El artista venezolano radicado en Buenos Aires desde 2019 presentó dos singles este año: "Fotos" y "Te Caiste".

Desde chico, Fabro vive rodeado de música. Su padre le enseñó los primeros acordes, conformó bandas con su hermano y primos y comenzó a componer con un micrófono y su computadora. “Tengo como diez años dando golpes, cayéndome y levantándome”, comenta. El año pasado dejó Venezuela y arribó a Argentina en busca de oportunidades.

Argentina recibió a Fabro con las puertas abiertas: además del soporte de Sony Music, su amistad con Lucas and The Woods, Dante, Ruggero, Dakillah y más artistas de la escena local es auténtica y constructiva.

Su música fusiona estilos como el reggaeton, R&B y pop. Este año, lanzó “Fotos” canción que abrió el juego de verdad en su carrera. A pocos meses, llegó con “Te Caíste”, una canción que intenta expresar el momento donde dos personas se conocen, pero una no terminó una relación y las cosas no terminan de darse como uno quiere.

¿Cómo estás viviendo estos tiempos?

La verdad que estamos todos en la misma, aprendiendo cosas nuevas todos los días, aprendidendo a lidiar con cosas nuevas, con cosas que nos exceden. Bien, contento por lo que está pasando musicalmente y esperando que todo cambie, que podamos volver a la normalidad.

¿Musicalmente te jugó a favor estar puertas adentro?

Totalmente, se me abrieron muchas cosas. Ramificaciones en mi mente, cosas que no pensaba normalmente. Estar uno mismo contra uno mismo, surgieron muchas ideas y cosas. Personal y musicalmente me di cuenta de muchas cosas que estaba dejando pasar o no le daba la importancia debida. Pero sí, gracias a Dios fue algo súper positivo dentro de todo.

¿Qué ha cambiado en vos con respecto al principio?

Viste que la gente piensa que cuando te ven por primera vez o te conocen piensan que tienes un mes o un año de carrera. Pero en mi caso, desde pequeño tengo un grupo en Venezuela. Sin darte cuenta, en ese momento ya estabas empezando a generar y aprender un millón de cosas que no te das cuenta. Ahora, de verdad estoy en un punto en el que mi música va a llegar, pero tengo como diez años dando golpes, cayéndome y levantándome. Desde pequeño estoy rodeado de música en mi casa, componiendo, toqué instrumentos, soy fan de la buena música, del piano, de la guitarra, del canto. Con el paso del tiempo te vas dando cuenta que vas encontrando un sonido y una identidad que hoy en día es la que utilizo para componer y la misma que cuando me siento y tengo un beat, lo que sale es mi mejor versión. No tiene porqué estar bien o mal, simplemente darte cuenta que lo que salga, después de tanto tiempo de buscar y trabajar, es lo que está bien.

Hoy es más fácil producir música desde casa, ¿qué consejo le darías a los que hoy arrancan a jugar con la música?

Es increíble cómo la tecnología nos ha llevado a igualar sonido y calidad a la de un productor que está en el estudio más caro del mundo. Gracias a Dios tenemos esa virtud que, las generaciones de cuatro años para acá, ya entienden que desde tu casa puedes hacer música, crear, hacer cosas diferentes sin tener los equipos más caros del mundo. Mi consejo es que no esperen que nadie les haga nada. Yo nunca pensé que iba a terminar produciendo mis canciones, pero fue todo por el afán de yo querer trabajar y no tener que esperar que alguien me haga algo que yo quiero. Viste que muchas veces la gente no hace lo que tú tienes en mente. Eso fue una especie de acción mía. De buscar plasmar mis cosas y que sonara como yo quisiera. Diría que no tengan miedo a caerse, a golpearse, nada es fácil. Mientras más te caigas, más estás aprendiendo. No perder el incentivo para aprender.

¿Qué significó lanzar los temas en cuarentena?

No hubo mucho cambio, porque lancé canciones como independiente. Pero esta fue mi primera entrada al juego. Mi única visualización fue sacar los temas en cuarentena. Cuando surgió “Fotos”, no estaba en los planes. Surgió a tres semanas de la cuarentena. Van cambiando los planes y hay que estar preparados para eso. De repente nos mandaron a casa y se trata de mantener el equilibrio, eso es lo que más aprendí de sacar los temas desde casa.

¿Qué te inspiró esta cuarentena?

La melancolía de estar en casa solo. Sin gente cerca. Mi novia estaba lejos, mi familia también. Estaba acostumbrado a estar solo, pero esta era una situación rara. A todo el mundo le pasó. Pude llevarlo bien, tuve momentos en los que no hice nada, de componer, de oír. Lo llevé muy bien, gracias a Dios.

¿En qué consiste tu relación con los músicos de la escena?

La verdad que son personas que admiro y amigos. Amistad. Admiración y respeto. Lucas and The Woods fue la primera banda que fui a ver cuando llegué, mi primer ticket aquí en Argentina. Desde que los vi me hice re fan, pegué onda con Luquitas, el cantante. Siempre nos hablamos, le he mostrado mucha música que no he sacado, él también. Compartimos en un estudio también, tenemos una colaboración, “El Mejor Recuerdo”. A Dante (Spinetta) lo conocí cuando llegué y me pareció una locura, porque en Venezuela no me sonó su arte. Cuando llegué vi lo grande que era y la calidad de artista que es y bueno, la relación que tengo con él es más de saludarnos y apoyarnos. Mi mejor amigo es su guitarrista también y siempre le mostramos cositas. Tengo feedback bueno con él. Ruggero es amiguísimo también, siempre está ahí pendiente. Todo desde el lado de la sinceridad de la admiración, el respeto de los amigos de la industria que es muy lindo.

Un apoyo esencial al estar lejos de tu hogar, ¿no?

Gigante. Al principio no lo pensaba, “me saludó este artista” y listo. Después de un tiempo te das cuenta de que estás haciendo cosas y si la gente que está en la industria te ve, quiere decir que estás haciendo algo bien. Eso es lo que más me llevo, es un flash total rodearme de esa calidad de artistas. No es fácil para alguien que viene de afuera, hoy en día me siento uno más de ustedes y siempre voy a estar agradecido de por vida con Argentina, con su gente.

¿Qué se viene en tu música?

Se viene mucha música nueva, venimos con un proyecto con un concepto muy lindo. Intentando jugar con otras cosas. Venimos con un single nuevo, estamos preparando una sesión en vivo y es algo aparte que quiero mostrar: arreglos en vivo y música en vivo, para sacar a la gente de la cotidianidad. Venimos trabajando mucho, intentando no detenernos frente a todo lo que está pasando y seguir y trabajar y mantenerse fluyendo, que creo que es lo más importante.