Con la participación de más de 50 artistas, elegir un escenario del Lollapalooza puede ser una tarea difícil. Por eso decidimos simplificarte las cosas: estas son los imperdibles para la primera jornada en el Hipódromo de San Isidro.

 

 

Metallica

El número principal del festival ha redefinido constantemente los límites del heavy metal, no sin generar controversias. Formada en 1981, la carrera de Metallica ha producido efectos de todo tipo entre los metaleros. En sus comienzos, fueron estrictamente encaminados en la senda del metal con su primer álbum, Kill ’em All. Su segundo disco, Ride the Lightning, supuso todo un cambio en el sonido de la banda, que se adentraba en terrenos mucho más melódicos y sinfónicos, y trajo la primera polémica: la balada Fade to Black fue vista por sus fans como traición. Pero la banda tenía muchos más desafíos por delante, y luego llegó el turno de Master of Puppets, una obra maestra del metal. And Justice for All y la muerte de Cliff Burton la llevaron a su sonido más oscuro, dominado por un ambiente negativo. Hasta aquí, su etapa del metal más purista. Todo cambiaría en 1991 con Black Album, punto de inflexión que llevó al grupo a la masividad, dando un sutil giro hacia el hard rock. Aquí, su núcleo duro de seguidores volvió a protestar, aunque Metallica no volvería nunca más sobre sus pasos. Los discos que siguieron –Load (1996) y Reload (1997)–, de estilos similares entre sí, estaban completamente dominados por un sonido que sus seguidores consideraron como comercial y domesticado en un estilo más cercano al rock alternativo que gobernó los 90. Luego llegaría una etapa en la que la banda perdería el rumbo: el juicio por Napster, la partida de Jason Newsted por el egoísmo de Hetfield y el extraño sonido de St. Anger y Death Magnetic.

Pero ahora, Metallica está de vuelta con toda su artillería para estremecer el verde del Hipódromo de San Isidro: Hardwired… to Self-Destruct marca el regreso de los viejos Metallica, con un Hetfield mejor que nunca, Ulrich sin desentonar, Trujillo más protagonista y Hammett en su papel de sólido guitarrista.

The Chainsmokers

¿Creías que solo eran humo y lo único que tenían para ofrecerte era #Selfie? Nada más errado. Con Don’t Let Me Down (que cuenta con la participación de Daya), el dúo ganó por tercera vez un puesto entre los primeros diez temas principales del Billboard Hot Dance/Electronic Songs y, por segunda vez, un puesto entre los primeros diez temas principales del Hot 100. Pero ese golpe de efecto no fue el único. Luego lanzaron Closer (con la participación de la polifacética Halsey) y rompieron récords de permanencia en el puesto Nº 1 del Billboard Hot 100, y fue considerada por muchos como la mejor canción de 2016. Sus espectáculos en vivo se están convirtiendo en los más buscados dentro de la música dance. En 2015 ya te avisamos que no te los perdieras. ¿Te dormiste? Este año tenés una segunda oportunidad.

Rancid

Como banda, Rancid siempre ha tenido un claro sentido de pertenencia: a los barrios obreros en donde creció en California, a su lugar como individuos, a su banda como parte de un movimiento. Tras haber visto cómo se desvanecía el sueño americano en sus hogares, Rancid describió las consecuencias en sus canciones. Cada álbum integra y consolida la naturaleza punk de la banda. Este año celebran el 20º aniversario, y qué mejor que hacerlo en el pogo argentino.

The 1975

Son la vedette de todos los festivales del verano europeo. Reading, Glasto, Lollapalooza, Werchter, todos quieren tenerlos, y ahora es tu turno en San Isidro. Pero antes, Matty Healy tuvo que salir adelante de su crisis y enfrentarse con el mundo nuevamente. En las 17 canciones del nuevo álbum –I Like It When You Sleep, for You Are So Beautiful Yet So Unaware of It– se puede entrever cuáles son las batallas que tuvo que afrontar.

Líricamente, el disco refleja las conmociones, los triunfos, los traumas y las pérdidas en los tres últimos años de la vida de Matty. Sus letras son alternativamente sarcásticas, tiernas, despiadadas, arrogantes, recriminatorias, suplicantes, narcisistas y rencorosas –una extracción de la continua conversación con su cabeza–. “Creo que nuestros fanáticos comprenden la vulnerabilidad porque, en gran medida, es su vulnerabilidad también”, dice.

G-Eazy

Vestido de negro, con el pelo tirante hacia atrás, G-Eazy le da un toque de elegancia al hip hop. “Siempre quise hacer las cosas a mi manera, ya sea producir mis propias canciones o elegir mi vestimenta. Yo busco conectarme con la gente –afirma–. Si la música inspira a alguien, sucede algo increíble. Se trata de una relación muy profunda con el oyente que espero que perdure en el tiempo. Ahora están conmigo”.

León Gieco

¿Qué podemos agregarte que no sepas? Nacido en el campo de Santa Fe, el 20 de noviembre de 1951, este hijo de campesinos lleva grabados más de 40 discos. Su canción antibélica Solo le pido a Dios fue traducida a casi todos los idiomas y cantada por muchos artistas conocidos, como Bono, Joan Manuel Serrat, Joan Baez y Mercedes Sosa, entre otros. Participó del concierto de Amnistía Internacional en el cierre de la gira mundial Human Rights Now! junto a Peter Gabriel, Sting, Bruce Springsteen, Tracy Chapman, Youssou N´Dour y Charly García.

Su último trabajo discográfico en estudio, llamado El desembarco, recibió cinco nominaciones a los premios Gardel 2011 y logró obtener las cinco estatuillas. En 2014 recibió el premio Gardel a la Trayectoria. Un lujo nacional para los escenarios del Lollapalooza.

Cage The Elephant

Reconocida como una de las bandas en vivo más explosivas del mundo, Melophobia ubicó al grupo en la cima, y ese empujón los llevó al próximo álbum: “El último disco fue tan revolucionario para nosotros que desbordó hacia la creación de éste”, dice Brad Shultz, guitarrista y hermano del frontman Matt. “Generalmente, me siento muy vacío luego de cada disco. Pero estaba tan inspirado que continué escribiendo, y fue muy natural y gratificante”.

Tell Me I’m Pretty también trajo grandes cambios en el reparto y el proceso de la banda. El guitarrista principal, Lincoln Parish, dejó el grupo para dedicarse a ser productor y lo reemplazó Nick Bockrath; al mismo tiempo, se unió a la banda el tecladista Matthan Minster.

Marshmello

Un casco blanco. Dos ojos oscuros. Y una sonrisa encantadora. El misterioso artista usa un casco con forma de malvavisco totalmente cerrado escondiendo su identidad de la vista del público. En lugar de usar la máscara como un truco de marketing, Marshmello utiliza la misma como eco de su filosofía: dejar que la música hable por sí misma. “Solo me importa crear buena música”, dice Marshmello. “Y para eso, no necesito mostrar quién soy”.

Glass Animals

En dos años, la banda pasó de tocar en el sótano de unos amigos para cuatro personas, a la grabación de su segundo disco. ¿Qué paso en el medio? Todas sus giras tuvieron conciertos con entradas agotadas, alcanzaron las 200 millones de transmisiones y su álbum debut –Zaba– vendió más de 500.000 discos. El nuevo LP, How To Be A Human Being, se hizo rápidamente. “Fue un momento maravilloso para escribir”, dice Dave Bayley humildemente. “Tenía miles de historias dando vueltas por mi cabeza”.

Poncho

El trío electrónico argentino conformado por Javier Zuker, Fabián Picciano y Leandro Lopatín es un proyecto audiovisual pensado para bailar y sentir. Actualmente, Poncho se encuentra presentando su tercer disco de estudio, Joya, que cuenta con la participación de Daniel Melingo, Mimi Maura, Joaquín Vitola, Tweety González, Alejandro Álvarez, Anita Álvarez de Toledo, Andy Chango, Monoto y Didi Gutman, entre otros.

Palo Pandolfo

El reconocido poeta, cantante, guitarrista y compositor se ha convertido en uno de los trovadores modernos más importantes de nuestro país: le aportó al cancionero popular argentino un repertorio enorme que se expandió a través del tiempo: desde sus grupos más conocidos como Don Cornelio & La Zona en los 80, así otros como Los Visitantes, en los 90.

Campo

Es un colectivo musical pensado por el músico y productor Juan Campodónico (creador de Bajofondo junto a Gustavo Santaolalla). Poseedor de un background musical tan ecléctico como exitoso, Campodónico es un artista con la capacidad de ser gran receptor y de mezclar estilos y culturas, con una sofisticación y creatividad que sin duda generan un sello único. Campo mezcla el indie-pop y el electro con referencias a ritmos sudamericanos que le aportan originalidad y frescura, en un contexto de pop contemporáneo con temas cantados en inglés y español.