El asturiano se convirtió en el campeón internacional más joven de la historia.

El pasado fin de semana tuvo lugar en Madrid la FMS Internacional, evento que contó con los cinco mejores freestylers de cada región partícipe de la Freestyle Master Series de Urban Roosters – exceptuando algunos ausentes -. Luego de los tres días de competencia, el competidor local Gazir se quedó con el título tras dejar en el camino al mexicano RC, a Nacho, uno de los representantes argentinos, al chileno Acertijo y a su compatriota Tirpa en la Gran Final. “Era un momento de tantas emociones que eran muchas más de las que podía expresar. Tenía ganas de llorar, pero no podía, estaba emocionado y contento al mismo tiempo…”, expresó.

En conversación con Billboard Argentina luego de la final y de su consagración, Gabriel habló sobre sus comienzos en el freestyle, su camino hasta el anillo de FMS y qué conoce de la escena urbana de la Argentina. “Antes de llegar al evento estuve escuchando las dos canciones nuevas de Acru, tienen una energía que me dan ganas de tener el micrófono en la mano”, afirmó.

¿Qué fue lo primero que hiciste cuando saliste del evento?

Sinceramente, pegarme una ducha rápidamente en el hotel y celebrar como era debido. 

¿Caíste en todo lo que pasó en estos días?

En ese momento no podía asimilarlo pero ya más o menos sí. Estoy volviendo un poco a mi hábitat y a mi día a día pero con el hecho de haber ganado.

Fueron emociones fuertes, no tuvo que haber sido fácil

Era un momento de tantas emociones que eran muchas más de las que podía expresar. Tenía ganas de llorar, pero no podía, estaba emocionado y contento al mismo tiempo… Encima frente a 5000 personas intentando no caerte al suelo

¿Qué fue lo primero que se te pasó por la cabeza? 

Más que nada alegría, fue una sensación extraña porque era la culminación de estos dos años de trabajo. Todo el camino hasta ahí ha valido la pena. 

¿Cómo comenzaste en el mundo de las batallas?

Lo descubro por YouTube y una vez lo vi, me encantó. Soy una persona que una vez que le gusta algo no me quedo solo viendo, sino que me pongo a practicar y a participar. Con mis amigos empecé a rapear y batallar en competencias de mi zona no muy concurridas.

¿Cuál fue el momento en el que te diste cuenta de que eras bueno?

Igual te diría que la primera batalla seria a la que fui, aquí en Asturias, con escenario y con exhibición de Chuty y Force. Fui a una batalla amateur que se hizo, la gané y el público quedó contento conmigo. 

¿A quién tenías como referente en aquel entonces?

Cuando empecé en el mundillo, la generación de freestylers como Chuty, Skone, Arkano o Blon estaban en la élite consagrados. Luego eché la vista más atrás y descubrí gente como Piezas, Adrian, McKlopedia y me nutrí de gente como ellos.

De fan, a público, a competir con ellos y finalmente ganarles

Es un choque muy interesante. Cuando me toque contra algún chico que me haya visto competir y me toque estar del otro lado estoy seguro que será un muy buen reto. Son batallas en las que siempre sales con muchas ganas porque al fin y al cabo son personas que mirabas desde abajo y pudiste estar a la par.

¿Tuviste la oportunidad de conocer la escena del freestyle en Argentina?

Sería sobre 2016, 2017, cuando empecé a ver la explosión del Quinto. Empecé a seguir a gente de allí como Klan, con quien coincidí en muchísimos eventos. 


¿Cómo fue tu relación con los freestylers argentinos en la FMS?

La FMS de Argentina siempre es una de las que más perlas a lo largo de la temporada. Este año tenían una representación muy buena porque tenías por un lado a Papo, que es un titán; a Nacho, muy bueno en técnicas; a Klan, que me encanta competir con él porque siempre se planta al frente; Mecha, que es de mis favoritos a nivel internacional y Wolf, que ha sido de los que más me ha gustado en esta internacional, no me habría gustado enfrentarme demasiado a él. 

¿Hubo alguien con el que hayas querido competir y no coincidió?

Me gustaría haberme enfrentado a Mecha. Nos conocimos en Perú pero fue en un tercer y cuarto puesto en el que ninguno de los dos estaba en las mejores condiciones. Ese día dijimos “tenemos que repetir esta batalla en otro evento”, y él súper flipado me dice: “En una final del mundo nos cruzamos tú y yo”. Cuando vimos los cuadrantes nos dimos cuenta que si los dos íbamos bien podíamos matarnos en la final pero desgraciadamente no se dio. 

¿Te gustaría volcarte al mundo de la música? 

Es verdad que ahora mismo, entre el freestyle y la carrera, no tengo el tiempo necesario para dedicarle a la música pero estoy seguro al 100% que tarde o temprano haré. Quiero tener el tiempo para hacer un buen trabajo, más ahora que creo poder tener una audiencia. Antes de hacerme conocido tenía un par de temas subidos a Internet pero para probarme y mostrárselo a mis amigos. Cuando empezaron a subir los quité y les dije a todos “tanto el público como yo necesitamos algo más trabajado y más maduro”. 

Tengo claro que a medio o largo plazo me pondré a ello. Tengo ganas en verdad, no sé cómo saldrá pero quiero probarme en distintos ámbitos, géneros y escenarios.

¿Cuál es tu playlist antes de las batallas?

Es muy variada. Suelo escuchar rap antes de las batallas porque me ayuda a poner el chip. Escucho mucho a Acru de Argentina, las dos nuevas que ha sacado, “Disparo” y “Represena” me las escuché en el autobús yendo a la FMS porque tiene mucha energía, te dan ganas de tener el micrófono en la mano.