Previo a su desembarco en Argentina, Billboard AR habló con Joey Tempest sobre el rock en la era de los sintetizadores, su amor por Argentina y la fórmula para mantener la banda.

“¡Estamos de regreso en Sudamérica! Y muy ansiosos por ir a Buenos Aires. Amamos tocar allí y nos estamos preparando”, dice eufóricamente Joey Tempest, comandante de la banda sueca Europe. Mientras se preparan para arribar a la Argentina como invitados especiales de Whitesnake, el grupo detrás del hit “The Final Countdown” se encuentra en Brasil, donde dará dos shows en vivo previo a su tan esperado desembarco el viernes 4 de octubre, en el Hípico Argentino.

¿Cómo es tocar con una banda en el año 2019 ante el surgimiento de tanta tecnología?

-Se siente grandioso. Tanto la música en vivo como los shows son muy importantes y siguen en pie. Es genial tener una gran banda porque son mis amigos desde que éramos adolescentes y giramos por el mundo e intentamos ir a todos los lugares. Hemos ido a Japón, Australia, Escandinavia, Europa y ahora estamos en Sudamérica. Esperamos ir a Norteamérica también. Intentaremos ir a todo el mundo

¿Qué pensás acerca de las nuevas bandas de rock que están surgiendo?

-Hay varias que me gustan. Justamente estaba escuchando una recién en el hotel que se llama ‘Whiskey Myers’ que recientemente sacaron un álbum muy cool. Y están grabando y tocando apropiadamente, como otras bandas. Y es real. El negocio de la música no es fácil pero hay almas jóvenes que están trabajando duro, así que es esperanzador.

 ¿Cuál es la fórmula para seguir siendo ‘Europe’, sin desgastarse ni perder la esencia?

-Hay que seguir tu instinto, teniendo tu pasado contigo. Cuando eres joven tienes muchas influencias. Entre tus 15, 25 y 30 años, vienen a ti las mayores influencias y esos son los cimientos para nosotros. Nos conocimos en la adolescencia y teníamos interés en ser progresivos. Queríamos hacer muchos álbumes y que cada uno tuviese su universo propio, sin pensar en el anterior. Aunque a veces uno los hace en reacción al álbum previo. Quieres probar algo diferente al que hiciste, pero en general nosotros grabamos bastante rápido. Nos lleva aproximadamente seis meses y todos escribimos en conjunto. Luego grabamos en dos semanas. Grabamos rápido porque si tardamos demasiado y repasamos mucho un tema, se torna aburrido. Entonces intentamos mantenerlo fresco y emocionante. Siempre estamos listos, pero en el estudio muchas cosas pueden ocurrir cuando trabajas rápido.

¿Sentís algún cambio en tu voz con el pasar de los años?

-Tengo mucha suerte porque mi voz está muy bien. Está algo más profunda, grave y quizás más ronca. Los miembros del crew me dicen que mi voz se ha desarrollado bastante bien. Está aguantando y muchos chicos han estado desde el primer día así que han visto cómo fue cambiando.

¿Te cansa tocar los clásicos como “The Final Countdown” o lo disfrutas?

-Lo disfruto, definitivamente, porque hay algo especial en aquellas canciones. Reúnen a la gente, y eso es importante en un concierto en vivo. En el estudio somos más progresivos y pensamos distinto pero creo que es clave traer las grandes canciones y mezclarlas con tus tracks preferidos más recientes. Y eso se convierte en un gran show, y hasta ahora ha funcionado muy bien para nosotros

¿Te fijas en los números y en los charts?

-He estado toda mi vida en bandas, desde los 9 aproximadamente. Y siempre he querido mejorar porque somos músicos y compositores. No se trata de ser famoso ni de ser el número uno. Es un trabajo duro y tienes que aspirar a ser como tu artista preferido y practicar mucho. Solíamos ensayar muchísimo, ahora nos dedicamos a los tours. Pero es clave conocer bien tu instrumento y superarte día a día

El viernes 4 de octubre se presentarán como invitados especiales de Whitesnake en el Estadio Hípico Argentino. Adquirí tus entradas a través del sistema Tu Entrada.