Córdoba latió al recibir a una familia de artistas nacionales que, aunque se la ubica en el futuro, mostró que tiene mucho para decir ahora. Esta tercera edición cuadriplicó la audiencia de la primera. Él Mató a un Policía Motorizado, Louta, Marilina Bertoldi, Perras on the Beach, Valdés, Francisca y Los Exploradores, Bandalos Chinos y más.

El equipo de Francisca y Los Exploradores se divide para viajar en tres autos. Es el mediodía siguiente al 19 de noviembre, cuando el festival La Nueva Generación sedujo a 3000 personas hacia los dos escenarios del Castillo del Jockey, en Córdoba. Todos están cansados, aun así, sonrientes. A pesar de una prueba de sonido conflictiva a nivel técnico, que no pudo evitar el rugido de un acople en el vivo de Contradicciones del pensamiento, el concierto fue heroico. Durante su confesión pop –salpicada por pinceladas indie folk y rockeras−, se escuchó a alguien del público: “Es el mejor letrista de esta camada”. Por eso, no resulta extraño que el cantante Fran Saglietti, ya sin túnica ni sombrero, sonría. Se dirigen a la casa de su padre en Salsipuedes, un pueblito serrano que queda a 45 minutos de la capital. Llaves. Motores. Acelerador. Con el despertar de la máquina, también se despabila el estéreo, que revela qué estaba escuchando la última persona que lo usó: la mamá de Fran reproducía el último y tercer disco de su hijo.

Ya en la ruta, el cordobés publica en una historia de Instagram: “Guacho, qué pedazo de fundida la de ayer, la puta madre”. Probablemente haga referencia a la velada freak de la que se hizo cargo Louta: con bailarines, su clásica esfera gigante de plástico transparente donde cantó Un lugar adentro, pistas deformes, gomina en el pelo, la chomba apretada, pantalón de vestir tiro alto, y sillón y planta como escenografía fija, el pibe de 23 años dio a luz a un mutante cuyos padres podrían ser Gorillaz y Fatboy Slim. Desde ese concepto, Louta buscó una reacción inquieta en los pies de la gente. Y lo consiguió.

Es posible que Fran también estuviera mencionando de manera indirecta a los garantes de la inyección más rockera: Él Mató a un Policía Motorizado y Marilina Bertoldi. El grupo liderado por Santiago Motorizado sacó a relucir, junto a sus hits obligados, el sonido pulido de su último trabajo discográfico, La síntesis O’Konor. “Nos gustaba nuestra crudeza y minimalismo. Pero esta vez, dijimos ‘No, empecemos a darle vueltas, agregarle puentes, detalles’”, le contó el vocalista a Billboard. Por su parte, lo de la santafesina fue el after de la despedida de Sexo con modelos, que se había realizado en Ciudad Cultural Konex la noche anterior: Córdoba fue embestida por el rock aplastante y sin culpas de una frontwoman que cada vez más se anima a dejar la viola para consentir a un micrófono celoso.

Casi llegando a destino, con la carne para el asado y los anagramas de las etiquetas de cerveza en el baúl, los chicos de Francisca y Los Exploradores se llenan la boca con el festival: la rebeldía punk y la desfachatez adorable de Perras on the Beach −Simón Poxyran dejó su guitarra con tres cuerdas rotas−; el pop cristalino de El Zar, cuya sincronización crece a pasos abismales –y la fuente inagotable de carisma e impulso del cantante Facundo Castaño Montoya es tal, que ya terminada la celebración, tocó una guitarra invisible mientras dormía−; el pulso ochentoso y sazonado de los Bandalos Chinos que se llevó algunos de los mejores comentarios; el disparo romántico de la prolija banda de Juan Ingaramo; la neopsicodelia adictiva de Telescopios; la inercia bailable de Valdes, que se paró al filo de las tablas para hacer un show tan entretenido como profesional.

Así, entre recuerdos que ponen en evidencia la camaradería que hay entre las bandas de esta generación, los amigos abren la puerta de la casa de Saglietti padre. El sol rebota en la pileta, la parilla está expectante, y una hora más tarde, Fran se hará dueño de un aplauso sostenido por su función como asador. Un aplauso que, si se hubiera puesto en loop, aún no habría sido suficiente para coronar la tercera edición del festival. Y Fran sonríe.

***

Estas fueron las 21 bandas que, desde las 3:15 p.m. hasta las 4:00 a.m., desfilaron por el Castillo del Jockey (solo 3 de ellas tienen mujeres en su formación: Marilina Bertoldi, Las Ligas Menores y Salvapantallas):