La banda del argentino Felipe Campos egresó de Berklee y gana terreno desde Estados Unidos.

Hay argentinos haciendo ruido en Berklee, el prestigioso conservatorio de Boston de donde emergieron grandes exponentes de la música como Steve Vai, Quincy Jones, por poner solo dos ejemplos. La visita de Stone Giant al último Lollapalooza fue la primera demostración. Pero hay otro proyecto incubado en aquella usina de talentos que también es liderado por un argentino. La banda es ETNA, y su cantante y principal compositor, Felipe Campos. El cantante renueva desde Estados Unidos sus intenciones de armar un grupo después de haber hecho ruido con Saimons en la Argentina.

Fusionando el rock psicodélico con el indie pop –imposible no recordar a Tame Impala–, ETNA se metió en la fila de bandas que esperan turno para dar el salto definitivo. Recursos no le faltan: en los teclados aparece Marcos Arévalo, otro compatriota; en batería, el peruano Mano Ruíz; en guitarras, Tom Hampton y Mateo Rodo; y en bajo, Phil Levine.

En su corta carrera –que planean apuntalar con su debut discográfico a fines de este año– ETNA ya cuenta con la experiencia de haber tocado en el Webster Hall de Nueva York, uno de los venues más prestigiosos de la Gran Manzana. Será cuestión de esperar unos meses para conocer el trabajo macerado de una banda que promete. Mientras tanto, se puede escuchar un adelanto, el single Let it Out.