Cómo fue su camino de Necochea a Buenos Aires, la llegada a La Casa junto con exponentes de la escena y su pasión por la escritura y la composición

Por Agustín Contepomi y Julián Mastrángelo

La escena urbana argentina se caracterizó en estos últimos años por reunir talentos de todas partes del país, tanto para el canto, la producción o la composición. En cuanto a este último se refiere, hubo un artista que se destacó por sobre los demás gracias a su capacidad de escritura y el hecho de que muchos de los artistas que hoy lideran la escena cuenten con canciones compuestas de su puño y letra: su nombre es Enzo Sauthier, más conocido como FMK. 

Tiempo antes de la pandemia, Enzo se encontraba en un momento de viajes constantes desde su Necochea natal hasta Buenos Aires para comenzar a forjar un camino artístico que lo catapultaría a lo que es actualmente, un referente. “Al principio viajaba a Capital de viernes a domingo y volvía a Necochea los lunes. Fue muy duro porque cada viaje desde el oeste de Buenos Aires eran mínimo dos horas, así que tuve que acostumbrarme y encontrar la forma de poder trabajar y moverme de una manera rápida y que no me desgastara tanto”, recuerda.

Hasta ese momento, durante los años 2018 y 2019, entre los lanzamientos que formaban parte de su historial se pueden encontrar canciones como “Ahora No”, junto a Kodigo; “Una Vez Más”, acompañado de Big One o “Perdóname”, single que marcó un antes y un después en su carrera gracias a la inclusión del llamado trap sad en la Argentina – género que todavía no había sido explorado por artistas de la escena urbana -. FMK marca esa época como una de las que más orgulloso se siente, pero también una de las más difíciles a nivel personal y laboral: “Después de “Perdóname” y “Ahora no” empecé a ser una de las nuevas caras de la escena que empezaron a surgir. En ese tiempo firmé con personas que me di cuenta de que no tenían la mejor intención. Entraba al estudio y sentía una presión enorme para hacer algo y superar números, por lo que dejé de hacer letras, no podía y no encontraba la inspiración.”

Big One, productor detrás de canciones como “High Remix”, “Ladrón”, “Además de Mí” o “AYNEA Remix”, entre muchas otras, fue una de las personas que más acompañó a Enzo cuando no encontraba inspiración para escribir. Ya para el 2020, antes de que la pandemia hiciera que tuviera que mudarse a Buenos Aires definitivamente, ambos artistas viajaron a Colombia para formar parte de un music camp que hizo que FMK se reencontrara con la pasión que había perdido. “Cuando volvimos a casa, escuchamos las canciones del music camp y sentíamos que eran temones pero no tenían mi esencia, no eran para mí. Ahí fue cuando con Big One, antes de la cuarentena, hicimos 10 temas en 15 días… Sentimos que empezaba una nueva etapa”, afirma. 

¿Dónde dirías que surge tu amor por la escritura?

Creo que fue algo natural. Si tengo que decirte cómo salió no te podría encontrar un momento particular. Mi vieja tenía cuentos y me gustaba mucho reescribirlos, encontraba una liberación ahí.

Si tengo que recordar a alguien sería a mi profesora Mónica, que nos anotó a todos a un concurso literario. Me nominaron como uno de los ganadores y no podíamos creerlo, ahí comenzó de cierta forma el camino de la poesía. 

¿Sentías que te dejaban de lado por escribir poesía? 

Eso me empezó a pasar en la etapa del freestyle, donde nos juntábamos a rapear en la plaza o incluso en el recreo y no lo veían como algo de moda. Recuerdo que algunos nos miraban de reojo, como diciendo “qué raro lo que están haciendo”. Con la poesía no me pasó porque siempre fue algo que hacía en los tiempos que deseaba, no dejé de ir a jugar a la pelota o juntarme con amigos para ponerme a escribir. 

¿Recordás dónde comenzó el mundo del freestyle en Necochea?

En la plaza Centenario, donde se hacían la mayoría de las batallas. Igualmente, siempre fui de improvisar en la casa de mis amigos, les enseñaba y disfrutábamos, no solía ir a competir.

¿En algún momento pensaste en cambiarte el nombre por algo que te represente directamente?

La verdad es que sí. Muchas veces pensé en usar directamente Enzo Sauthier, me parecía piola (ríe). Escuchaba muchos artistas con sus nombres reales y me hubiera gustado. Tiempo después de que me anotaran como FMK en la primera competencia me parecía bueno seguir usando el nombre que ellos me habían dado. Se podría decir que fui bautizado por la gente.

”Se me da”, de 2017, ¿es tu primer paso profesional?

Ahí seguía muy relajado, en el plan de “hago música cuando quiero”. Sí es cierto que fue la primera vez que viajé a Buenos Aires. Lo acompañé a Cacha a una Ego Fest y quedamos en conocer a algunos productores. Nunca había estado en la capital y recuerdo que en ese momento conocí a Tiago, nos mostramos algunas canciones que habíamos hecho y entablamos relación. 

¿En ese momento existía la posibilidad de ser productor o únicamente buscabas ser cantante?

Lo de ser compositor para otros artistas surgió recién en 2020. En ese tiempo firmé con unas personas que no tenían la mejor intención. Entraba al estudio y sentía una presión enorme para hacer algo y superar números. Eso hizo que dejara de hacer letras, no podía y no encontraba la inspiración. Big One me acompañó a un “Music Camp” en Colombia donde conocimos un montón de productores y no paramos de trabajar durante una semana. Cuando volvimos las escuchamos y sentíamos que eran temones pero no tenían mi esencia, no eran para mí.

En ese momento, se dio la oportunidad de que Damián y Silvi nos pidieran una canción para Lali y nos dejaron mostrarle “Ladrón”. A ella le gustó, le hizo unos pequeños cambios y decidió cantarla. Eso me motivó un montón.  Yo había escrito para Maria (Becerra) en su primer álbum, para Estani, los pibes… Pero después del tema con Lali empecé a meterle en serio porque me di cuenta que servía para eso. Si me preguntas si me imaginaba algo así, nunca lo hubiera dicho, amo componer para otros artistas. 

El 19 de febrero del 2020 quedará marcado como el comienzo de “un nuevo FMK”. Después de Colombia, Enzo volvió a la composición y también al canto en su single “Hielo”, con el que demostró que viajar a ese campamento fue una de las mejores opciones que podría haber tomado. “Ese tema fue el primero después de Colombia. Recuerdo que lo grabé de freestyle con un beat de Big One en 10 minutos y quedamos sorprendidos. Después de eso empecé a entrar en una búsqueda de qué estaba pasando afuera con los ritmos y decidí meterle con todo al reggaetón porque me encantaba. En “Aunque Ya No Estés Aquí” fue cuando dije ‘a partir de acá voy a sacar reggaetón’, incluso sabiendo que la gente me conocía por el trap sad y quizás no le gustase el cambio”, comenta Enzo recordando esa época.

El videoclip oficial de “Aunque Ya No Estés Aquí” cuenta ya con 33 millones de reproducciones, mientras que su remix oficial, junto a Maria Becerra y Beret superó recientemente los 56 millones, siendo uno de los proyectos más grandes en su carrera. 

Después de este lanzamiento llegó el momento de comenzar una etapa que sin duda marcó un antes y un después en la escena argentina: “Los De La Casa”. FMK, Rusherking, Tiago PZK y LIT Killah convirtieron la amistad en la mejor forma de hacer música. Durante un tiempo, los cuatro artistas convivieron juntos y lograron aprovechar esa hermandad para lanzar canciones que hoy en día se consideran éxitos internacionales. “Yo Sé Que Tú” es la primera de ellas donde los cuatro forman parte, actualmente con más de 53 millones de visualizaciones en YouTube y más de 81 millones de reproducciones en Spotify; “Prende la Cámara”, formada por FMK y Tiago PZK la sigue de cerca con más de 24 millones de reproducciones y es una de las pocas que cuenta con un remix internacional, en este caso junto a los hermanos Mau y Ricky

“Cuando lanzamos “Yo Sé Que Tú” estaba todo bien entre Tiago y yo pero había cierta distancia entre nosotros. Nos tocó estar 10 días solos y siento que fue el momento para lograr la relación que tenemos hoy en día. Hicimos “Prende la Cámara” y empezamos a disfrutar juntos. Es un artista que mientras hace las cosas les enseña a los demás a cómo hacerlo. Vive por y para su familia y eso es de alguien realmente noble”, revela Enzo.

¿Tenías miedo de que no reconocieran ese esfuerzo?

Sinceramente sí. Tenía miedo porque no me estaba yendo tan bien. Había dejado de sacar música y no tenía buenos números, pero un día dije “qué importan los números, voy a hacer lo que me guste a mí”.

Fifty One surgió gracias a Big y a vos…

Se puede decir que sí, viendo dónde estamos parados hoy siento que es el número uno. Es alguien que tiene sus ideas muy claras y que sabe sacar lo mejor de cada artista cuando entran al estudio. Antes el respeto a los productores no estaba, no aparecían en ningún lado, no los mencionaban en las canciones… Que hoy se sepa que tienen que estar ahí y que son la fuente de que los temas salgan bien es un paso muy grande.

¿Cómo recordás la época de la casa?

Las cosas que pasaron en esa casa fueron una locura. Nos enseñamos mutuamente, fue algo realmente importante para la música urbana en la Argentina. Cuando nos pusimos de espaldas ayer con Tiago en el Movistar me dijo: “Mirá lo que hicimos…”. Me emociono tan solo de recordarlo. 

LIT te regaló un auto.

No lo podía creer. Me había dicho que para mi cumpleaños me iba a regalar algo bueno y un tiempo después, con el estreno de “Pal Carajo el Amor”, me dio esa sorpresa. Me regaló su primer auto porque no quería venderlo, quería que lo tuviera yo. Más allá del auto, es alguien que me ha enseñado muchas cosas y sé que si hay alguien a quien puedo llamar, es a él. Cuando yo estaba mal y depresivo durante la época de la casa me dijo que si me iba no me volvía a hablar… Le debo mucho. 

Al final del show Tiago dijo que eras una de las personas de las que más aprendió, ¿por qué crees eso?

Tiago está loco, canta, baila… ¿qué le pude haber enseñado? Me resulta muy lindo que diga eso de mí. Con él estábamos peleados antes de entrar a la casa y LIT y Rusher nos unieron. Terminamos los cuatro viviendo y arreglando las cosas. Cuando sacamos “Yo Sé Que Tú” estaba todo bien, pero había cierta distancia entre nosotros. Nos tocó estar diez días solos y siento que fue el momento para lograr la relación que tenemos hoy. Hicimos “Prende la Cámara” y empezamos a disfrutar juntos. Es un artista que mientras hace las cosas les enseña a los demás a cómo hacerlo. Vive por y para su familia y eso es de alguien realmente noble.   

Duki hace mención especial sobre vos en Temporada de Reggaetón, ¿qué pensás de eso?
Conocí a Duki cuando recién tenía grabado “Yo Sé Qué Tú”, estaba componiendo mucho para otros artistas. Pasaron un par de días y empezamos a conectar todos los días, hicimos temas, compusimos juntos… Él fue la persona que me dijo “che loco, estás componiendo para otras personas pero también tenés que meterle”. Hubo un par de charlas que me marcaron e hicieron que despertara. Estoy cien por ciento agradecido de que diga que yo lo ayudé a que volviera a escribir. Hicimos cosas muy piolas y vamos a seguir haciéndolas.

Luego de la época de la casa, llegó el turno de que tanto FMK como el resto de los artistas tomase caminos por separado, pero siempre contando el uno con el otro para lanzamientos y presentaciones. La primera de las producciones que Enzo lanzó en esta nueva etapa fue “Tranquila”, en compañía de Maria Becerra y convirtiéndose así en su primera colaboración en forma de dúo – ya que Enzo había compuesto para ella y habían participado en diversos proyectos anteriormente -. “Más allá del resultado, hacer una canción con ella después de ‘AYNEA Remix’ fue especial. A nuestra amistad le faltaba un tema nuestro. Cada cosa que hemos hecho fueron temones, siempre que nos juntamos en el estudio o fuera de él recordamos lo piola de cuando empezamos y todo el proceso que pasamos juntos”, compartió.

El 2022 tenía un condimento especial, y FMK tenía que coronarlo de la mejor manera posible: con el lanzamiento de su álbum “Desde El Espacio” y una gira por la Argentina que comenzó en el Movistar Arena. El disco cuenta con 10 canciones incluyendo gran parte de aquellos tracks que surgieron “en la casa”, además de temas inéditos individuales como “Gatas” o “Princesa” y colaboraciones especiales como Dani Ribba, en “Dime”; Emilia y Guaynaa, en “Pal Perreo” o Duki, en “Tu nombre” – single con el que presentó el álbum -.

El 16 de abril fue la fecha destacada para su show en el Movistar Arena, siendo el primer artista del género en colmar este venue y lograr que la música urbana ocupara un espacio como este.  “La organización fue algo realmente difícil. No sabíamos si íbamos a meter uno, dos, muchos… Si iba a haber cuatro gatos locos, 50 personas o como realmente estuvo… Por suerte cuando lo decidimos y confirmamos la fecha empecé a mandar mensajes a todos los pibes. Los primeros que se sumaron fueron los MYA, esa misma noche. Los De La Casa, Los del Espacio, Retutu, C.R.O, Dani… Todos los que estaban en el disco se sumaron al show y no anunciaron nada, cosa de que fuera sorpresa para quienes estuvieron presente. Se trabajó mucho, es el show del que más orgulloso estoy”.

Tu viejo estuvo presente en ese momento y ahora también, haciendo la tapa junto a vos.

Lo extraño un montón al gordo… Me gustaría que esté acá. Todo lo que hago últimamente se lo dedico a él. Desde que se fue mi viejo aprendí un montón de cosas. El tiempo empezó a tomar valor, vivir… Cada día aprendo a disfrutar un poco más, me cuesta un montón, pero trato de hacerlo y siempre pensando en él, en mi vieja y en mi gente. Posta que todo lo que hago, lo hago todo con amor y para los que me rodean hoy. 

Después del Movistar Arena llegó el turno de la gira…

La gira fue algo muy zarpado, estoy muy feliz de la banda que tengo. El Movistar creó una familia, porque lo hicimos pensando sólo en eso, pero después vimos todas las cosas que nos dejó. Veo a mis músicos, sonidistas, mi mánager y cada uno de quienes forman parte de esto y la verdad es que no puedo pedir más. Terminamos la gira en San Juan y Mendoza y eso nos hizo conectar desde otro lado, conocernos en profundidad y eso no tiene precio. Ningún artista tiene la banda que tengo yo. 

¿Hay algo que te falte conquistar?

Siempre van a faltar cosas. Artistas que uno admira desde chico, otros que van a salir y me van a gustar… Apuntamos a marcar algo más grande que solo sacar una canción, me gustaría seguir aportando mucho al resto de artistas. Ahora estamos por viajar a Brasil por primera vez con Big a componer a un campamento y después nos toca escribir para Aitana.

¿Qué es lo que ellos buscan en FMK y Big?

La calidad. Cada artista es un mundo, quizás quiere hacer una chacarera, un reggaetón, un dembow, un bolero… Y creo que podemos dar la misma calidad en cualquiera de ellos. Ojalá poder componer con nombres importantes y también seguir aprendiendo de ellos. 

En “Bandido” se los vio frescos y relajados

Es un temazo, encima tiene una linda historia. Estuve pensando en hacer el remix de “Chernobyl” y cuando se lo dije a Silvi me dijo “vos porque no escuchaste este”, y me mostró “Bandido”. Se lo dije a Emanero y me sumé sin pensarlo, Rusher también se había sumado y Estani fue el cuarto, para completar el equipo Fifty. Somos hermanos haciendo música, podría salir un EP de los bandidos. 

¿Te sirvió el vino Emanero?

El otro día fuimos a comer y en un momento le dije: “¿Te diste cuenta que nunca me serviste un vino”?    

¿Cómo te ves en abril del 2023?
Soñando en grande, estoy con ganas de hacer un estadio. Me gustaría hacer un River porque mi viejo era de River. Estamos con esa y seguro que tarde o temprano se va a hacer, sea yo solo o los diez locos que están siempre conmigo.