cosas así nomás. No es simplemente el trabajo del tipo. Es el trabajo del tipo por nuestro planeta”.

Para sumergir a los espectadores en el universo submarino, Zimmer y los compositores Jacob Shea y David Fleming fueron atraídos por el puntillismo, un estilo de las artes visuales donde una colección de puntos unidos forma un gran todo. Trasladado al mundo de la música, significa enfocar menos en los instrumentos y más en cómo van a ser tocados como puente para que las audiencias se involucren.

“La idea de agarrar una orquesta y decirles a sus miembros ʽTodo lo que les enseñaron sobre cómo hacer esto, simplemente olvídenlo. Quiero escuchar a los jugadores individuales; quiero escuchar el flujo y reflujo’, lo que significa el puntillismo y una aproximación al impresionismo”.

“Llamamos a esta nueva forma de tocar como ‘Orquesta de Marea’, una manera amorosa, según pienso”, dice. Cuando Radiohead apareció para hacer (Ocean) Bloom, la última pieza musical compuesta para la serie, “se trató simplemente sobre involucrar a Radiohead con la Orquesta de Marea”.