Contra todas las tendencias estos cuatro jóvenes proponen un revival del hard-rock y demuestran que todavía hay lugar para los amantes de las guitarras. El 31 de marzo se presentarán en el Lollapalooza Argentina.

Nadie en su sano juicio se atrevería a decir que el rock está pasando por un gran momento. Las propuestas a nivel nacional e internacional son pocas, y el género ocupa un lugar más bien de resistencia entre los charts. Sin embargo, cuatro jóvenes oriundos de Frankenmuth, Michigan, vienen haciendo ruido con su sonido más parecido al rock de los setenta que a cualquiera de las cien canciones más escuchadas del Billboard Hot 100.

Greta Van Fleet toma la bandera del rock n’ roll en un era donde los beats y los bajos 808 dominan. Antes de su presentación en el día tres del Lollapalooza Argentina, hablamos con el baterista Danny Wagner sobre sus influencias, las comparaciones con Led Zeppelin y la importancia del cine en su obra. Además, el cuarteto tendrá su sideshow del festival el 1 de abril en el Teatro Gran Rex, para el cual ya se agotaron las entradas.

En estos días, el rock and roll está lejos de ser el sonido más importante, el hip hop, el rap y sus derivados están ocupando los charts. ¿Por qué creen que ustedes haciendo rock de la vieja escuela tienen tanto éxito?

− Yo creo que… ¡realmente no lo sé! (risas) es algo que me pregunto mucho hace bastante. Me hiciste la gran pregunta. Creo que uno de los hechos tiene que ver con que somos muy jóvenes y honestos con nosotros mismos, lo hacemos con mucha pasión. Eso es muy valorado. Si confías en lo que haces y sos honesto con vos mismo, las cosas eventualmente van a salir bien.

¿Cómo es la dinámica de la banda? Porque son tres hermanos, y el cuarto integrante sos vos.

− Genial, nos conocemos desde muy chicos y el hecho de que ellos hayan crecido juntos favorece la dinámica de la banda. Nos consideramos hermanos los cuatro, nos expresamos libremente y nos conocemos mucho así que eso favorece a la dinámica. A veces ser hermanos es difícil, porque suele haber muchas peleas, pero en este caso funciona muy bien.

Ustedes crecieron escuchando las bandas que escuchaban sus padres. ¿Cuáles son sus influencias?

− Crecimos con lo que estaba alrededor, absorbiendo todo, y muchas de esas veces era lo que escuchaban nuestros padres o nuestra familia. Recuerdo que una de mis bandas preferidas eran The Eagles y mi papá me hizo escuchar otras bandas clásicas del rock and roll, como Cream o The Who: quedé inmediatamente enamorado. Pero eso es solo la primera mitad, luego mi mamá  me hizo escuchar músicos folks como Cat Stevens o John Denver, y para mí era todo lo que necesitaba. Crecí escuchando música con ellos. Por eso cuando componemos lo hacemos desde ese ángulo que es bastante diferente al de la música contemporánea.

Las comparaciones que se hacen entre ustedes y Led Zeppelin son incontables, y me imagino que para ustedes debe ser cansador hablar al respecto. ¿Cómo lo manejan? Porque por un lado es un elogio, pero por el otro al ser constante es molesto.

− Tratamos de no pensar mucho en eso. Creo que es la naturaleza humana categorizar las cosas y compararlas, y esa es la forma de entenderlas. Muchas personas nos escuchan y comprenden de esa manera. Como dijiste, es un gran elogio, creo que son una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos, eso es cool. Pero al mismo tiempo nosotros no estamos tratando de parecernos a nadie, hacemos nuestra propia música, no pensamos ni por un segundo que tenemos que sonar igual a alguien. No es para nada lo que estamos intentando hacer.

El cine es una gran influencia para ustedes. ¿Puedes ampliar en detalle de qué manera funciona?

− Josh es un gran cinéfilo, él siempre estudia las películas y se inspira mucho en ellas.  Tiene muchos directores que son gurús para él, así que empecé a meterme en el mundo del cine. Cuando escribimos canciones tratamos de pensar en ese elemento cinematográfico, nos preguntamos: ¿podemos hacerlo un poco más visual? Incluso no solo visual sino como un sentimiento, algo que el cine consigue mucho, así que por eso las películas son una gran influencia en nosotros.

¿En qué punto del nuevo álbum están?

− En este momento estamos en Nashville, escribiendo y trabajando en el nuevo álbum. Cuando estamos de gira siempre tenemos ideas y las expresamos, pero en el medio de la gira no podemos hacer un demo de eso y convertirlas en una canción. Entonces nos tomamos un par de semanas en Nashville para trabajar en nueva música y la verdad logramos muchos progresos, así que con suerte, a fin de año o a principios del próximo vamos a lanzar el nuevo disco.

¿Cómo manejan la presión? Porque luego del éxito que consiguieron mucha gente está esperando con ansías el nuevo material.

− Lo increíble de eso es que cuando grabamos nuestras primeras canciones no había ningún objetivo ni expectativas. Lo grabamos como quisimos, lo lanzamos cuando nos pareció, y nos fue bastante bien. Eso significa que no podemos tomar la presión demasiado en serio, tenemos que hacer lo que usualmente hacíamos, y listo.