El actor estrenó En el aire, su segundo disco de estudio en el que presenta temas propios y con participaciones de músicos como Juanse, Palito Ortega, La Sole y Ricardo Tapia. Antes de salir al ruedo, el saxofonista le contó a Billboard su nuevo comienzo y su filosofía de vida.

Es un galán de novela. Desde que lo descubrieron en los años 90 tocando el saxo en el subte, Facundo Arana protagonizó decenas de tiras populares con altos picos de rating. Actúa, dibuja, surfea, conquistó el Everest hace sólo unos meses y en su tiempo libre escribe cuentos que comparte con sus tres hijos. Sin embargo, decidió volver a su primer amor: la música. Luego de girar con su disco debut Salir a tocar (2014) −un conjunto de covers de grandes clásicos en inglés que lo llevó hasta Rusia e Israel−, llega el segundo álbum con composiciones propias y producción local. “Es un momento de satisfacción pura. Un nuevo comienzo para mí”, confiesa el actor.

La presentación oficial de En el Aire fue el miércoles 27 en Santos 4040. A Facundo se lo notaba tranquilo y cómodo, estaba entre amigos y vestía una campera de cuero, un pañuelo pesado y una gorra negra. Sin vueltas, arrancaron con Hembra, el single en el que participó Juanse. Después sonó Buenos tiempos, La palabra y Mi chica perdida, dedicada a su mujer María Susini que lo miraba embelesada. “Las doce canciones que componen el material son una mezcla de estilos y representan este momento”, describía el actor días después. “Hasta hicimos un jazz al estilo Oscar Peterson con una reminiscencia bolerosa argentina, para un tema de Palito Ortega”.

-Entre tema y tema, le agradeciste al Chino Ascencio, productor y compositor. “Representas todo lo que es ser una persona íntegra”, definiste. ¿Cómo fue el armado del disco junto a él? 

– Tuvimos una conexión mágica. Nos encontramos un día para componer y sin conocernos, con una guitarra y un anotador. Empezamos a hablar y de golpe cayó una letra. Así el primer día, y al segundo lo mismo y al tercero igual. Casi no están tachados los originales, fue muy puro. Todavía no pasó un año desde que nos conocimos y ya está el disco en la calle.

-Durante ese proceso, se sumaron grandes participaciones en la grabación.

 -Sí, gracias al Chino vino Juanse un día al estudio y con su viola vistió Hembra. Se copó y levantó una letra que era mía. También estuvo La Sole [Pastorutti], que hasta cantó un tema que no estaba compuesto para su tono de voz. Para mí fue una locura. ¡Imaginate que nos regaló una letra para que lo versionemos! Se adaptó al color de la música que estábamos haciendo y me invitó a tocar junto a él. Un recuerdo que voy a añorar hasta que muera. Los tres, más Ricardo Tapia que cantó conmigo, fueron artistas que me hicieron volar.

– El mismo saxo que usas hoy es aquél con el que salías a tocar en el subte a los 20. ¿Qué buscabas y anhelabas en ese entonces?

– La verdad es que lo hacía porque tenía ganas de tocar ahí. No esperaba otra cosa y no me cuestionaba nada. Yo era feliz así, simple. Pero te confieso que me daba miedo el futuro. Cada día que pasaba era uno más que no estaba en la facultad. Después me di cuenta que todo pasa por algo y la música terminó siendo un pendiente en mi vida.

 

Tocar.. Y Tocar.. Tocar desesperadamente. Sentir que el tiempo se detiene y que sos el hombre más afortunado del mundo.. En cada nota.. En cada mirada con los músicos. Con la gente.. Te ves a los ojos con todos. Se mezclan historias de muchas vidas en un segundo de cada mirada. Y ootra nota. Y otra.. Las luces te encandilan y te ceban y te ceban.. Cada vez más! Sentís el cuerpo que transpira como loco y un temblor que parece incontrolable y de pronto podés morir.. O quedar quieto suspendido en el tiempo. Casi detenido. En silencio absoluto. Parece imposible pero esa es la forma exacta en que las cosas son.. Los dedos vuelan y las notas se clavan ahí donde las estás esperando. Se rompe el sonido justo cuando lo necesitás. Hay tanta historia detrás..! Y dejás todo ahí arriba, porque nunca sabés cuándo se acaba. No tenés poder sobre lo que tu alma elige, pero es precioso que elija hacer justo lo que soñaste toda tu vida. Tantas cosas.. Todas juntas.. Todas al mismo tiempo y con todas tus fuerzas. Es que la historia es conocida..: Que no quede nada por decir.. Nada, nada por decir..! Así que En el Aire.. A toda velocidad..! Desde cualquier lado.. Si la ves tomala de la mano.. Y gritá bien fuerte.. Gritá bien fuerte!!