La nueva edición del “festival de festivales” convocó a más de 150 mil personas en Worthy Farm con una grilla que tuvo a Radiohead, Foo Fighters y Ed Sheeran como protagonistas. “Fue la mejor hasta ahora”, dijo Emily Eavis, la co-organizadora del evento.

 1) El coro infinito

La noche del sábado tuvo sabor a revancha para Foo Fighters en el cierre del Pyramid Stage, el famoso escenario principal de Glastonbury. En 2015, Dave Grohl se quebró la pierna y la banda cedió su lugar en el festival a Florence And The Machine. “Llegamos dos años tarde, lo siento”, dijo Grohl cuando apareció con su guitarra para empezar una versión solista de Times Like These que terminó de interpretar con el resto de sus compañeros. “El tráfico estaba jodido”. En el cierre de su presentación  –que duró casi dos horas y media–  el grupo hizo una versión de Best of You que duró nueve minutos. ¿El motivo? Grohl paró la canción varias veces porque el público no dejaba de corear la melodía. “Esto es lo que esperaba que pase, gracias”, dijo. Pero el canto al unísono siguió una y otra vez: “ooooh ooooooh, ooooh ooooooh”. “¿Pueden dejarnos terminar la maldita canción por favor?”, dijo Grohl y exclamó: “Shhhhh”. Después de lograr tocar el final del tema, Foo Fighters siguió con Skin and Bones, Under Pressure – su clásico cover de Queen con Dave Grohl en la batería y Taylor Hawkins a cargo del micrófono–, y Everlong. “ooooh ooooooh, ooooh ooooooh”, volvió a escucharse cuando Foo Fighters abandonó el escenario. El coro continuó repitiéndose como un loop infinito y acompañó la retirada del público.

2) ¡Que los cumplas feliz!

El 16 de junio de 1997 Radiohead publicó OK Computer, su tercer disco de estudio, en el Reino Unido. Doce días después, Thom Yorke y compañía lo dieron a conocer durante su debut Glastonbury en un recital histórico. El viernes, la banda celebró los veinte años de esos dos sucesos –que los marcaron tanto a ellos como al resto de los grupos de este siglo– con el lanzamiento de OK NOT OK, la reedición aniversario de su obra cumbre, y con un show que los llevó al festival por tercera vez –la segunda fue en 2003–. “Este es un lugar fantástico, no hay nada similar sobre la Tierra”, dijo Yorke en medio de su presentación, en la que repasaron siete canciones de OK Computer: Lucky, Airbag, Let Down, No Surprises, Paranoid Android, Exit Music (For a Film) y hasta Karma Police, el mejor regalo que un fan de Radiohead podía tener.

 

 3) Si lo sabe, cante

Se la dedico a las víctimas de los ataques en Mánchester, Londres y del incendio en la torre de Grenfell, si se saben la letra canten”, dijo Liam Gallagher al final de su show, antes de hacer una versión a capella de Dont Look Back In Anger acompañada por dos maracas. Esta fue la primera vez que Liam se animó a entonar los versos del clásico de Oasis, que en su versión original tiene la voz de su hermano Noel. En el estribillo, Liam se quedó en silencio y su voz fue reemplazada por las miles de personas que se encontraban frente al Other Stage durante la tarde del sábado. Un recuerdo de cristal para atesorar en la memoria.

4) Disco, baby disco

Eran las 18:00 del domingo cuando el cielo se despejó. Pero la razón principal del aumento de temperatura alrededor del Pyramid Stage no fueron los rayos de sol que empezaron a filtrarse entre las nubes, sino los riffs incendiarios de Nile Rodgers. Acompañado por Chic, el héroe de la guitarra llevó a todos los que estaban en los alrededores del escenario en un viaje en el tiempo por la era dorada de la música disco. La fiesta, que empezó con Everybody Dance, tuvo su clímax con un continuado de grandes éxitos que incluyó Le Freak, Get Lucky de Daft Punk, Let’s Dance de Bowie y We Are Family de Sister Sledge.

 5) Una banda argentina suelta en Glastonbury

Rock and roll. Nada mejor que esas tres palabras para definir lo que hicieron Las Kellies el viernes al mediodía. El power trío compuesto por Silvina Costa, Cecilia Kelly y Manuela Ducatenzeiler clavaron bandera en el William’s Stage y cautivaron al público inglés en el segundo show de su gira europea que las llevará también a Francia y España, tras el lanzamiento de su nuevo disco Friends & Lovers.