El director Ron Howard, Paul McCartney y Ringo Starr investigaronprofundamente el canon de la carrera del grupo para buscar la rareza más grande: historias inéditas de la vida en la ruta para un documental que está disponible desde el 16 de septiembre.

Al aproximarse los 50 años de varios eventos de la carrera de los Beatles, encontrar una vuelta de tuerca nueva es un desafío formidable. Pero para The Beatles: Eight Days a Week – The Touring Years, que combina material de archivo, clips generados por fans y rollos de cinta personales de miembros de la banda –abarcando desde 1962 hasta el último concierto del grupo en 1966–, el director Ron Howard, ganador del Óscar (Una mente brillante, Apolo 13) y estrella de la sitcom de los 70 Happy Days, encontró un ángulo inesperado al meterse en el proyecto. “Empecé a ver este marco temporal como una idea brillante: podía ser una historia de aventura y supervivencia –dice Howard–. Podía poner mi mente narrativa al estilo Apolo 13 a trabajar”. Billboard conversó con Howard y los ex-Beatles Paul McCartney y Ringo Starr sobre el film, que se estrenó el 16 de septiembre en cines internacionales y está disponible vía streaming en Hulu.

¿Cuándo se conocieron?

– Ringo Starr: Yo conocí a Ron en los 70, cuando él era joven y yo era joven.

– Ron Howard: Él y [el baterista de los Who] Keith Moon se metieron en el set de Happy Days. No estoy bromeando.

– RS: ¡Pensamos que podíamos aparecer!

– RH: Todo se frenó y el director asistente trató de seguir el ensayo, pero Henry Winkler [coprotagonista] y yo le dijimos: “¡Andate a la m–! ¡Después nos ponemos al día!”. [Y luego a Starr y a Moon]: “En fin, ¿cómo están, muchachos?”.

– RS: De hecho, estábamos perdidos.

“Una de las cosas era verse a uno mismo como un Beatle. Al final, medio que te convertís en un fan. “¡Por Dios, son geniales!”. Después te sentás y te das cuenta de que sos vos”, dice Paul McCartney. 

¿Hay algo de la película que realmente no recuerden?

– Paul McCartney: Bastante.

– RS: Y eso es solo de la semana pasada.

– PMC: Una de las cosas era verse a uno mismo como un Beatle. Al final, medio que te convertís en un fan. “¡Por Dios, son geniales!”. Después te sentás y te das cuenta de que sos vos. Es difícil incorporarlo.

¿Qué se siente verlo desde afuera a diferencia de vivirlo?

– RS: Bueno, estás viendo una película, ¿no? Una película sobre la vida que llevamos. Es genial, porque ahora te podés relajar. Pasó mucho y quedaron muchos recuerdos.

La película menciona a menudo la poca calidad de sonido de los shows. ¿Cómo se manejaron con eso?

– RH: Eso es parte de lo que nos entusiasmaba al tomar el proyecto: que podía ser hecho ahora digitalmente para rescatar la experiencia para el público. Yo sabía que podíamos mejorar las imágenes, traer más detalle. Quería hacer “veíbles” y excitantes los conciertos lo más posible.

“Una vez la camioneta se patinó en el terraplén y no había forma de subir. Estábamos parados ahí, los cuatro. Alguien dijo: “Algo va a pasar”. Ese es mi mantra ahora. Y sí, nos levantaron”, Paul McCartney. 

¿Qué te sorprendió más mientras hiciste esta película?

– PMC: Algunas de las cosas que salieron de ahí, por ejemplo… Amábamos la música negra y a los artistas negros, y [solo íbamos a tocar] si no había segregación [que seguía existiendo en los conciertos en el sur en los 60]. Pero me sorprendió ver que estaba en el contrato.

¿Hay planes de seguir la historia con otros proyectos?

– PMC: No sabíamos que se venía este proyecto. Eso es lo genial: nos encanta que sigan pasando cosas. Una vez, estábamos yendo desde Londres hasta Liverpool en una tremenda ventisca. No se podía ver la ruta. La camioneta se patinó en el terraplén y no había forma de subir. Estábamos parados ahí, los cuatro. Alguien dijo: “Algo va a pasar”. Ese es mi mantra ahora. Y sí, nos levantaron.

***

OLVÍDENSE DEL STREAMING:
ACÁ ESTÁ LA EXCLUSIVA EN LA PANTALLA GRANDE

Una película sobre el show de los Beatles en el Shea Stadium en 1965 va a estar disponible únicamente en las salas de cine que muestren Eight Days a Week.

The Beatles: Eight Days a Week – The Touring Years estará disponible para “streamear” en Hulu el 17 de septiembre, pero los fans que lo vean en la pantalla grande van a recibir un bonus solo para el cine: en lo que se cree que será la primera vez en la historia del marketing, el documental va a estar acompañado por 30 minutos de material de archivo inédito del histórico concierto de los Beatles en el Shea Stadium de Nueva York en 1965, no disponible en otro lugar.

El fundador de Abramorama Entertainment, Richard Abramowitz, que ha puesto películas de especialidades en los cines desde 1984, afirma que esta es la primera vez que maneja una película con extras acoplados para el lanzamiento en el cine únicamente. El show del Shea Stadium salió al aire por ABC en 1967, pero no estuvo disponible (legalmente, en todo caso), excepto por extractos en proyectos oficiales como The Beatles Anthology de 1995. “Nadie oyó el sonido [del concierto de Shea] de esta manera –cuenta Abramowitz–. Es una ventaja incomparable“.

Por Melinda Newman